in

No a la desconfianza

Una imagen de desolada plaza comercial en el norte de Mérida. Hay preocupación por los empleos que se píerden por la contingencia

Ramírez Marín habla de un plan y nuevo crédito

“Tenemos en la sala un elefante que es la desconfianza, pero no debe ser el argumento para dejar a Yucatán sin empleos; para que la población no salga perjudicada hay que buscar cómo zanjar esa desconfianza”, expresó el senador priista Jorge Carlos Ramírez Marín al referirse a la nueva solicitud del gobernador Mauricio Vila Dosal al Congreso local para que le autorice un crédito por $1,728 millones, que ya empieza a encontrar oposición a su aprobación en el Legislativo.

“¿Que si creo que el gobierno del Estado es honrado, es honesto, que lo va a hacer muy bien? Prefiero creer que el Congreso del Estado va a imponer su autoridad y pondrá mecanismos de supervisión y revisión como es su tarea”, añadió el senador.

Sobre el Plan de Reactivación Económica, Ramírez Marín comentó que no quisiera que se le recuerde por repartir despensas o apoyos en esta contingencia, sino por intentar resolver los asuntos reales que ayuden a sacar adelante a la población.

Recordó que el PRI le pidió al gobernador hacer un plan integral, incluyente y con énfasis en el empleo. En respuesta el gobierno del Estado formó un comité para elaborar un plan de reactivación, se formó un grupo de trabajo y en éste tuvo la oportunidad de presentar una propuesta, que trabajó y redactó junto con la diputada federal Dulce María Sauri Riancho.

El legislador dijo que ese documento tiene como objetivo activar cuanto antes el empleo, dividido en dos partes: el que ya existe, que para eso hay que poner en marcha a maquiladoras, constructoras, fábricas, y el segundo es que todo el empleo informal o independiente pueda tener ingresos.

El Plan de Reactivación es bueno, consideró el entrevistado, pero siente que está en el aire, que hay un elefante en la sala que se llama desconfianza, “pero no puede ser la desconfianza el argumento para negarle a Yucatán la oportunidad de salir rápido, porque las partes que desconfían entre sí se tienen que poner de acuerdo”.

“No es posible que por desconfianza Yucatán se vaya a quedar rezagado frente al resto de México”.

El senador dijo que le encantaría que hubieran más opciones que el crédito, y están incluidas, pero lo inmediato es eso.

“Como argumento la desconfianza no basta: No quiero porque lo van a hacer ellos y no confío que no se aprovechen. Ese no puede ser argumento”, subrayó.

Advirtió que se amenaza el estilo de vida yucateco que tanto presumimos, y es que la violencia en el país está imparable.

“Si en Yucatán estamos en una burbuja, lo que tenemos que hacer es desactivar los peligros que puedan romper esa burbuja y uno de esos peligros es el desempleo”, enfatizó.

Ramírez Marín recordó que la primera vez que solicitó el gobernador la autorización del crédito y se lo negaron fue porque estaba basado en un plan de obra pública exclusivamente y “no basta solo obra pública para la reactivación económica. Ese enfoque solo salva a las empresas”.

“Rechazamos el crédito públicamente y públicamente pedimos un plan integral en un desplegado. La otra razón del rechazo fue que no se sabía cuánto recibiría Yucatán como apoyo de la Federación. Hoy ya lo sabemos. No habrá apoyos extraordinarios”, recalcó.

El legislador consideró que el Plan de Reactivación pone como prioridad para los gobiernos municipales y el estatal proteger los empleos fijos y asegurarse que haya trabajos temporales mientras regresa la normalidad.

“Yo cada vez que veo las imágenes de saqueos en Ecatepec, Hidalgo, Tabasco, me pregunto cuánta desesperación se necesita para convocar a saquear comercios. Si no tienes un empleo, un ingreso, llegará la desesperación y eso no lo van a resolver las despensas.

“A lo mejor les gusta repartir despensas porque les toman fotos, saludan a la gente, pero las despensas alivian, no resuelven. Por eso el objetivo del plan es generar empleos”, manifestó.

“En las obras que se proponen se asegura que tenga que contratarse, por ejemplo, el 60 por ciento de trabajadores del lugar donde se hace la obra y que el 40 por ciento de los materiales se compren en el mismo sitio. Todas las obras que se realicen en los municipios tendrán que ser coordinadas con los ayuntamientos.

“Creo que tenemos un buen plan. Hay muchas cosas en materia de legalidad y transparencia que no le tocan a un grupo de trabajo o a un comité, eso le toca al Congreso”, expresó.

El plan prevé mezclar y multiplicar recursos con Nafinsa, pero buscando menos requisitos y una menor tasa, explicó Ramírez Marín.

Como uno de los asuntos que más le preocupa de esta contingencia, el senador yucateco mencionó el que no se pudieran generar suficientes empleos.

“Uno de los grupos que más preocupan son las personas que se quedaron sin empleo en Quintana Roo y que tuvieron que regresar a Yucatán”, concluyó.— David Domínguez Massa

 

Desempleo Yucatecos

El senador Ramírez Marín externó su preocupación por los yucatecos que se quedaron sin empleo en Q. Roo.

Se quedan

“Antes venían el fin de semana y ahora se quedaron fijos”, dijo.

Mujeres

También le preocupan las mujeres jefas de familia con trabajo independiente.

Respuestas

“Si no los activamos muy pronto, si no hay respuestas para ellos, no es descabellado preguntarse: ¿qué harán?, ¿de qué van a vivir?”, dijo el senador en la entrevista con este periódico.

Jugador de Boca Juniors habría provocado un aborto a su expareja

Cartón de Tony: Evitar los chispoteos