in

No comulgan con la transparencia

Un momento de la sesión de anteayer en el Congreso del Estado

Los legisladores deben ser claros con el presupuesto

“Más allá de dimes y diretes sobre la aprobación del presupuesto del Congreso del Estado, primero es necesario fortalecer los requerimientos de transparencia y rendición de cuentas, ya que a todo pasado se pueden declarar buenas intenciones pero no actuar en concordancia”, consideró Efraín Poot Capetillo, investigador de la Unidad de Ciencias Sociales del Centro Regional “Dr. Hideyo Noguchi” de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

El maestro en Antropología Social, añadió, que los proyectos para el manejo y destino del presupuesto 2020 de los legisladores locales aunque se discutan en comisiones o en otros escenarios, los resultados a que se lleguen deben ser los más claros posibles, para que la ciudadanía entienda lo que se analiza y se acuerda.

El maestro Poot Capetillo ofreció sus puntos de vista en relación con el visto bueno del presupuesto de $257.982,891 para el Congreso del Estado que se aprobó anteayer por mayoría de votos de los legisladores de los partidos con representación en el recinto legislativo, con excepción de los diputados panistas. Además, en esa sesión también se dio el visto bueno de una partida de $98.178,580 para la Auditoría Superior del Estado, y de 3.387,676 para la nueva Unidad de Vigilancia y Evaluación de la Auditoría Superior del Estado.

“Cuando se trata de conocer el destino que se le dará al dinero que aportan los ciudadanos, se requiere que se discuta de cara a la sociedad, se trata de que la comunidad esté pendiente de este tipo de situaciones que generan todo tipo de especulaciones y desinformación, sobre todo ahora que en Yucatán hay un clima político endeble, donde hay un reacomodo de las fuerzas políticas en el estado”, destaca el académico.

Para el candidato a doctor en Ciencias Políticas, los personajes con mayor influencia en el Congreso deben tener muy en claro que hay que tender puentes para aportar mayor información a la sociedad de lo que se hará con ese presupuesto, aún cuando haya buenas intenciones.

“La clase política no está acostumbrada a ser transparente, los políticos creen que con el simple hecho de ser elegidos para un cargo se les extiende un cheque en blanco, y no, son igual al resto, y como ciudadano se tiene el derecho de que rindan cuentas claras”.

El investigador de la Uady destacó que “en el estira y afloje de los recursos para el presupuesto del Congreso del Estado, no se descartarían amagos y presiones políticas con fines declarados u ocultos. Acá hay que asumir, piensa mal y acertarás”.— Carlos F. Cámara Gutiérrez

Detalles

El maestro Efraín Poot Capetillo sugirió que los diputados deben pensar en la austeridad.

Reclamo social

Los legisladores, al momento de aprobar el presupuesto para el Congreso debieron pensar que hay un reclamo de austeridad en la sociedad, que se cursan tiempos difíciles, y por los ajustes de carácter presupuestal federal, hay gastos que no son justificados, aunque se diga que los recursos no favorecerán a los propios diputados y/o a sus asesores, por experiencias anteriores se sabe que no siempre es así”.

Cartón de Tony: Machitos disfrazados

Buscan sumar contribuyentes