in

Notarios, ante un año atípico

El presidente del Colegio de Notarios

Cambios en los trámites a raíz de la contingencia

La pandemia de Covid hizo de este un año atípico en todos sus aspectos, y en lo que respecta a asuntos notariales no fue la excepción, desde la adecuación de los servicios que prestan los notarios dentro de la nueva normatividad sanitaria, pasando por un aumento en el número de testamentos redactados en septiembre pasado y el fallecimiento de uno de los notarios que ha dejado vacante su espacio, informó el presidente del Colegio de Notarios, Enrique Irabién Arcovedo.

Entrevistado vía telefónica por el Diario, explicó que los notarios de la entidad tuvieron que adecuar sus servicios dentro de una nueva normalidad donde se establecen protocolos y filtros sanitarios para llevar al cabo los diversos trámites de manera presencial en sus notarías.

La pandemia trajo para el gremio notarial de la entidad dos de sus integrantes contagiados de Covid y el fallecimiento del notario número 39, el licenciado Pablo José Castro González, a principios de agosto.

Según se informó, conforme a la normatividad del Colegio de Notarios, se procedió a informar al archivo notarial y se asignó un interventor el cual procedió al levantamiento de la notaría, los libros, protocolos, legajos y testimonios.

Luego se abre la convocatoria a postulantes para ocuparla bajo el principio de “prelación”, dando prioridad a los litigantes más antiguos. El Ejecutivo del Estado es quien designa a quien habrá de ocupar la notaría.

“En el caso de la notaría 38, ha presentado sus documentos como postulante la licenciada Enna Baqueiro Rodríguez, a cargo de la notaría pública número 92 con sede en Valladolid, bajo el principio de prelación”.

“Esto significaría que de asignársele por antigüedad a la licenciada Baqueiro la titularidad de la notaría 38, el Ejecutivo estatal tendría que otorgar a algún postulante la notaría 92 de Valladolid” explicó el entrevistado. En Yucatán hay 100 notarías.

Respecto a un supuesto aumento en los cobros en las notarías por los servicios de determinados trámites como los testamentos, el dirigente explicó que lo que en realidad sucedió fue que en septiembre pasado, Mes del Testamento, el gobierno del Estado exentó de algunos pagos a las notarías y los notarios ofrecen algunos descuentos en sus honorarios.

Por ello, el testamento básico en septiembre se ubicó entre $1,300 y $1,800, cuando normalmente cuesta alrededor de $4,000. Dependiendo de la complejidad y el número de bienes a incluir en el testamento, el precio puede subir hasta alcanzar los $8,000.

En materia de honorarios, entre los notarios en Yucatán no existen aranceles que homogenicen lo que se debe cobrar por cada trámite.

En septiembre de 2019 se realizaron ante notario 3,880 testamentos en Yucatán; en septiembre de 2020 se realizaron 5,366 de estos documentos que dan certeza a los herederos y evitan conflictos entre las familias.

El factor económico y la pandemia de Covid fueron determinantes en la mayor demanda de testamentos en el mes donde son más económicos.— Emanuel Rincón Becerra

Las cifras corresponden a testamentos otorgados ante notario, aquí no se incluyen los testamentos ológrafos, cuya información posee el Archivo Notarial del Estado.

 

Conductor vuelca y "desaparece" en la carretera Mérida-Motul