in ,

Nuevo libro sobre cosas buenas que ocurren en prisión

Alberto López Vadillo

El escritor y psicólogo Alberto López Vadillo, quien apenas el viernes salió libre luego de que estuvo encerrado 15 años en el Cereso de Mérida, presentó ayer en la Filey su libro “Aprendiendo a vivir de los errores”.

“Hablar de la cárcel siempre he pensado que es sencillo; hablar de las cosas malas que ocurren en la cárcel, es muy fácil, pero hablar de las cosas buenas que ocurren en la cárcel, creo que era el verdadero reto”, expresó.

La presentación se llevó al cabo en el stand de la Sedeculta y estuvo a cargo del propio autor, acompañado del psicólogo Elías Góngora Coronado, director del Centro de la Felicidad y Bienestar de la Uady, y Ena Evia Ricalde, coordinadora de la Biblioteca Yucatanense.

Al inicio de su presentación, López Vadillo compartió que fue el 15 de marzo cuando cometió el acto que lo llevó a la cárcel. “En un día normal una persona puede cometer una estupidez del tamaño del mundo y de pronto, tres días después, estar sentado detrás de unas rejas y un año después saber que la estupidez que cometiste cuesta 15 años”.

Señaló que se arrepintió “al segundo cuatro”, pero ya no había vuelta atrás. Y fue entonces que comenzó a preguntarse qué hacer, inclusive, haciendo caso a algunos conocidos le preguntó a Dios por qué lo trajo al mundo.

“Con el paso de los meses encontré formas para trabajar en esto… Un día llegó un ‘chel’, Irving Escalante, quien trabajó conmigo en el Diario de Yucatán, y me dijo: ‘Alberto, esto que tú nos cuentas con tanta emoción, ¿por qué no lo escribes y vemos si se puede publicar”’, y allí comenzó todo”.

Añadió que no esperaba que la personas leyeran y creyeran sus historias. Más adelante, luego de escribir varios artículos le surgió la idea de compilar sus mejores textos y publicar un libro, lo que finalmente se hizo realidad en cuatro ocasiones.

López Vadillo compartió también que descubrió que su paso por la cárcel fue provisional porque le permitió transformar en su persona las cosas que estaba haciendo mal.

En su turno, Góngora Coronado dijo que está convencido de que todos los seres humanos tienen como esencia la bondad, pero que justo por ser humanos se pueden equivocar. Resaltó que Alberto supo darle vuelta a la adversidad y que sus textos son un reflejo de que cuando se fomenta lo bueno del ser humano sale lo mejor de él.

Por su parte, Ena Evia calificó la escritura de Alberto López Vadillo como literatura carcelaria. “Hablar de literatura carcelaria es hablar de que no hay cárcel para la creatividad”, y añadió que con el libro López Vadillo da voz a quienes por diversas circunstancias ingresaron al centro penitenciario.— Jorge Iván Canul Ek

Reflexión carcelaria

Alberto López Vadillo no esperaba que la personas leyeran y creyeran sus historias. Más adelante, luego de escribir varios artículos le surgió la idea de compilar sus mejores textos y publicar un libro, lo que finalmente se hizo realidad en cuatro ocasiones. Ayer compartió también que descubrió que su paso por la cárcel fue provisional, porque le permitió transformar en su persona las cosas que estaba haciendo mal.

Reconocen el legado de Tito y Tita en el teatro guiñol

Yucatán, con tres campeones con el cubo de Rubik