in ,

Nuevos vídeos muestran a José Eduardo el día de polémico arresto

La terminal de taxis foráneos que se encuentra a espaldas de la iglesia de San Juan es uno de los puntos claves en el caso de José Eduardo

Al ver los videos que circulan en redes del caso José Eduardo Ravelo Echevarría, surgen numerosas dudas de los momentos previos a su “arresto”.

¿Dónde están los “minutos perdidos”? ¿Qué hizo antes de lanzar una piedra contra un taxista en San Juan? ¿Dónde quedó su mochila? ¿Por qué cojea al salir de las instalaciones de la policía municipal?

Vídeos no difundidos revelan detalles

Diario de Yucatán tuvo acceso a videos que forman parte de las investigaciones para dar con el o los responsables de la muerte del joven. En este material, es posible dar respuesta a esas preguntas, pero da lugar a otras.

El material en cuestión, que el Diario vio pero no tiene en su poder, da inicio con un joven vestido con pantalón azul y camisa roja, presuntamente José Eduardo, llegando al centro a bordo de un taxi que hace su alto en la esquina de la iglesia de Monjas (63 con 64). Del vehículo desciende el joven por la puerta trasera del copiloto y del lado del conductor se baja de golpe un taxista, quien se acerca al joven con aparente actitud de reclamación, ante lo que el joven emprende la huida con rumbo a la Plaza Grande. En la imagen se aprecia al joven con algo en la mano aunque no es posible definir qué es.

El video se corta para continuar con una imagen tomada desde la esquina de la 63 con 62 del Centro en la que se ve al mismo joven llegando a esa esquina desde la 62. Al llegar al cruce, dobla sobre la 63 y se pierde unos segundos, para después regresar sobre la misma calle y aparentemente caminar con dirección a la Plaza Grande.

Con caminar errático

La siguiente imagen es de un joven con la misma vestimenta caminando de manera errática sobre la calle 67 en dirección de la calle 60 a la 62. Apenas a unos pasos de llegar a la calle 62, caminando sobre el arroyo, está a punto de ser atropellado por un vehículo de color claro que da la vuelta desde la 62 a la 67, con rumbo a la 60. El joven alcanza a esquivarlo sin subir a la acera y aligera el paso, siempre de manera errática, sobre el pavimento de la calle 67 y dobla a su izquierda en la 62. Apenas a unos pasos de la esquina se detiene y regresa por una bolsa que lleva en la mano.

Luego aparece en una imagen corriendo sobre la banqueta derecha de la calle 67a, desde la 62 y con rumbo a la 64. Al momento de aparecer en el acceso de una gasolinera el joven ya no tiene, aparentemente, el zapato derecho. Ingresa a la gasolinera, se pierde de las cámaras unos segundos y aparece de nuevo caminando en dirección a la 64. Ahí baja de la acera y se detiene a media calle junto a los conos que dividen la vialidad.

En la siguiente imagen se ve al mismo joven corriendo sobre la calle 64, en dirección al arco de San Juan, y se aprecia más errático aún y “toreando” vehículos. Luego desaparece al presuntamente acceder al parque y vuelve a aparecer saliendo del mismo a la altura del acceso a la gasolinera, pero con un bulto aparentemente de menores dimensiones que el anterior.

En otro corte de video, tomado desde la esquina de la calle 62 con 67 que mira hacia la calle 64, se ve al mismo joven correr desde la 64 y, al llegar a un Oxxo ubicado en la acera izquierda, intenta entrar de manera brusca en la ventana fija del negocio, recibiendo fuerte golpe aparentemente en la cara. Una mujer que salía del Oxxo nota este momento y detiene su paso. Entonces el joven entra en el establecimiento por donde salió la mujer.

Se golpea contra la pared

Ahí permanece un espacio de tiempo relativamente corto y cuando sale se nota más calmado, ya no corre, pero su actitud es la de alguien visiblemente alterado. Se acerca a un puesto ambulante pegado a un poste ubicado a unos cuatro o cinco pasos de la entrada del Oxxo, aparentemente intercambia algunas palabras con el vendedor y luego el joven se golpea, sin que medie razón alguna, contra la pared. Acto seguido se encamina a la calle 62 donde se pierde su imagen.

Segundos después vuelve a aparecer en la esquina de las calle 62 con 67, pero en esta ocasión sobre la acera contraria. En el momento del video se ve una combi hacer su alto y detrás de ella y junto a ese mismo vehículo dos hileras de autos. En medio de estas dos hileras aparece una persona en un vehículo de dos ruedas que detiene su paso cuando nota lo que sucede. Y es que el joven se pega a la parte de atrás de la combi, por el lado del piloto, acecha por medio de las ventanas, luego le da la vuelta al vehículo y se mete debajo de él, por la parte posterior, rodando su cuerpo hasta quedar junto a las llantas. El hombre que venía en el vehículo de dos ruedas aparentemente le dice algo, por lo que el joven se sale del lugar en el que se metió, se incorpora y emprende la carrera.

La pedrada al taxista y la detención de José Eduardo

En la siguiente imagen del video al que tuvo acceso personal de la Agencia Informativa Megamedia se ve al joven apareciendo en la esquina del sitio de taxis, tomar algo del piso y lanzarlo contra una puerta abierta que presuntamente sería el sitio de taxis que ya se ha mencionado en varias ocasiones a raíz de un vídeo difundido.

La siguiente imagen es un José Eduardo esposado y sometido contra la cama de una camioneta de la policía municipal. En la unidad sólo se aprecia a dos agentes en la cama y, por la posición de la cámara, se logra ver a una persona en la cabina. No se aprecian rostros.

De ahí se ven tomas de diferentes calles (64 con 67, 67 con 62) donde se aprecia a la unidad moviéndose aparentemente con destino a las instalaciones de la policía municipal.

En el video, de buena resolución, es posible ver la imagen de una camioneta que llega al patio de maniobras de la corporación y estacionarse en forma de batería. Del vehículo desciende un policía que estaba aparentemente sentado en la cama, baja la puerta y con ayuda de otro que estaba sobre el vehículo parado, bajan al joven y lo colocan en un acceso del lado izquierdo.

La estancia en la policía municipal

En esa imagen hay más de media decena de agentes. Entre dos esposan al joven colocado en forma semifetal, con las manos hacia atrás y por debajo de las piernas y lo dejan ahí. Luego se ven varios minutos desde la parte de adentro de la oficina en los que el joven yace tirado, hay algunos policías en grupo hablando entre ellos y en el acceso de enfrente al que está José Eduardo hay otro joven de blanco, de pie, y sin aparente movimiento, custodiado por dos agentes.

Desde la cámara se aprecian dos accesos, uno con puerta de madera del lado derecho y otro sin puerta del lado izquierdo. El primero sería el acceso a la oficina del doctor y el segundo, a las celdas.

De la puerta de madera sale un hombre con una camisa blanca y complexión delgada que se dirige a un agente que se encuentra tras una barra que parece una recepción. Le entregan unas hojas y se acerca al joven, se inclina a revisarlo, da algunas indicaciones y camina unos pasos hacia atrás, en lo que dos agentes toman al muchacho del piso, le quitan las esposas y luego el pantalón; en la escena se ve que el joven está consciente, mueve cabeza y manos, intentan pararlo pero no lo consiguen. Incluso un agente le sostiene la base de la cabeza porque el joven no podía mantenerla erguida. El hombre de blanco da una indicación y proceden a llevar al detenido a las celdas.

Al introducirlo en la celda tenía puestos calcetines, se queda tirado un rato boca abajo, posición en la que lo metieron, pero mueve los brazos y cara y rueda para quedar debajo de una banca de cemento.

Con y sin calcetines

Los minutos pasan y se le ve solo, rueda sobre el piso para quitarse debajo de la banca, se incorpora, se sienta, un agente se acerca a decirle algo y luego le dan algo que parece una bolsa que se lleva a la boca. A continuación se le ve dormir sobre la banca o cama de cemento. Se mueve de lado a lado, lleva los brazos sobre la cabeza, los cruza, baja el brazo izquierdo, se toca una pierna, luego entre sus piernas hace movimientos tipo tallado, sube los brazos de nuevo, se vira del lado izquierdo, flexiona sus piernas, las estira, todo en aparente oscuridad o con poca iluminación.

Luego se le ve sentado y sin los calcetines que tenía al entrar, se estira… En eso aparece una agente con el que interactúa, posteriormente entra un hombre a lavar la celda, el joven se levanta, se quita la camisa y la remoja en la cubeta mientras el que hace el aseo limpia el inodoro. Exprime la camiseta y la deja así sobre la cama de cemento. Luego le informan algo por un agente que aparece por la parte fija de las rejas y el joven sale de la celda y luego se le ve regresar. Todo en completa calma. Al regresar toma una bolsa con aparente líquido que le dieron, se lava la cara y se moja el pelo. En este momento se le ve la espalda y bajo el brazo derecho se distingue un moretón.

Luego se ven imágenes de otro joven con playera blanca al que llevan a la celda, quien entra y se sienta en la pared que le da privacidad cuando usan el inodoro, en tanto José Eduardo está sentado en la banca de cemento, pegado a las rejas. En otra imagen se ve al nuevo inquilino parado tomando con sus manos los barrotes de la celda, justo en la puerta de acceso de la misma. Aparece un agente, intercambia palabras con ambos, el joven que estaba parado en la puerta retrocede y Eduardo se levanta, sin camisa ya que después de mojarla y exprimirla la tiene en la cama de cemento. Le muestra la camisa al agente, éste le da una indicación y Eduardo sale por su propio pie… cojeando.

José Eduardo sale de la cárcel

En la siguiente imagen, más clara, se ve a un Eduardo entrando en la recepción de la comandancia. Ahí firma algunos papeles, le dan una bolsa con ropa y al mostrar la camisa le dan una chamarra. Se la pone y se la quita dos veces antes de salir, para finalmente dejársela y ponerse la camisa encima de la chamarra.

Sin zapatos y escoltado por un agente sale al patio de maniobras donde se le nota cojeando y tratando de no asentar la planta del pie derecho. En una imagen se ve que asienta el talón o los bordes.

Luego se ve en otra imagen saliendo de la corporación policiaca y toma la calle 57 rumbo a la 54. A su salida “choca” con una persona y sigue su camino.

Gobierno de Yucatán subastará inmuebles desaprovechados

Delirio paranoide, una de las consecuencias del consumo de cristal