in

Obituario: José Ignacio Aranda Acevedo

se inauguraron la sala de capacitación Ignacio Aranda y la Galería de Valores Megamedia en el edificio central de esta casa editorial. En la imagen: Julio Dzul Tamayo

Después de breve dolencia y a la edad de 77 años, ayer se desligó de la vida en esta capital el señor José Ignacio Aranda Acevedo, ejemplar, comprometido colaborador de Diario de Yucatán durante más de cinco décadas.

Segundo de los cuatro hijos del matrimonio que formaron los señores Bernabé Reyes Aranda Contreras y Gertrudis Buenaventura Acevedo Mézquita, nació en esta ciudad el 31 de julio de 1943.

El 14 de diciembre de 1961 contrajo matrimonio con María Magdalena Contreras Díaz, con quien tuvo ocho hijos: José Ignacio, María Gertrudis, Fanny Teresita, Juan Manuel, Aracely del Socorro, Sandy Gabriel, Elsy Guadalupe y Jhony de Jesús.

Apenas esta semana, el lunes pasado, celebró de manera privada, a causa de la pandemia, su 59o. aniversario nupcial.

"Don Nachito”, como le conocían los trabajadores del Diario, ingresó a la compañía el 3 de mayo de 1967, como operador de camiones. Por su espíritu de servicio y superación, desempeñó varias tareas y llegó a ser jefe de prensas, área en donde laboró por largos años, hasta principios de 2020.

Los prensistas y trabajadores de la Redacción aún recuerdan las jornadas nocturnas en los talleres de la Compañía Tipográfica Yucateca, donde su trabajo era asegurar que las prensas estuvieran listas para culminar una de las partes más importantes en la producción final de un periódico diario.

En especial se recuerda la noche del 14 de septiembre de 1988, cuando el huracán “Gilberto” pasó por la Península de Yucatán, pues, a pesar de las limitaciones que impuso el poderoso meteoro, se logró la impresión de los miles de ejemplares de este periódico.

En reconocimiento a su trayectoria, el 31 de mayo de 2015, en el marco del aniversario 90 del Diario, fue inaugurada la sala de capacitación que lleva su nombre, en el edificio central de esta casa editorial.

Ya retirado oficialmente de sus labores, continuó prestando sus servicios a la empresa, pues brindaba esmerada capacitación a las nuevas generaciones de prensistas. Entre las aficiones de "Don Nachito" estaba el béisbol, por el que asistía cada vez que podía al parque Kukulcán a ver jugar a los Leones de Yucatán.

La familia dispuso la incineración del cuerpo y las cenizas las depositará en un lugar por definir.

Además de sus hijos, le sobreviven sus hijos políticos Suemy Arcique, Francisco Tello, José Encalada, Lorena Canul y Lourdes Balam; hermanas Emma Noemí y María Gregoria (ya falleció Bernabé Reyes); nietos Josué, Geovanny y Jesús Aranda Rejón; Rodrigo y Diego Aranda Arcique, Franger y Gerly Tello Aranda, Elaidy, Yenni y Gabriela Encalada Aranda, Manuel y Adrián Aranda Canul, y Ricardo Piña Aranda, sobrinos y demás familiares, quienes reciben las condolencias de las personas de su amistad, a las que asociamos muy cordialmente las nuestras.

Muere el padre Pedro Pantoja, defensor de los migrantes en México

Entregan estímulos a los docentes del Itssy