in

Obras que dejan deudas

Pese a causar una larga deuda para el Estado

El caso del Museo Maya, un ejemplo para no olvidar

El exdiputado panista Pedro Couoh Suaste señala que muchos funcionarios fueron responsables de obras públicas que solamente sirvieron para sacar dinero.

El caso del Gran Museo del Mundo Maya (GMMM), añade, es peor aún porque resultó en una deuda a largo plazo que pagaremos durante años los yucatecos.

Sin embargo, no hubo ningún costo político para los responsables, recalca. “Esto es un defecto que tenemos como sociedad y, por supuesto, debemos cambiar”.

Según Couoh Suaste, “a los que participaron en la aprobación del Gran Museo les debió haber costado por lo menos su carrera política, pero no fue así”.

(Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, revisó la lista de los legisladores y los principales funcionarios involucrados en esa aprobación. Todos, salvo Juan José Canul Pérez, actual diputado federal del PRI, están fuera de la política.

(Esto se debe en gran parte a la derrota electoral de ese partido en Yucatán en 2018 y al fracaso de la campaña de Ivonne Ortega Pacheco por obtener la presidencia nacional del PRI, que terminó incluso con su renuncia a ese partido).

En 2011 se decía que detrás del proyecto del Gran Museo estaba también en forma preponderante Ulises Carrillo Cabrera, quien habría sido el “cerebro” de la estrategia del PPS de esa obra y también del fallido hospital de Ticul. ¿Usted notó alguna participación activa de este funcionario en el proceso legislativo de aprobación del proyecto?, pregunta Central 9.

“En el gobierno de Ivonne Ortega, Ulises Carrillo manejaba todo lo que tenía que ver con dinero. Era claro que los diputados priistas en esa época recibían instrucciones de él y acudían a sus oficinas para recibir instrucciones, a pedir línea...”

¿Era el ‘cerebro’ financiero?, se le planteó.

“Por supuesto, eso es lo que se veía, lo que se percibía, aunque no tengo un documento para probarlo”.

¿A quién le atribuiría la principal responsabilidad del museo y de su fracaso?

“Definitivamente a Ivonne Ortega. Carrillo y Jorge Esma Bazán eran empleados del Ejecutivo. La exgobernadora es sin duda la principal autora intelectual, la responsable total y absoluta de lo que sucedió con el museo”.

Los perredistas

En otro aspecto de este mismo asunto, reporteros de Central 9 revisaron los archivos del Diario y encontraron que hasta hace poco había diputados, en este caso del PRD, empeñados en confundir a la opinión pública sobre el papel de su partido en la aprobación del museo.

Como se ha informado, ante el fracaso del GMMM el gobernador Mauricio Vila Dosal logró un acuerdo para reducir las aportaciones del gobierno del Estado a la empresa titular del contrato de PPS del museo y al banco acreedor, Banorte.

Las negociaciones dieron frutos y esas instituciones aceptaron reducir el pago total del museo en $1,500 millones. El gobierno sometió la aprobación de esta renegociación al Congreso, que la autorizó, aunque con la notoria reticencia de Alejandro Cuevas Mena, del PRD.

Éste se mostró muy incisivo con esta propuesta, en contraste con la actitud que asumió como presidente de ese partido en 2011, cuando se aprobó el contrato para la construcción y operación del Gran Museo.

En esa ocasión, ni Cuevas Mena ni los diputados de su partido —que recibían sus indicaciones— tuvieron reparo a la propuesta de Ivonne Ortega pese a las evidentes anomalías que se veían desde entonces.

El 8 de julio pasado fue la sesión de la Comisión de Presupuesto, Patrimonio Estatal y Municipal del Congreso, donde se discutió la iniciativa de Vila Dosal para renegociar el contrato del museo. Cuevas Mena, “ante los planteamientos muy generales incluidos en la iniciativa del gobernador”, pidió que le “pasen la película completa”. En este sentido, solicitaba el texto completo del contrato de renegociación —lo que su partido nunca pidió a Ivonne Ortega—.

También mostró, según la crónica legislativa de esa sesión, su desinformación del tema cuando declaró que el gobierno habla del refinanciamiento de un pago, pero no hace antes un concurso para contratar al banco con la mejor opción, ya que en este caso será Banorte al que le liquidarán el saldo del PPS hasta 2031, señaló.

Cuevas Mena dijo esto pese a que era imposible concursar la negociación con otro banco porque la deuda está pactada originalmente con Interacciones, que luego se vendió a Banorte, propiedad de la familia Hank Rhon.

Aunque este no era el tema a discutir, él insistió en manifestar sus dudas sobre la renegociación planteada por el gobernador y pidió más datos “para que no pareciera que esto del museo vaya a ser un negocio de Peto”, dijo, sin recordar la actitud de su partido en 2011.— HERNÁN CASARES CÁMARA

Los espejismos de AMLO