in

Once tomas ilegales

Foto: Megamedia

Autoridades, tras pista de banda de Puebla y Oaxaca

PROGRESO.— En los últimos dos años la banda de “huachicoleros” instaló 11 tomas clandestinas para robar combustible a lo largo del oleoducto de Petróleos Mexicanos, desde la Terminal de Almacenamiento y Reparto (TAR) de Pemex, a la salida del puerto, hasta la TAR de Mérida, ubicada en la colonia Ciudad Industrial.

Los “huachicoleros” serían de Tepeaca, Puebla, y Oaxaca que integraron una red para extraer el hidrocarburo y venderlo de manera clandestina en este puerto, Mérida y otras poblaciones; cuentan con clientela asegurada.

De la TAR de este puerto a la TAR de Mérida se pasan varias comisarías —Flamboyanes, Paraíso, San Ignacio, Tamanché, Konchem, Xcanatún— y el periférico meridano, por donde pasan los ductos, que por lo menos en 11 tramos perforaron para robar combustible, en especial gasolinas.

Desde Flamboyanes hasta Konchem hay varias entradas que comunican a instalaciones de ranchos, plantas recicladoras de plásticos, los cuales son accesos fáciles al derecho de vía de Pemex situado a 50 metros al poniente de la carretera Mérida-Progreso.

La última toma clandestina la hallaron el martes policías motorizados de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que en horas de la madrugada patrullaban la zona y encontraron una zanja y la tubería descubierta lista para su perforación; según los informes proporcionados, los “huachicoleros” no consumaron el robo de combustible.

Según fuentes bien informadas, el “huachicoleo” en las tuberías se realiza desde hace dos años, ya se detectaron 11 tomas clandestinas y detrás de ese robo de combustible se presume que hay una banda integrada y comandada por personas de Puebla y Oaxaca, con experiencia en esos ilícitos, quienes reclutaron a yucatecos para el robo y venta del hidrocarburo que extraen.

Las autoridades le siguen la pista a los poblanos y oaxaqueños. Según fuentes cercanas a la paraestatal, el robo de combustible es hormiga, de bidones, los “huachicoleros” no sacan grandes cantidades pues por lo angosto del derecho de vía de Pemex no pueden meter pipas y vehículos grandes.

Los “huachicoleros” burlaron la vigilancia del personal de seguridad marítima de Pemex que ahora recorre el derecho de vía e instalaron tomas clandestinas para extraer gasolinas.

Aunque desde hace dos años se comenzaron a detectar las tomas clandestinas en las tuberías, se presume que tiene varios años que se practica el “huachicoleo”, pero no había sido constante como ahora, pues cada tres semanas se detecta una toma clandestina; esto se intensificó en julio del año pasado, cuando hubo una explosión en la tubería donde robaban combustible. El hecho tuvo saldo trágico, uno de los “huachicoleros”, vecino de Xcanatún, sufrió quemaduras de tercer grado y murió días después en un hospital.— Gabino Tzec Valle

Leones sigue en la cima de la Sur tras su victoria

Cartón de Tony: Cuando la fortuna sonríe