in

Otro despojo de la “mafia” en Mérida

El músico espiteño Víctor Manuel Correa Delgado

Una familia de ancianos a punto de perder su casa

Una pareja de esposos de la tercera edad está en las garras de la mafia inmobiliaria que opera en Mérida porque está a punto de perder, o quizá ya perdió, el único patrimonio que conserva de toda su vida laboral: su casa del fraccionamiento Los Pinos, un sector de alta plusvalía en los negocios inmobiliarios.

La víctima, en esta ocasión, es el músico espiteño Víctor Manuel Correa Delgado, de 75 años de edad, quien vive de su pensión de adulto mayor y de algunas clases de guitarra que imparte en forma particular.

El drama es mayor porque de sus tres hijos, el varón tiene una discapacidad motora y una hija una discapacidad intelectual, y para agravar la situación su esposa, Elsy María del Carmen Monforte Sansor, sufre daños cerebrales por la vejez.

Su otra hija es el pilar del hogar y lucha junto con su padre para salvar la vivienda y desvirtuar las trampas legales y procesales, pero lo ve casi imposible, porque ya está perdiendo el juicio ejecutivo mercantil, ya que el Juzgado Tercero Mercantil dictó sentencia, en un juicio disparejo, y ahora el demandante, el licenciado en derecho José Manuel Eduardo Herrera Ramos, exige el pago de un presunto préstamo de $440,000 que, según él, le dio en efectivo al anciano.

También pide el pago de intereses del 7% sobre aquella cantidad, el de gastos y costos totales y el de daños y perjuicios, que en total representa una cifra impagable para los esposos Correa Delgado y Monforte Sansor.

En espera

Como consecuencia, el abogado demandante ya reclama la propiedad y los dueños originales solo esperan su desalojo en cualquier momento.

Entrevistado en su hogar, “don Víctor Manuel” dice que nunca recibió los $440,000 en efectivo que afirma le dio su demandante, no lo conoce personalmente, sólo en fotografías de su Facebook, y sabe que es un abogado recién graduado en una universidad privada, que tiene un padre dedicado a los negocios inmobiliarios y que fue alto funcionario en el gobierno de Rolando Zapata Bello.

El señor Víctor Manuel Correa niega que sea su firma la que está en un pagaré que sirve de prueba para despojarlo de su casa, nunca fue a la oficina del licenciado Herrera Ramos, un perito en dactiloscopia independiente demostró que la firma del documento es falso y su abogado interpuso una denuncia contra Herrera Ramos por falsificación de documentos en la Agencia Octava del Ministerio Público, pero no tiene información sobre el avance de la misma en la Fiscalía General.

Defensa

Según dice, los abogados que iniciaron su defensa perdieron el interés cuando supieron quién son el licenciado José Manuel Eduardo Herrera Ramos y su familia. Así que desconoce si apelaron la sentencia del juzgado mercantil o en qué estado se encuentra el expediente. Lo único que saben, porque lo publicó el Diario Oficial del Estado, es que dicho juzgado sentenció, en febrero pasado, al dueño del predio número 510 de la calle 42-A entre 25 y 27 del fraccionamiento Los Pinos para que pagara todo lo que exige su poderoso demandante.

“Estoy viviendo una situación bastante tensa, bien triste que nos está enfermando”, dijo a punto de las lágrimas.

De acuerdo a los documentos que mostró, el 8 de julio de 2010 presuntamente firmó un pagaré único por $440,000 a favor de José Manuel Eduardo Herrera Ramos con vencimiento de un año. Pero en la realidad, según asegura, no firmó ni recibió el dinero ni estaba enterado. En enero de 2015, cuando llegó a su casa después de dar clases de guitarra, vio a cuatro personas que escribían, tomaban fotos del predio y hablaban de la propiedad. Una actuaria le extendió un documento y le informó que tenía 10 días para defender su casa. Fue cuando inició las averiguaciones con un abogado de su confianza y empezó el litigio, el cual aparentemente ya perdió.— Joaquín Chan Caamal

Sospecha de quién pudo involucrarlo en este despojo aprovechando la situación de vejez del matrimonio y de la discapacidad de sus hijos, pero omite su nombre porque es un “mafioso” que ha estado involucrado en otros casos de deshonestidad y comisión de delitos. Solo da como referencia que es otro abogado, pero egresado de la Facultad de Derecho de la Uady.

Sospecha

Sospecha quién lo puede estar despojando, aprovechándose de su situación familiar.

“Mafioso”

Sin embargo, omite su nombre porque es un “mafioso” que ha estado involucrado en otros casos de deshonestidad y comisión de delitos. Solo da como referencia que es otro abogado, pero egresado de la Facultad de Derecho de la Uady.

Con buen béisbol, Yucatán asegura serie ante Puebla

Cartón de Tony: Ahora le da la espalda