in

Pacifista incansable

Foto: Megamedia

Poco reconocido en México, en la 17a. Cumbre Mundial de los Premios Nobel de la Paz, una explanada del Centro Internacional de Congresos se llamará Alfonso García Robles.

Quizás porque la Revolución, la guerra civil mexicana de 1910, marca su niñez, su vida y trayectoria profesional siempre la orienta al respeto de los derechos, las leyes y la consecución de la paz.

Zamora, Michoacán, lo ve nacer en los albores del conflicto armado de 17 años que culminó con la dictadura del general Porfirio Díaz, presidente del país.

Hijo de un matrimonio de comerciantes, Alfonso García Robles decide que estudiar leyes en la Universidad Nacional es el principio del camino que décadas más tarde le hace merecedor del máximo premio mundial por su labor pacificadora.

El galardón lo comparte con la politóloga y diplomática sueca Alva Myrdal, por la labor que ambos hacen en la compleja tarea de promover el desarme como un elemento básico para mantener la paz mundial.

Y lo hace, paradójicamente, en la Guerra Fría, que se inicia en 1945 entre las potencias mundiales de Estados Unidos y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que involucra a Latinoamérica en 1962 con la Crisis de los Misiles en Cuba.

Ahí es donde aquél abogado, por el interés de ahondar en sus conocimientos lo lleva a La Haya, Holanda a estudiar Derecho internacional, y después, al mes de estallar la Segunda Guerra Mundial, forma parte del Servicio Exterior Mexicano.

De regreso a su país en 1939, ingresa en la diplomacia mexicana, y en octubre de ese mismo año es enviado a Estocolmo, Suecia, como tercer secretario adscrito a la legación de México. En 1941 es adscrito a la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, donde a lo largo de un lustro permanece como subdirector de Asuntos Políticos del Servicio Diplomático.

Ya como secretario de Asuntos Internacionales de la Comisión Nacional de Planeación para la Paz, a García Robles le corresponde participar en una cadena de reuniones internacionales para sentar las bases jurídicas de lo que el 24 de octubre de 1945, una vez que finaliza la Segunda Guerra Mundial, se convierte en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De 1961 a 1964  Alfonso García funge como embajador de México en Brasil, y se hace cargo de la Subsecretaría de Relaciones Exteriores en 1970.

A lo largo de este segundo período aborda asuntos multilaterales como los trabajos sobre desarme que se desarrollaban en la ONU, y encabeza la delegación de su país en el Comité de Desarme.

Durante el mandato del presidente Gustavo Díaz Ordaz preside las reuniones para la desnuclearización de Latinoamérica que se celebran en México a partir de 1964, y culminarían con la firma del acuerdo para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe, en 1967, conocido como Tratado de Tlatelolco. El hecho cambia la historia mundial. Con la primera zona libre de armas nucleares en un territorio poblado del planeta se abre la puerta a otros acuerdos internacionales.

A partir de enero de 1977, como representante de México en la ONU, García Robles interviene ante el Comité de Desarme de Naciones Unidas con sede en Ginebra. La experiencia acumulada se le reconoce al considerarlo el decano de los diplomáticos especializados en desarme y, en 1978, su constancia y persistencia asegura el acuerdo en la primera Asamblea General de la ONU sobre el tema.

Su labor más relevante la realiza en la década de los años ochenta del siglo XX, cuando contribuye de manera trascendental a la promoción del desarme nuclear que pondría fin a la Guerra Fría.

A los 70 años de edad, el diplomático y jurista mexicano es nombrado embajador emérito, en 1981, y un año más tarde el Parlamento noruego decide otorgarle el preciado galardón de la paz que corona su larga travesía en favor del desarme internacional.

Diez años más tarde, fallece en Ciudad de México, hasta ahora, el único mexicano en recibir el galardón del Nobel de la Paz.— Carlos Fernando Cámara Gutiérrez

  • 1911 El 20 de marzo nace en Zamora, Michoacán.
  • 1950 Contrae matrimonio con la peruana Juana María Szyszlo, funcionaria de la ONU.
  • 1981 El presidente José López Portillo lo designa Embajador emérito de México.
  • 1991 Alfonso García Robles fallece el 2 de septiembre.

Una Cumbre para todos

Copartícipes de la fraternidad