in

Empresa consentida de Esma Bazán, ¿beneficiada con el Palacio Maya?

Una empresa consentida de Jorge Esma Bazán, director de Cultur en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, se habría beneficiado con los desvíos que se detectaron en la construcción del llamado "Palacio Maya de Yaxcabá", entre 2010 y 2011.

Maqueta de El Palacio de la Civilización Maya, una obra del gobierno de Ivonne Ortega Pacheco que está en total abandono

De acuerdo con investigaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), se trataría de la compañía Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México S.A. de C.V. (Idimsa), que se habría apoderado de más de 10 millones de pesos.

Estos desvíos, documentados por la ASF, se relacionan con ampliaciones presupuestales no autorizadas y el cobro de obras que nunca se realizaron.

Te puede interesar: Comprueban desvíos de fondos en el Palacio de la Civilización Maya

En la primera entrega de este reporte, publicada aquí mismo el 5 de febrero, dijimos que en 2019, a casi diez años del inicio de esa obra, que actualmente está abandonada en medio de la selva, la ASF comprobó el grave desvío de fondos públicos en su construcción, atribuido a funcionarios del gobierno de Ivonne Ortega.

El plan original preveía una superficie construida de 72,000 mil metros cuadrados (en tres etapas), sobre un terreno de 300 hectáreas y un presupuesto de $626 millones, 465 mil, a costos de 2009.

El Palacio de la Civilización Maya de Yaxcabá: la entonces gobernadora Ivonne Ortega Pacheco e invitados llegan al Palacio en un camión de redilas en esta imagen de marzo de 2012 (Foto Megamedia)

La mala planeación, la falta de apoyo financiero del Gobierno Federal y las dificultades para adquirir los terrenos donde se construiría el museo acabaron con el proyecto y las autoridades lo abandonaron en 2011, luego de gastar inútilmente más de $90 millones de recursos públicos.

En una auditoría de la ASF se señala que el Patronato Cultur, en época de Ortega Pacheco, mediante una licitación pública nacional concedió a esa empresa, propiedad de Ariel Medina Medina, el contrato 60116001-003-10, para  la Construcción de la primera etapa del Palacio de la Civilización Maya en Yaxcabá.

Jorge Esma Bazán en la presentación del Festival de la Cultura Maya 2013 (Foto Notimex)

Ahora se sabe, por otras fuentes, que esa licitación habría estado "dirigida" por Esma Bazán para favorecer a Idimsa.

El contrato tenía un monto de $34.460,500, más IVA, con un periodo de ejecución del 21 de diciembre de 2010 al 22 de agosto de 2011.

Un convenio de ampliación

En la revisión de ese contrato, la ASF detectó que Cultur firmó un convenio de ampliación con la empresa, nueve días después, el 30 de diciembre, por un monto de $17.346,300, más IVA.

La ASF observó que en la minuta de la supervisión de obra y en la nota de bitácora número 35 del 10 de marzo de 2011, que los ejecutores de los trabajos, por "instrucciones ajenas a Cultur, cambiaron los alcances de construcción originalmente contratados, que incluían los edificios A, B, C, E, F y G, por lo que únicamente se construirían los edificios E, F y G.

No se ejecutan los trabajos

Sin embargo, dice la ASF en su informe, publicado el año pasado, no se contó con el convenio ni con el dictamen técnico en que se fundaron y motivaron las causas que originaron los cambios, por lo que no se ejecutaron trabajos por $9.113,000, integrados por $795,600 del edificio A, $1.143,000 del edificio B y $7.174,400 del edificio C, "no obstante que se ejerció el importe total contratado".

Otra imagen del proyecto del Palacio de la Civilización Maya
Otra imagen del proyecto del Palacio de la Civilización Maya

La Auditoría Superior también detectó el pago de $1.153,700  "por volúmenes de obra pagados pero que no se encontraron ejecutados en la verificación física de los trabajos correspondientes".

No es la primera vez que la ASF hace observaciones al trabajo de Ariel Medina Medina con dinero público.

También te puede interesar: Hasta "magia" con dinero público: extravíos y "apariciones" en Tecoh

Este organismo igualmente descubrió graves anomalías en las obras de remodelación del Centro de Convenciones Mérida Siglo XXI, efectuadas en 2010 -también en la época de Esma Bazán- con otra empresa de su propiedad: Suministros, Promociones y Supervisión de Obras, S.A de C.V.

Entre estas anomalías, la ASF detectó el pago indebido de $14.600,000, equivalentes al 44.3% de todo el costo proyectado de esa obra.

No exige la firma del acta finiquito

Además de ese pago, que equivaldría a erogaciones por adquisiciones o servicios a precios “inflados” o no adquiridos o realizados, la ASF descubrió que la administración de Ivonne Ortega no exigió a la empresa de Medina Medina la firma del acta de finiquito y del acta administrativa que daba por extinguidos los derechos y obligaciones, con lo que el gobierno ya no podría exigirle a esa compañía la reparación de defectos o vicios ocultos en la obra.

También se detectaron pagos en exceso y obras de mala calidad, lo que ocasionó, por ejemplo, que en julio de 2010, en plena temporada de lluvias, el techo del Centro de Convenciones se llenara de goteras y se desprendieran plafones.

Inicialmente el monto del contrato firmado con Suministros, Promociones y Supervisión de Obras, S.A de C.V. era de $27.500,000, pero luego se amplió a $32.900,000.

La ASF descubrió que de esta última cantidad, "la residencia de obra a cargo de una dependencia del gobierno estatal, pagó $14.600,000 por 59 conceptos no previstos en el catálogo original de obras”.

En el pasado, otras empresas de Ariel Medina han sido acusadas de irregularidades en la construcción de obras.

La Inalámbrica, en la lista

En 2001, el entonces director del Complejo Deportivo de la Inalámbrica, Jesús Aguilar y Aguilar, denunció que a dos años de haberse terminado la construcción de ese inmueble, que se levantó en el gobierno de Víctor Cervera Pacheco, se descubrieron grandes defectos, entre ellos las fracturas en los andandores de concreto, la oxidación de estructuras, el empleo de materiales de mala calidad y un vicios ocultos que ameritaron considerar la posibilidad de interponer una denuncia penal en contra de la empresa.

Construcciones y Mantenimientos Integrales, otra compañía de Ariel Medina (construyó el Centro de Convenciones en 1998 en épocas de Cervera Pacheco) también recibió denuncias del gobierno de Patricio Patrón Laviada por defectos en las obras.

En 2006, la Administradora Portuaria Integral de Progreso rescindió el contrato para limpiar la dársena de ciaboga de la terminal remota, a otra empresa de Medina por diversas irregularidades.

Trabajos de poca monta

Hasta antes de su participación en la remodelación del Centro de Convenciones en 2010, Suministros, Promociones y Supervisión de Obras era la empresa de Medina Medina dedicada a trabajos de poca monta, como la remodelación de algunas áreas del Hospital O´Horán, el remozamiento de escuelas de la SEP, o la construcción de banquetas y guarniciones.

A partir del gobierno de Ortega Pacheco, Ariel Medina comienza a recibir contratos de obra más grandes, que atiende por medio de Idimsa.

Más que consentida

Con esta empresa ganó no solo la primera etapa del Palacio de la Civilización Maya, sino también trabajó como el principal contratista de Promotora de Cultura

Yaxché, empresa filial del Grupo Hank, ganadora de la licitación para construir y operar el Gran Museo Maya de Mérida, bajo el esquema de PPS.

Este museo, como se sabe, fue otra ocurrencia de Esma Bazán. Para muchos es un auténtico "elefante blanco", que le cuesta al erario más de 220 millones de pesos al año.

Ortega Pacheco también adjudicó a Idimsa contratos que llamaron la atención por su cuantía presupuestaria, pese a la modestia de la obra. Es el caso de la remodelación del Parque Hidalgo, en 2011, que costó al erario $58 millones, aunque la obra consistió sólo en la renovación de los pisos del monumento a Manuel Cepeda Peraza, la reconstrucción de las banquetas y los andadores, la creación de áreas verdes “con riego inteligente automatizado”, alumbrado público y ornamental, mobiliario urbano, cableado subterráneo e iluminación de fachadas.

Con más contratos de obra pública

Igualmente, esta empresa realizó las obras de la primera etapa de la construcción del parador turístico de los cenotes X´Kekén y Samulá, en Dzinup, Valladolid,  con un presupuesto de $34 millones.

En el gobierno de Zapata Bello, Ariel Medina ocupa el tercer lugar en la lista de los diez constructores con los mayores contratos de obra pública. En 2013 y 2014 recibió diez contratos por un monto total de $136.8 millones.-

Síguenos en Google Noticias

derrumbe coso hunucma

Hoy se cumplen 65 años de mortal derrumbe del coso de Hunucmá

Maluma, harto de las preguntas revela si es gay o no (vídeo)