in

Pasado incierto

Los inicios de la casa maya y su estructura son tema de un libro que se presentará el jueves 19 en la Uady

Nuevo libro trata el surgimiento de la vivienda maya

La casa maya es un tema complejo que ha cautivado la atención de investigadores nacionales y extranjeros, aunque numerosas preguntas acerca de su origen, prehispánico o colonial, permanecen con enigmas, afirmó el investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán Othón Baños Ramírez.

En su más reciente libro, titulado “La Casa Maya de Yucatán. Surgimiento y declive de un arquetipo universal”, Baños Ramírez plantea que la hamaca de henequén es la clave para responder a muchas dudas sobre la procedencia de esa peculiar vivienda de la región, indica un boletín.

El investigador señaló que el cultivo del henequén era practicado por los mayas desde antes de la llegada de los españoles y con su fibra fabricaban hilos y jarcias.

“Este material estaba disponible para la entrada de un objeto que vendría a revolucionar el modo de dormir, la convivencia doméstica e incluso la estructura de las viviendas”, apuntó.

Lo único que hacía falta, dijo, era que la población maya conociera la técnica del urdido para la adopción de las hamacas, la cual era una práctica bastante diferente a la que conocían para fabricar costales, esteras y telas de algodón.

Baños Ramírez indicó que especialistas coinciden en que antes de la llegada de los españoles a Yucatán, la casa habitación de los mayas no consideraba espacios privados para ninguno de sus integrantes.

“Existe una observación de que la casa estaba dividida en dos partes: un dormitorio y una estancia. El dormitorio estaba ocupado por unos camastros o camas a base de palos, que los españoles más tarde llamaron barbacoas”, comentó.

El hecho de que las hamacas fueran ligeras y frescas facilitó la bienvenida a esta nueva forma de dormir a la vivienda de los mayas. “Pero una cosa fue su llegada a Yucatán y otra su entrada a las casas, en medio se registra un trecho histórico largo y complejo”.

De acuerdo con el especialista, la población maya no podía comprar hamacas importadas, pero la materia prima estaba a la mano, solo faltaba la técnica para que las fabricaran y con ello estuvieran a su alcance.

“Un factor clave en su expansión, sospecho, fue la participación de los frailes franciscanos, quienes trajeron un bastidor, agujas e hilos para enseñar el urdido de hamaca a los feligreses como enseñaban otras materias y oficios en sus parroquias”, destacó.

Hamacas Urdido

La población maya no podía comprar hamacas importadas, pero los frailes franciscanos le enseñaron el uso del bastidor.

Estructura

El investigador Othón Baños Ramírez subrayó que el uso popular de este objeto fue un proceso lento, pero que permitió una transformación estructural de la casa maya, los horcones fueron reforzados y la anchura se adaptó conforme las medidas de una hamaca extendida.

Presentación

El libro “La Casa Maya de Yucatán. Surgimiento y declive de un arquetipo universal” se presentará el jueves 19 próximo a las 18 horas en el Centro Cultural Universitario. El evento estará a cargo de Marco Tulio Peraza Guzmán y Jesús Lizama Quijano.

Cartón de Tony: Fundado temor