in ,

Pesar por el deceso de un panista de la vieja guardia

Joaquín Alejandro Poot Campos con su hijo Alejandro "Chelón" Poot Molina (Cortesía)

Tristeza, solidaridad y reconocimiento a su trayectoria política causó la noticia del fallecimiento de Joaquín Alejandro Poot Campos, a los 89 años, en su domicilio de la colonia García Ginerés.

Sus conocidos lo consideraron un panista demócrata y con alta dosis  de honestidad, incansable  luchador por el bien común  y como uno de los pioneros de la lucha democrática en Yucatán al lado del primer presidente municipal del PAN, Víctor Manuel Correa Rachó, en 1968.

Enterado del fallecimiento del popular “Huacho” Poot, el presidente del comité estatal del PAN en Yucatán, Asís Cano Cetina, lamentó profundamente el deceso y recordó que en el Sistema PAN lo aprecian por su don de gentes, su buen trato y larga militancia.

“Don Huacho deja una profunda huella en Acción Nacional, siempre será recordado por sus luchas y compromiso por tener un mejor Yucatán”, recalcó el dirigente panista.

Llegó al PAN por "casualidad"

De oficio carnicero en el mercado de Santa Ana antes de que iniciara su carrera política,  Joaquín Alejandro Poot Campos era un hombre con cierto liderazgo en esa actividad y por azares del destino halló en el piso un volante con una invitación del PAN para que los ciudadanos se unieran a la campaña de Correa Rachó.

Levantó el papel y un día fue a la dirección señalada y se presentó con Víctor Correa Rachó, quien estaba acompañado de Benito Rosel Isaac, otro panista de la vieja guardia ya fallecido.

“Rápidamente se identificaron porque mi papá vivía en la colonia García Ginerés, lo mismo que Correa Rachó”, comentó su hijo Alejandro Poot Molina, conocido como “Chelón”.

Trayectoria como funcionario

Su ingreso a la política y al PAN fue precisamente con Correa Rachó cuando formó parte del grupo de seguridad que protegía al entonces candidato a la presidencia municipal de Mérida y su misión fue cuidar especialmente a doña Sarita Mena Cámara, esposa del candidato.

Cuando Correa Rachó ganó la presidencia municipal lo nombró administrador del mercado de Santa Ana llamado “Andrés Quintana Roo”.

1969: Mitin del PAN en la colonia Alemán, encabezado por Víctor Manuel Correa Rachó, para protestar contra el fraude electoral en las elecciones de ese año (Megateca)

Ese fue su primer cargo  público de una ascendente carrera política que lo llevó a puestos  directivos en el PAN, a la regiduría de Mercados en la administración de la alcaldesa Ana Rosa Payán Cervera (1991-1994) y luego los alcaldes Luis Correa Mena y Xavier Abreu Sierra  lo nombraron director de la Central de Abastos, cargo que mantuvo durante 16 años hasta que se jubiló en 2007.

Le atribuyen la creación de la Comisión de Boxeo, cuyo reglamento fue la base para la norma estatal y también de la Comisión Taurina. Sus conocimientos sobre la ganadería, por su oficio, influyeron para que la alcaldesa Payán Cervera lo designara juez de plaza del coso de la avenida Reforma, encomienda  que desempeñó por nueve  años.

Apoyó al padre Kemp Lozano

Colaboró con el sacerdote  Raúl Ignacio Kemp Lozano en la rehabilitación de enfermos de alcoholismo y llevaba el mensaje y principios de la agrupación Alcohólicos Anónimos al reclusorio, a los círculos católicos y los grupos de A.A de la ciudad.

“Desde 1965 dejó el alcohol”, recordó su hijo Alejandro.

 “La primera reunión de A.A. a la que asistió fue en el Panteón Florido.  Era un ritual realizar las pláticas entre las tumbas como símbolo de que dejabas una mala vida y resurgía una nueva vida. Su primera sesión de A.A. la hizo por invitación de Joaquín Espinosa García,  quien era el administrador del panteón, y de su ayudante Locario Pech, quien era el sepulturero. De allí todo el resto de su vida no probó alcohol”, añadió.

Como todo panista de la vieja guardia en un régimen caciquil, don “Huacho” Poot sufrió persecución política y varias veces lo intentaron encarcelar; incluso, salvó con los otros integrantes del “escudo humano” al candidato a la gubernatura Correa Rachó y su esposa de una emboscada que prepararon sus adversarios políticos en Conkal para evitar que realicen una protesta por el fraude electoral.

2009: Homenaje luctuoso a Víctor Manuel Correa Rachó: Sara Mena Cámara viuda de Correa; el exalcalde Luis Correa Mena y el presidente municipal en funciones César Bojórquez Zapata (Megateca)

“En Conkal los encerraron en la plaza  principal y les tiraron piedras, dinamita y voladores que metían en tubos como si fuera una bazuca”, recordó "Chelón". “Me contaba que los ‘escudos humanos’ rodearon al candidato y a doña Sarita y en un grupo como de 15 personas los subieron a un camioncito como los de Sabritas y los sacaron del pueblo sanos y salvos".

“Mi padre apreció mucho a don Víctor Correa Rachó y a doña Sarita; daba la vida por ellos”, subrayó.

Tuvo amistad con panistas del nivel de Manuel “Maquío” Clouthier y Luis H. Álvarez, entre otras  figuras nacionales del  PAN. Fue Luis H. Álvarez quien pidió que lo incluyeran en la planilla de regidores con Ana Rosa Payán.    

“El penúltimo panista auténtico”

Don “Huacho” Poot fue el penúltimo panista auténtico de la viaja guardia, según consideró su hijo Alejandro. El último panista de esa época antidemocrática es  Juan Sauma Novelo, quien aún vive, y tuvo oportunidad de visitar en vida a su compañero de batalla política en su casa.

“Chelón” Poot Molina  contó otra anécdota que le narró su padre en sus tertulias familiares. En una ocasión un joyero le ofreció 300 mil pesos para que permitiera la apertura de varios locales en el mercado. Le pidió al empresario que acuda a la Tesorería Municipal que estaba bajo Palacio Municipal y cuando aquel llegó lo recibió junto con el tesorero Fernando Vega Carrillo y le dijo: “este señor vino a donar dinero para un volquete para Mérida”.

 Y el joyero no tuvo más opción de concretar la donación a la Tesorería y el Ayuntamiento compró el volquete para el servicio de la ciudad.

Su paso por la regiduría de Mercados significó una notable mejoría en la infraestructura de los mercados grande, tianguis y Lucas de Gálvez, según recordaron conocidos y antiguos colaboradores del panista fallecido.

Yucatán figura en ambicioso plan de 39 proyectos: uno es repetido