in

Piden “ajuste emergente”

Un dirigente transportista señala que el no aumentar las tarifas del pasaje en Yucatán podría afectar la calidad de este servicio urbano

Prevén afectación en la calidad del transporte urbano

Aunque el gobierno del Estado ya anunció que por el momento no aumentarán las tarifas del transporte urbano, Xavier Arturo Rodríguez Berzunza, presidente de la Alianza de Camioneros de Yucatán, insistió en que es necesario un “ajuste emergente” porque este problema generaría que la calidad del servicio se demerite.

El gobierno del Estado no autorizó que suba la tarifa de transporte público tanto en Mérida como en las rutas foráneas que cubren el interior de la entidad, como medida de apoyo a las familias yucatecas debido a la situación económica que se vive en el país.

En aquella ocasión el titular de la Coordinación Metropolitana del Estado, Aref Karam Espósitos, manifestó que el gobernador Mauricio Vila Dosal está consciente de los gastos que enfrentan las empresas del sector por los precios de las refacciones y el combustible. Pero hasta ahora no se ha determinado hacer algún ajuste o aumento al pasaje que afecte el bolsillo de los yucatecos.

Al respecto, Rodríguez Berzunza indicó que no se solicita algo que no se debe hacer. La situación que prevalece en el transportarte urbano se da por el combustible.

Según indicó, el precio del diésel está arriba de los 20 pesos y cada día ocasiona pérdidas a las empresas del ramo.

Por tanto, indicó que se necesita un “ajuste emergente”; la tarifa social no se modifica desde hace más de 14 años, apuntó.

“La situación de las tarifas es de emergencia, más de 1,200 familias dependen directamente de la Alianza de Camioneros, operadores, mecánicos, administrativos, inspectores…”, resaltó.

Rodríguez Berzunza dijo que ya se hicieron las solicitudes y el gobierno estatal tiene los estudios que las consultorías hicieron junto con la Federación sobre el costo operativo de las unidades de transporte.

También consideró que el problema es peor en la Alianza porque se metieron 100 camiones nuevos en los últimos dos años.

“Le hemos apostado a la modernidad en beneficio del usuario”, dijo.

Luego remarcó que siempre se ha trabajado “hombro con hombro” con el gobierno. Por ejemplo, el Situr “debe ser un proceso sustentable, empieza, va continuando para que durante los tiempos en que se hagan las inversiones se vaya viendo el resultado de la modernidad de este esquema de transporte”.

¿No sería un impacto negativo para el bolsillo de los ciudadanos, sobre todo quienes menos tienen, si se incrementan las tarifas?, preguntó el reportero.

El empresario admitió que es verdad. No obstante, criticó el por qué no se protesta cuando suben los precios del huevo, la leche y la carne.

“Ustedes comen también, ustedes son pueblo igual que nosotros. Todo sube y nadie levanta la voz. Nada más en el transporte. A mí no me regalan el diésel”.

Y mientras, esto puede generar que la calidad del servicio se demerite, dijo.

Entonces, ¿cuál es la exigencia al gobierno estatal?, se preguntó.

“Yo no hago exigencias. No confundas mis palabras. No son exigencias. Yo trabajo con el gobierno en una mesa de diálogo, estamos en espera de los resultados del actual gobierno”, concluyó.— Abraham Bote Tun

 

¿El ogro caprichoso?

La razón pura