in

Piense y hágase rico, una aspiración universal al alcance de todos

Todos hemos soñado alguna vez con ser millonarios. Es una aspiración universal tener los suficientes ingresos como para nunca más preocuparse del dinero y alcanzar la realización personal y el reconocimiento social.

La buena noticia es que la riqueza está al alcance de todos, sin importar nivel de estudios, edad, nacionalidad…La mala, que no basta con sólo quererla.

En su megafamoso libro “Piense y hágase rico”, Napoleon Hill nos revela los 13 pasos que llevan al triunfo, entendido como éxito económico, desde luego, pero sobre todo como logro de íntima satisfacción que permite el equilibrio personal. La obra, publicada en Estados Unidos en 1937, uno de los peores años de la Gran Depresión, inauguró el género de la literatura de superación personal o, como la conocemos ahora, de autoayuda y es considerada como la guía práctica de negocios más relevante del siglo XX.

La riqueza, idea central

La idea central de Hill es que la riqueza está al alcance de cualquiera, sin importar fracasos previos, enfermedades o defectos físicos, pero hay que desearla de tal manera que se convierta en una auténtica obsesión. Luego hay quehacer un compromiso, planificar formas y medios definidos para adquirirla y por último actuar y perseverar pese a los tropiezos.

El libro enseña el secreto de cómo ganar dinero, que el autor aprendió de Andrew Carnegie, considerado por Forbes como uno de los dos hombres más ricos de la historia. El principio fundamental es que “Todo logro, toda riqueza ganada tiene su principio en una idea”. Es decir, los pensamientos son cosas, por lo que hay que aprender a crear ideas útiles y a entender que todo aquello que la mente humana pueda concebir y creer puede alcanzarse.

Te puede interesar: Controlar las emociones, llave para abrir las puertas del éxito

Pero ¿qué hay del hombre que no tiene el tiempo ni la inclinación para estudiar el fracaso en busca del conocimiento que pueda conducirlo al éxito? ¿Dónde y cómo va a aprender el arte de convertir los fallos en escalones hacia la oportunidad? Ese es precisamente el objetivo del libro de Hill: cambiar nuestro enfoque, que debe reorientarse del fracaso al éxito.

El deseo, primer paso

Todo comienza, entonces, con un deseo ferviente y obsesivo que orienta la acción y que debe traducirse en un propósito inicial y preciso que nos permita aprovechar las oportunidades cuando éstas surjan. Por tanto, el deseo es el primer paso hacia la riqueza. No obstante, este deseo debe ser vehemente, palpitante y al mismo tiempo definido. No bastan las ganas y la esperanza, sino que debemos estar dispuestos a quemar todas nuestras naves y a apostar nuestro futuro a nuestra capacidad para conseguir lo que queremos.

Un deseo ardiente de ser y hacer es el punto inicial desde el que el soñador debe lanzarse. Pero los sueños no están hechos de indiferencia, pereza o falta de ambición. Recuerda que los que triunfan suelen tener un mal comienzo y que pasan por muchas dificultades antes de llegar. El cambio en las vidas de las personas de éxito suele surgir además en el momento de alguna crisis, a través de la cual les es presentado “su otro yo”.

La fe, segundo paso

En definitiva, no es lo mismo suspirar por algo que hallarse preparado para recibirlo. El estado mental inicial debe ser la convicción y no la mera esperanza o el anhelo. La mente abierta es esencial para creer, la cerrazón de ideas no inspira fe, ni coraje ni convicción. Precisamente esta fe, que consiste entre otras cosas en aceptar que no hay limitaciones para la mente, es el segundo paso hacia la riqueza.

Emociones positivas

La fe y el amor son las más poderosas emociones positivas. Es esencial que estimules tus emociones positivas como fuerzas dominantes de tu mente y quites importancia y elimines las emociones negativas.

Las batallas de la vida no siempre favorecen al hombre más fuerte o al más rápido, pero sí, tarde o temprano, al hombre que piensa que puede. La riqueza empieza a partir de una idea, la cantidad está limitada sólo por la persona en cuya mente esa idea se pone en movimiento. La fe elimina esas limitaciones.

La autogestión, tercer paso

La fe puede acrecentarse con reiteradas instrucciones al subconsciente a través de la autosugestión. Mediante la autosugestión convencemos al subconsciente de que crea que recibirá lo que pide. A su vez, el subconsciente nos devolverá esta creencia en forma de fe acompañada de planes precisos para lograr lo que deseamos.

Un plan preciso

Transmutar el deseo de riqueza en su equivalente monetario debes realizar los siguientes seis pasos: primero, determina la cantidad exacta de dinero que deseas. Segundo, determina con exactitud lo que te propones dar a cambio de ese dinero. En tercer lugar, establece un plazo determinado el que te propones poseer el dinero. A continuación, traza un plan preciso para llevar a cabo tu deseo y empieza de inmediato sin que importe si estás preparado o no. Quinto, escribe todo lo anterior. Finalmente, lee el escrito en voz alta dos veces al día, una antes de acostarte y otra al levantarse. Mientras lo lees, ve, siente y piénsate ya en posesión del dinero.

Conocimiento especializado, cuarto paso

Uno de los pasos más importantes hacia la riqueza es el conocimiento especializado, que se distingue del general, impartido en las universidades, en que está organizado e inteligentemente dirigido mediante planes prácticos de acción. A este respecto, recuerda que un hombre educado es el que ha cultivado sus facultades mentales hasta el punto de que puede adquirir cualquier cosa que se proponga sin violar los derechos de los demás.

El conocimiento no atraerá el dinero, a menos que esté organizado e inteligentemente dirigido mediante planes prácticos de acción, para el objetivo preciso de la acumulación de dinero. ¿Cómo podemos obtener conocimientos? Las fuentes de información más importantes, además de la propia experiencia y formación, son las disponibles a través de la cooperación de otras personas, las escuelas y universidades, las bibliotecas y los cursos especializados nocturnos o a distancia.

También puedes leer: Tras un asesino que amenaza a los yucatecos

Este último elemento es especialmente importante para quienes buscan conocimientos especializados porque entre otras cosas fomenta la autodisciplina y es la mejor forma de entrenar la decisión, la puntualidad y el hábito de terminar lo que se empieza. Estas cualidades son las que constituyen el liderazgo.

Detrás de todas las ideas hay conocimientos especializados. La capacidad entraña imaginación, cualidad necesaria para combinar los conocimientos especializados con las ideas en forma de planes organizados, pensados para alcanzar la riqueza.

La imaginación, quinto paso

La imaginación es el taller donde se plasman todos los planes del hombre. Al impulso, al deseo, se les da forma, perfil y acción mediante la ayuda de la imaginación.

Las ideas son el punto inicial de todas las fortunas y las ideas son productos de la imaginación.

La riqueza, cuando aparece en grandes cantidades, nunca es sólo como resultado del trabajo duro. Cuando aparece, la riqueza es el resultado de exigencias definidas, basadas en la aplicación de planes definidos, y nunca se debe a la suerte ni al azar.

Planificación organizada, sexto paso

Si el primer plan que adoptas no funciona con éxito, cámbialo por uno nuevo. Si este nuevo plan tampoco funciona, vuelve a cambiarlo por otro, y así sucesivamente hasta que encuentres un plan que dé resultado.

Un fracaso temporal no es igual que un fracaso permanente. Un fracaso indica sólo que los planes no eran buenos. Prepara otros.

Tienes que conocer tus propias debilidades para poder superarlas o eliminarlas por completo. Debes conocer tu fuerza para poder llamar la atención sobre ella cuando vendastus servicios.

Sin un cerebro que lo controle, el dinero es siempre peligroso. Si se utiliza en la forma apropiada, es el elemento esencial más importante de la civilización.Solo hay un método seguro de acumular riquezas y de aferrarse a ellas, y ese método es prestar servicios útiles y seguir creando necesidades ficticias.

Decisión, séptimo paso

Las personas que no logran acumular dinero tienen, sin excepción, el hábito de tomar decisiones, si es que las toman, de modo muy lento, y de cambiar esas mismas decisiones con rapidez y a menudo.

Si te dejas influir por las opiniones cuando se trata de tomar decisiones, no tendrás éxito en ninguna empresa y mucho menos en la de transformar tu propio deseo en dinero.

Quienes toman decisiones con rapidez y de un modo definitivo saben muy bien lo que quieren, en general lo consiguen.

Perseverancia, octavo paso

La perseverancia es un factor esencial para el procedimiento de transformar el deseo en su equivalente monetario. El fundamento de la perseverancia es la fuerza de voluntad.

Son las personas cuyos deseos se aplican de un modo perseverante los que al final transforman la derrota en victoria. La gente se niega a correr riesgos en los negocios porque temen a la crítica que se les haría si fracasaran. En tales casos, el temor a la crítica es mucho más fuerte que el deseo de alcanzar el éxito.

La única casualidad en la que se puede confiar es aquella que uno ha sabido labrarse a sí mismo. Y eso es algo que se alcanza mediante la aplicación de la perseverancia.

En resumen, no tires la toalla nunca, ni siquiera cuando las cosas se ponen muy feas y parece que no hay luz al final del túnel. Si crees en algo vas por ello con todas tus ganas. Lucha por lo que quieres y esfuérzate para alcanzar tu objetivo. Nada es resultado de la suerte.

El poder del trabajo en equipo, noveno paso

Una vez que has pasado de lo abstracto, el deseo, a lo concreto gracias a la imaginación, debes trazar tu plan práctico de acción. Y para ello debes comenzar a organizar, lo que conlleva la formación de grupos de trabajo y la puesta en práctica del principio del trabajo en equipo. Nadie tiene suficiente experiencia, formación, capacidad innata y conocimientos para acumular una fortuna sin la cooperación de otras personas.

Napoleon Hill nos quita la carga de tener que saber de todo y nos invita a rodearnos de pernos que dispongan de esa información para ayudarnos. Al final, todos somos la suma de las cinco personas con las que más nos relacionamos.

Por consiguiente, el trabajo en equipo te dará el poder necesario para transformar tus planes en acción. El trabajo en equipo es un paso hacia la riqueza porque actúa como fuente impulsora de tus planes. Además, dado que no todos los conocimientos están disponibles a través de la experiencia acumulada, el trabajo en equipo te permitirá acceder a otra fuente de conocimiento, la experimentación e investigación. El trabajo en equipo podría definirse como coordinación de conocimiento y esfuerzo, en espíritu de armonía, entre dos o más personas para el logro de un objetivo definido.

El misterio de la trasmutación, 10° paso

El deseo sexual es el más poderoso de los deseos humanos. Cuando los hombres se ven impulsados por él, desarrollan agudeza de imaginación, valor, fuerza de voluntad, perseverancia y habilidad creativa desconocidos para ellos en otras ocasiones.

Los hombres que han acumulado grandes fortunas y alcanzado un reconocimiento destacado en la literatura, el arte, la industria, la arquitectura y las profesiones, fueron motivados por la influencia de una mujer.

La sexualidad es la energía creativa de todos los genios. Nunca ha existido, ni existirá, un gran líder, constructor o artista al que le falte esa fuerza impulsora del sexo.

El subconsciente, 11° paso

Cualquiera puede desear riquezas, y la mayoría de la gente las desea, pero sólo unos pocos saben que los únicos medios fiables de acumular riquezas son mediante un plan definido, además de un ardiente deseo de alcanzar la riqueza.

El subconsciente es más susceptible de verse influido por impulsos de pensamiento cuando éstos se hallan mezclados con un sentimiento o una emoción, que cuando se originan sólo en la parte razonadora de la mente.

Nuestra responsabilidad consiste en asegurarnos de que las emociones positivas constituyan la influencia dominante de nuestra mente. Adquiera el hábito de aplicar y utilizar las emociones negativas.

El cerebro, 12° paso

A veces, los hombres hablan con ligereza de lo intangible, de las cosas que no pueden percibir a través de ninguno de sus cinco sentidos. Y cuando los oímos hablar, debemos recordar que todos nosotros nos hallamos controlados por fuerzas que son invisibles e intangibles.

Cuando el cerebro funciona a una velocidad rápida, no sólo atrae pensamientos e ideas emitidas por otros cerebros, sino que proporciona a los propios pensamientos ese mismo sentimiento, que es esencial para que el subconsciente capte los pensamientos y actúe sobre ellos.

El sexto sentido, 13° paso

La comprensión de lo que el sexto sentido es sólo se logra por medio de la meditación y del desarrollo mental desde dentro. Con su ayuda, serás advertido de todo peligro inminente con bastante tiempo para evitarlo, y se notificarán las oportunidades con la suficiente antelación para que las aproveches.

Los seis fantasmas del temor

El último tramo del libro está dedicado a advertir sobre los seis miedos básicos, aquellos que todo ser humano sufre en una u otra ocasión, ya sea por cada uno de ellos o en una combinación de los mismos. Son: el miedo a la pobreza, a la crítica, a la enfermedad, a la pérdida de amor, a la vejez, a la muerte.

Los temores no son más que estados de la mente. El estado de la mente de la cual se halla sometido a control y dirección.

El control mental es el resultado de la autodisciplina y el hábito. O usted controla su mente, o ésta le controla a usted. El método más práctico de todos para controlar la propia mente es el hábito de mantenerla ocupada con un propósito definido, apoyado por un plan definido.

Síguenos en Google Noticias

Reviven video de Luis Miguel llorando inconsolable en pleno escenario

Ubican alrededor de 50 disparos y una granada en ataque a hotel en Puerto Juárez