in ,

Plan ecológico contra el calor

Turistas se protegen del fuerte sol en el Centro. La Semarnat aplicará un plan contra el calor

Llegaría a Mérida un programa de huertos urbanos

Mérida sería la segunda urbe en la que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales desarrollará un programa para establecer huertos urbanos, como espacios que ayuden a amortiguar los impactos de calor generados por la cubierta asfáltica y las construcciones de concreto y cristal de las grandes ciudades.

La Semarnat, en coordinación con la Secretaría de Educación, Investigación, Tecnología e Innovación de Ciudad de México (Sectei), y la Secretaría de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes de Ciudad de México (SEPI), instalará el primer huerto urbano en los Viveros de Coyoacán.

Este modelo será replicado en todo el país, el siguiente programa se aplicará en la capital yucateca, se indica en un comunicado.

Coral Rojas, responsable del área de Agroecología de la Semarnat, explicó que el crecimiento urbano propicia la disminución de las áreas verdes, lo que genera un problema que afecta salud y bienestar de los habitantes; por ejemplo, “islas de calor” y reducción en los niveles de los acuíferos debido a que el agua se expulsa por los desagües en lugar de infiltrarse.

Los huertos urbanos cumplen importantes funciones ambientales, sociales, culturales y económicas. Son un modelo que generan condiciones favorables para amortiguar los cambios bruscos de temperatura, dar refugio a especies nativas, capturar carbono, cosechar agua, reciclar materia orgánica y disminuir el uso de energía fósil para la producción y transporte de alimentos.

Además, en un huerto urbano agroecológico la población conoce y reflexiona sobre los procesos de la naturaleza y se convierte en un agente crítico que promueve modos de vida más sustentables.

En Coyoacán en una superficie de 3,600 metros cuadrados se cultivarán alimentos variados, milpa tradicional con asociaciones de maíz, frijol enredador y calabaza. En camas biointensivas se producirá gran diversidad de alimentos, chícharos, ejotes, coles, brócolis, jitomate, acelgas, espinacas, zanahorias y betabeles, además de lechugas, rábanos, cebollas, chiles y papas.

También se cultivarán vegetales que han ido perdiendo demanda entre la población, como los quelites, malvas, verdolagas, quintoniles, alaches, pipicha, pápalo.

Se pretende promover el cultivo de las dalias comestibles, muy usadas en la cocina prehispánica y ahora prácticamente en desuso en la gastronomía. Se cultivarán, asimismo, plantas aromáticas como el tomillo y el orégano, y se promoverá el uso y producción de semillas campesinas.

Coral Rojas recomendó ampliamente a los urbanitas emprender huertos citadinos bajo los principios agroecológicos, en cualquier área, ya sea en espacios de un metro cuadrado, en un balcón o azotea. “De esta manera, la población puede generar alimentos de autoconsumo o para venta e intercambio, con lo que generan ingresos y se abona a la soberanía alimentaria local”.

Cabe recordar que la Semarnat a cargo de Víctor M. Toledo ha puesto en marcha un programa de agroecología basado en los ejes de capacitación ambiental y desarrollo sustentable, para establecer relaciones armónicas y de convivencia respetuosa con la naturaleza, política que cobra mayor importancia ante la actual situación de salud derivada de la alimentación con productos industrializados, que agudiza la emergencia sanitaria.

“No se equivoque”, exige el PRI a Vila

Eliminar Fidecine es indignante, la queja de Del Toro