in

Polémica en el HRAE

Alfredo Medina Ocampo (derecha) al ser presentado como director general del HRAE el 22 de febrero

Reviven líos con el regreso de un exjefe del IMSS

Los recientes cambios en la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) han tenido repercusión, de manera indirecta, en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy).

En principio, el doctor Pedro Armando Marín Campos regresó la semana pasada al Hraepy como jefe del Departamento de Radiología, después de ser relevado como delegado del IMSS por Carlos Sánchez-Armas Alvelais.

Su retorno reavivó antiguos problemas en el hospital de Altabrisa que involucran al director general de éste, Alfredo Jesús Medina Ocampo, y que incluso ya derivaron en el despido de una persona cercana al exdelegado del Seguro Social.

De acuerdo con fuentes del nosocomio y documentos a los que tuvieron acceso reporteros de este periódico, la situación es la siguiente:

—Pedro Marín asumió la delegación del IMSS a principios de febrero pasado. Semanas después Medina Ocampo fue designado director general del Hraepy.

—El doctor Medina comenzó sus nuevas funciones en condiciones irregulares. No solicitó licencia al IMSS al tomar posesión —tiene el 16 de abril de 1991 como fecha de ingreso al instituto— y cobró por lo menos dos quincenas paralelas en las dos instituciones.

—El director del hospital no se separó inmediatamente de su cargo en el IMSS porque, según nuestras fuentes, le restaba breve tiempo para tener derecho a la jubilación y, con la ayuda del entonces delegado Pedro Marín, prefirió dejar correr el tiempo. Sin embargo, al trascender esa irregularidad tuvo que solicitar la licencia y el plazo de su jubilación queda en suspenso.

—Esta artimaña quedó al descubierto con la respuesta que ofreció el IMSS el 4 de abril pasado ante una solicitud de información. Hasta esa fecha Medina Ocampo tenía situación laboral de “activo, con período vacacional del 1 al 14 de marzo del presente”, y con jornada laboral “de ocho horas”, en horario matutino, que incluye 1.5 horas para “preparación de actividades docentes e investigación”, según se lee en el documento.

—Esto significa que tenía “actividad” laboral de ocho horas en el IMSS en un horario en el que también ejercía la dirección del Hraepy.

—Por si fuera poco, en las mismas fechas Medina Ocampo tenía un contrato de prestación de servicios profesionales con la Secretaría de Salud del Estado, adscrito al Hospital O’Horán.

—Según un documento de la dependencia estatal fechado el 3 de abril, en respuesta a otra solicitud de información, el contrato tiene vigencia desde el 1 de enero de este año y el funcionario involucrado no cuenta con una jornada y un horario establecido “en virtud del tipo de contrato firmado”.

—Aparentemente como pago de favores, el 16 de abril de este mismo año Alfredo Medina contrató a Ileana Patricia Gamboa Cetina, exesposa de Pedro Marín, como jefa de departamento en área de enfermería cuando su preparación es de psicóloga. Según un documento oficial, su puesto es de confianza.

—También se contrató a Ivette Marín Gamboa, hija del exdelegado del IMSS y de Ileana Patricia Gamboa, en otro cargo de confianza con clave Apoyo A-2.

—Aún más, Mishell Álvarez Quintal, hijastra de Marín Campos, recibió una base de lavandería, pero se desempeñaba en atención al público. Fue cesada la semana pasada luego de múltiples quejas, incluso del sindicato, por maltrato a usuarios.— ÁNGEL NOH ESTRADA

El Hospital Regional de Alta Especialidad ¿Pago de favores?

Al llegar Alfredo Medina a la dirección del nosocomio se hicieron más contrataciones.

Puestos para familiares

Entre las más notorias estuvieron las de tres familiares del entonces delegado del IMSS en Yucatán, Pedro Armando Marín Campos, quien antes de ir a la delegación se desempeñaba como jefe de Radiología del HRAE.

Los nombres

Esas contrataciones correspondieron a Ileana Patricia Gamboa Cetina, Ivette Marín Gamboa y Mishell Álvarez Quintal. La primera es exesposa, la segunda es hija y la tercera es hijastra de Marín Campos.

Ya se fue una

Mishell Álvarez fue dada de baja hace unos días por una serie de quejas de usuarios que llegaron al Órgano Interno de Control del hospital. Tenía oficialmente una base de lavandería, pero en realidad se desempeñaba en tareas de atención al público.

Puesto inexistente

La base de lavandería no existe. El servicio de lavado es subrogado, según nuestras fuentes.

Ya se alista el Buen Fin en Yucatán: más de 8 mil comercios participantes

Culiacán no será otro Ayotzinapa, promete el fiscal Gertz Manero