in ,

Analista augura un trato cordial a México de Biden

Comensales de un restaurante ven por televisión la toma de posesión de Joe Biden como presidente de EE.UU. Un politólogo augura una relación más cordial con México

''Apretará las tuercas''

 

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tendrá un trato más humano y empático con la región centroamericana por cuestiones de la migración y una cordial civilidad política con México, considera el profesor en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Modelo, Juan Pablo Galicia Nahuatt.

Pero no descarta que el estilo clásico del presidente Biden, quien anteayer asumió la presidencia de Estados Unidos, y el estilo nacionalista del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador puedan chocar en esta nueva relación política, comercial y económica entre ambas naciones.

Entrevistado sobre la toma de posesión del político demócrata como presidente número 46 de Estados Unidos, el profesor Galicia Nahuatt recuerda que en sus discursos, el nuevo presidente estadounidense habló de restablecer las alianzas que tiene su país con sus antiguos socios del mundo y que el expresidente Donald Trump trató de dinamitar.

En este contexto, le parece que en un primer momento Biden incluirá a México y Centroamérica en su plan de restitución de relaciones, no en el aspecto militar como está acostumbrado ese país, pero sí en una alianza estratégica en materia migratoria, política y económica para que estas dos regiones continúen con la vigilancia de sus fronteras.

Por ello cree que cuando sea oportuno, Biden restablecerá la alianza con México y los países centroamericanos que expulsan muchos migrantes, para mejorar económicamente y los servicios de salud en el llamado triángulo norte-centroamericano.

Se verá un trato más humano y empático en esas fronteras, desaparecerán las imágenes de niños migrantes enjaulados como se vio en la administración de Trump, a una policía menos cruel, lo que significa un cambio en la relación con esa región.

A cambio, dice el politólogo modelista, Estados Unidos exigirá a estas dos regiones que mejoren sus protocolos de seguridad transfronteriza, que haya mayor y mejor cooperación con las agencias de investigación de Estados Unidos por parte de México y Centroamérica, que mantengan disponibles sus bases de datos para los agentes norteamericanos, que haya mayor transición de energía limpias y mayor exigencia a México de que cumpla la homologación de salarios que establece el T-MEC. Allí considera el profesor que Biden apretará las tuercas a nuestro país.

Con la administración de Donald Trump el saldo con México “es que nos fue bien” porque Estados Unidos no declaró la guerra al país en momentos críticos.

Pero, abunda, el saldo real fue muy malo porque, según los datos históricos de los cuatro años del período de Trump, la migración disminuyó por el temor de la personalidad antimexicana del presidente saliente, y la militarización forzada de la frontera sur mexicana en estos dos primeros años de López Obrador para evitar que el problema de las caravanas migratorias se conviertan un problema difícil para Estados Unidos.

En la parte económica, México perdió el Tlcam y logró firmar el T-MEC, pero en condiciones más estrictas para la economía mexicana. Ese acuerdo establece la homologación de sueldos en la frontera de México y Estados Unidos, la apertura sindical que pueden ser cuestiones positivas a largo plazo, pero son cambios que generarán incertidumbre y mayor influencia de ese país que ya se ve y siente.

Por ejemplo, el cambio de divisas en 2016 era 12 a 13 pesos y hoy es de 21 y 22 pesos, una revalorización a más del doble. Y no es por la macroeconomía del país, sino por la política de Trump que hizo que muchos inversionistas sabiendo de su postura antimexicana no inviertan en México y hasta sacaran sus inversiones en pesos mexicanos, eso produjo que el dólar valga el doble.

López Obrador no reconoció a primera el triunfo electoral de Joe Biden y ahora su gobierno quiere enjuiciar a la DEA por el caso del general Salvador Cienfuegos, quien estuvo preso en Estados Unidos por presunto vínculo con el narcotráfico y fue liberado en México.

De continuar esta postura y relaciones puede repercutir en las relaciones diplomáticas y de colaboración entre ambos países.

“Si sigue este tipo de relaciones puede provocar que Biden sea más estricto con México”, advierte el politólogo. “Estábamos acostumbrados a esperar el desplante de Trump, ahora son más los desplantes de AMLO contra Estados Unidos. Su narrativa de corte nacionalista y la del presidente Biden de corte clásico sí tendrán una notoria diferencia en la relación diplomática”.

“El nacionalismo de AMLO marcará una raya y no aceptará una relación de intervencionismo, por fin, López Obrador tendrá la oportunidad de plantar una cara a Estados Unidos, pero puede ocasionar que sea más estricto y tenga una relación más incómoda con Biden”.

“Siento que sí puede perjudicar las relaciones bilaterales. Biden al ser un presidente demócrata muy probablemente seguirá el estilo clásico, el de Trump fue anómalo, pero con el nuevo presidente regresará el manualito y una cosa que exigirá será la cooperación con las agencias de investigación”, comenta.

“Decir que México está decepcionado de Estados Unidos porque la DEA fabricó un expediente al general Cienfuegos es una afrenta. Leí en muchos medios de comunicación que se interpretó como una ruptura de AMLO con Trump, pero sabemos que las agencias de investigación como la CIA, FBI y la DEA no suelen tener cambios drásticos, cambian las cabezas, pero la burocracia y los agentes que arman las investigaciones siempre permanecen”.

“No hay un cambio en la estructura de fondo y decir que la DEA hizo un mal trabajo y que quiere llevarlos a juicio es riesgoso para las relaciones bilaterales”.

¿Podrían chocar estos dos estilos de gobernar?, se le pregunta al académico.

“Como apenas está llegando Biden al poder es lógico que atienda las prioridades como la pandemia, la seguridad en la OTAN, la cuestión económica con China, pero sí hay que estar pendiente del primer mensaje dedicado a su relación con México, habría que ver si le dedica un mensaje a México en exclusiva, o lo mete en el saco de Centroamérica y de Latinoamérica en general”.

“Me parece que ese acercamiento marcará la pauta de cómo le extenderá la mano a México en la administración de López Obrador y ver la respuesta a los ataques a su país. Vamos a medir el temperamento de ambos mandatarios, si habrá choque o trato institucional cordial. Así como están planteadas las condiciones y están dadas los dos estilos, puede darse un choque político”.

Contraste

“Biden es más clásico y AMLO quiere marcar la distancia ante cualquier intervencionismo, en esta narrativa de que quiere ser un presidente transformador, creo que considera que es el mejor momento de plantarse a Estados Unidos, que él no es como los otros presidentes mexicanos que solían ser condescendientes, colaboracionistas, dadivosos y eso lo aprovechará para marcar esa distancia aunque cueste un poco de incomodidad en la relación bilateral”.— Joaquín Chan Caamal

 

Relación Bilateral

“Siento que Biden va a tener bien medido el escenario con AMLO”, dijo Juan Pablo Galicia.

Desplantes

“Sabe que le puede hacer desplantes, si se llegara a dar, no parece que el presidente estadounidense aproveche este desplante para empeorar la relación bilateral”, enfatizó.

Cordialidad

“Biden seguro tratará de mantener la cordialidad, de tener estos gestos de civilidad política, no quiere decir que vaya a ser más estricto, sí me parece que la civilidad política cordial estará del lado del presidente de Estados Unidos”, apuntó. Sobre otro de los proyectos de Trump, la construcción del muro en la frontera con México, cree que no continuará y pondrá punto final a la promesa política del expresidente.

 

Chofer municipal daña 2 vehículos

Migrantes tienen la fe puesta en el gobierno de Joe Biden