in

Por la “joya de la corona”

El Palacio Municipal en el festejo del aniversario de Mérida. Un analista comparte su opinión sobre los posibles candidatos a la alcaldía

Analizan posibles candidatos a al alcaldía meridana

El sociólogo Luis Ramírez Carrillo, investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán, realiza un análisis a fondo de los probables candidatos a la presidencia municipal de Mérida, considerada “la joya de la corona” de la elección del 6 de junio de 2021, y de las posibles alianzas partidistas en Yucatán.

Piensa que la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco, quien ya tomó el control del partido Movimiento Ciudadano en Yucatán, no tendrá mucho peso en las campañas en el ámbito local porque es pequeño el grupo de gente que la apoya, generalmente por medio de sus exempleados y amigos. Incluso, cree que Ivonne Ortega hasta se debería de alejar de la política local, “calladita se vería más bonita”.

“No va a perder oportunidad de tener protagonismo, pero no creo que en términos electorales sea un activo importante”, consideró. “La elección no solo es Mérida, es probable que su labor se centre en ciertos distritos y municipios donde piensa que puede colocar a sus simpatizantes. Creo que tendrá una intervención focalizada exclusivamente donde MC pueda tener un candidato ganador y donde el panismo tenga mayor peso se va a excluir”.

El investigador dice que si Movimiento Ciudadano y el PAN logran continuar con su alianza de la elección pasada, le gustaría ver y no se lo perdería si Ivonne Ortega haría campaña o pronunciaría discursos a favor de algún candidato panista, sería inédito.

El domingo 6 pasado publicamos que a seis meses de las próximas elecciones en Yucatán los aspirantes a la candidatura por la presidencia municipal de Mérida y los partidos políticos empezaron a sondear la aceptación ciudadana de quienes serían sus cartas fuertes en la gran batalla política por Mérida.

Se menciona a Renán Barrera Concha, Cecilia Patrón Laviada, Raúl Paz Alonzo, por el PAN; Jorge Carlos Ramírez Marín, PRI; Mario Alejandro Cuevas Mena, PRD; y Oscar Brito Zapata, de Morena.

Bajo reserva

Con la aclaración del doctor que sus opiniones son a reserva de que sus partidos los elijan o puedan surgir otros aspirantes, se referirá a los nombres que publicó el Diario.

De los seis aspirantes, en su opinión, el que mayor fortaleza demuestra es Renán Barrera, actual presidente municipal de Mérida. Es un muy buen producto político, buen candidato por varias razones y en estos dos años y medio de su ejercicio municipal demuestra un gran interés por la ciudadanía, tiene un trabajo bastante efectivo, practica la transparencia en su administración, y enfrenta problemas y retos con habilidad política.

En esta pandemia sale con bastante éxito en términos económicos y sociales, tiene menos escándalos y reclamos políticos porque quien maneja las estrategias es el gobierno del estado.

Gestión

Renán realiza un buen papel en la presidencia, tiene más cancha, más estrategias y conserva su capital político.

La evaluación a su administración es positiva, entonces sería el candidato más efectivo del PAN. Su habilidad política, la falta de apoyo del gobierno federal a la capital yucateca y el manejo de la pandemia por parte del estado no tiene costo social ni político para él porque no está en sus manos atender este problema de salud. Y si en cambio, contribuye a su prevención y el bache más difícil, las inundaciones que no fue su culpa, lo atendió con prontitud y con apoyos a los damnificados, por lo que cree su capital político hasta creció.

“Renán tiene imagen positiva, conciliadora, tiene más elementos positivos que negativos, es buen administrador y eso lo encamina como el mejor candidato”, dijo el analista.

“Podría pensarse que hay un elemento de duda en la política interna del PAN, quizá el gobernador (Mauricio Vila Dosal) pensaría en poner a otro candidato, en especial a Cecilia, que es una muy buena diputada, como mujer tiene buena imagen, pero frente a Renán le faltaría el tamaño político y la cancha administrativa que aquel ha recorrido. Me parece que en estos momentos, si el PAN quiere ganar la presidencia tiene que inclinarse por Renán. Falta ver que el gobernador evalúe si quiere imponer su voluntad para perder o si quiere ganar y esta última oportunidad la ofrece Renán Barrera.

Sobre Jorge Carlos Ramírez dice que no está muy seguro que el PRI lo elija como su candidato, aunque definitivamente es el mejor candidato de ese partido por su experiencia política, tiene mucho horizonte, por su imagen política que es más fuerte que cualquier otro aspirante a la vista, tiene forma de obtener dinero para la campaña. En términos de campaña electoral el actual senador aprendió mucho en el plano nacional porque ya organizó elecciones a gubernaturas, es un expertis en mítines y arengas, sabe hacer campaña y en su opinión, sería el mejor candidato del PRI para Mérida.

Incluso, mantiene viva su red ciudadana de apoyo en Mérida y tendría más apoyo ciudadano que partidista. Sin embargo, aparentemente Ramírez Marín tiene en contra a su propio partido o algunos grupos opositores a su candidatura, no es el caso de Renán quien no cree que sea su propio partido quien lo obstaculice, pues tiene cercanía con el gobernador y apoyo de grandes sectores.

El analista considera que quizá un sector del PAN pediría que Cecilia sea la candidata o apoyen a Raúl Paz, pero sería dividir un poco a la gente, por lo que cree que se impondrá la sensatez tienen que reconocer que el candidato más fuerte en estos momentos es Renán.

En el PRI, lo que opera en contra de Jorge Carlos es la propia gente de su partido que no quiere que él sea el candidato porque también sería dar un paso hacía su ruta a la candidatura a la gubernatura en tres años. La gran incógnita del PRI es si sacará a su mejor candidato o va con otras personas de menos peso político.

La designación de los candidatos más fuertes del PAN y del PRI sería la contienda más lógica en Mérida porque ambos son muy buenos candidatos. Si no pasa nada extraordinario en esos dos partidos y meten a Jorge Carlos como candidato daría una gran batalla, pero ve difícil que pueda superar al PAN en la votación de esta elección.

De Mario Alejandro Cuevas no cree que levante mayor cosa porque el PRD es una franquicia familiar, es un partido de un pequeño grupo, por lo tanto podría dar un poco de batalla, pero no le ve un perfil ganador del perredista.

Morenistas

Morena es una incógnita, debe levantar un porcentaje alto en la votación porque quedan grupos fundamentalistas, casi fanáticos por AMLO y ese tufo mediático puede generar votos que lo coloquen como tercera fuerza política de Yucatán, pero no tendría éxito en Mérida porque no tienen un candidato fuerte.

La cosa cambiaría si Morena impulsa un candidato ciudadano conocido y respetado en la sociedad.

“No creo que en Mérida levante Morena porque así como su apóstol ha generado admiración y discípulos, su política le ha hecho perder un porcentaje muy importante de la clase media. Los de este nivel social que votaron por AMLO por su simpatía o porque creyeron que gobernaría bien, no cree que voten de nuevo por Morena. En ese sentido no ganará la presidencia municipal porque ya disminuyó la confianza y la atracción por AMLO.

La mayoría no va a votar por Oscar Brito, ni por Fernando Xacur o el candidato que pongan por el desencanto, pero colocaría a Morena como la tercera fuerza en Yucatán.

El doctor Ramírez Carrillo señala que el PAN tiene que cerrar filas y entender que debe mandar a su mejor carta, mientras que en el PRI le entra la duda si tendrán la madurez suficiente para tener una buena batalla con Jorge Carlos o se impondrán las fobias contra el senador porque sospecha que hay priistas que preferirían que gane el PAN para no jugársela con Jorge Carlos. Incluso, serían capaces de postular a un candidato aunque pierda con tal de que no gane Jorge Carlos porque saben que más que la alcaldía de Mérida, lo que está en juego es la futura candidatura a la gubernatura.

PAN y PRI saben que lo que está en juego es la gubernatura y quien gane Mérida será el candidato más fuerte en tres años porque la política de AMLO seguirá empeorando por la mala situación de la economía y la pandemia y el desprestigio de Morena continuará.

Respecto a las alianzas, dice que todavía se están cocinando y no ve imposible que MC y el PAN ratifiquen su alianza, sería natural porque ya trabajaron juntos en la elección pasada. MC es un núcleo fuerte porque lo empujaron expanistas, eran compañeros de ruta hasta que llegó Ivonne Ortega y ahora el analista no ve un panorama muy claro.

La alianza debería de continuar en la medida que los mandos locales lleguen a acuerdos en las candidaturas. MC no podrá competir sólo y lo más probable es que alianza con el PAN se ratifique. Si eso ocurriera, dice, sería divertido ver si Ivonne hará campaña por un panista. “Quiero ver a Ivonne apoyando y echando porras a los panista y también si va a criticar al PRI”, indicó.— Joaquín Chan Caamal

Alianza Dificultad entre partidos

Más de las opiniones de Luis Ramírez Carrillo sobre los posibles candidatos a la alcaldía de Mérida.

PRI-Morena

El investigador de la Uady ve muy difícil una posible alianza entre Morena y el PRI en Yucatán porque si el PRI postula a Jorge Carlos no la habría, pero si es otro candidato, a lo mejor se podría concretar, pero perdería en Mérida.

Cuarteado

“El PRI local esta cuarteado, está muy dividido y una alianza con Morena sería incómoda para los priistas conservadores porque ven al partido del presidente López Obrador como un gran enemigo y para los morenistas sería el fin porque los fundamentalistas de ese partido no lo tolerarían”, consideró.

Reviven tragedia: permisos de venta de pirotecnia son blanco de críticas