in

Preocupa el proyecto del Tren Maya

Rogelio Jiménez Pons

Alertan de daños ambientales por megaproyectos

Megaproyectos inmobiliarios y turísticos en la península de Yucatán están causando fuerte deterioro al medio ambiente, alertó el director del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (Ccmss), Sergio Madrid, quien también criticó el futuro Tren Maya.

Este organismo presentó una herramienta de visualización cartográfica en línea que permite observar la interacción de los proyectos con los ecosistemas de la región y constatar sus “nefastas consecuencias medioambientales”.

Entrevistado por EFE, Madrid alertó del avance paulatino de los proyectos sobre los ecosistemas y territorios habitados por indígenas y campesinos mayas de la región.

Estos proyectos fomentan el fin del sector rural en la península y ponen en aprietos la permanencia de las mencionadas comunidades indígenas, indicó.

Madrid dijo que con la herramienta presentada el jueves pasado esperan “ayudar a investigadores, activistas y comunidades campesinas e indígenas a fortalecer su defensa del territorio”.

En la presentación estuvieron presentes representantes de las distintas comunidades que viven en las zonas naturales de la península y que reclaman que se ponga fin a la destrucción de su forma de vida.

Al hablar del Tren Maya, uno de los principales proyectos de infraestructura del presidente Andrés Manuel López Obrador para el sureste, voceros de distintas comunidades denunciaron que el proyecto del ferrocarril sigue “el mismo proceso” que los grandes proyectos impulsados anteriormente, con “un modelo de desarrollo basado en el despojo”.

“Diferentes proyectos despojan a nuestros pueblos no solo de los territorios y de los recursos naturales, sino también de nuestras propias identidades como pueblos originarios”, dijo Ángel Sulub, un hombre maya del Centro Comunitario U Kuuchil K Chibalom, en Carrillo Puerto, Quintana Roo.

La herramienta diseñada por el Ccmss y la organización Geocomunes permite ver cómo la explotación de la naturaleza ha ido transitando en los últimos 30 años de un sector a otro.

Cuando la inversión en un sector deja de ser rentable, el capital transita hacia otros sectores.

Así ocurrió cuando, a raíz de la crisis del sector agrícola, las inversiones se recondujeron hacia el turismo y a la agroindustria de la soja transgénica, el sorgo y a la palma aceitera.

El sector energético también ha explotado parte de los recursos naturales de la península a raíz de la reforma energética impulsada en 2013 por el expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

“Los megaproyectos eólicos y fotovoltaicos han llegado a instalarse en las tierras de propiedad ejidal, ocupan miles de hectáreas para la generación industrial de energía. El territorio donde se han empezado a construir es maya, es nuestro”, denunció Pedro Uc, vecino de Buctzotz, Yucatán.

Asimismo, lamentó que, “con la llegada de estas actividades a las que llaman desarrollo”, su propia tierra les sea arrebatada.

“Nos engañan, nos acosa la inseguridad y nos persigue la pérdida de nuestra lengua y cultura”, concluyó.

 

Cartón de Tony: EL ESTADO ES ÉL

Retoman tradicional juego maya