in ,

Presentan en la Filey un libro del Dr. Luis Várguez

“Bienestar subjetivo en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El caso de Yucatán"

Entre el deber y la fe

Un sentido equilibrado entre el deber laboral y la fe, en el que la autosuficiencia juega un papel relevante, es una de las características que identifica a los integrantes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

De acuerdo con el doctor Luis Várguez Pasos, catedrático investigador de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Uady, los seguidores de esta doctrina, llamados mormones, buscan un contrapeso, una armonía para que a partir del bienestar de las necesidades materiales se llegue a la satisfacción de los requerimientos religiosos que demandan sus creencias.

El sociólogo, adscrito a la Coordinación de Antropología Social del plantel universitario, presentará este domingo 24, en el colofón de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey) su obra “Bienestar subjetivo en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El caso de Yucatán”, secuela de un primer libro sobre los mormones en el que ofrece, con una mirada analítica social, algunos conceptos sobre el trabajo, religión y bienestar social, de esta religión.

Editado por la Uady, el nuevo libro de Várguez Pasos se podría decir que marca un apartado más del primero, “Ensayos sobre la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Mérida”, que dio a conocer el año pasado en el máximo evento de lectura en Yucatán.

“La esencia de esta nueva investigación aborda el aspecto de cómo se construye el bienestar subjetivo entre los integrantes de la Iglesia, los elementos en los que se basan los teóricos para llamar de esa forma el tiempo, la visión y algunas actividades propias de esa doctrina, como el cumplimiento de ciertas actividades y principios”, explica el doctor Várguez.

Para el experto en antropología, el término psicológico y sociológico indica la valoración que los seres humanos tienen en relación con la satisfacción con la vida, felicidad y sus capacidades afectivas, y en la medida que las características positivas de esos factores superen a las negativas se llegaría o hablaría de un bienestar subjetivo entre un grupo de personas o una comunidad.

“En la Iglesia de Jesucristo de los Santos de la Últimos Días se fomenta el trabajo entre sus seguidores y la autosuficiencia, ambos son elementos básicos que llevan al terreno de lo material y lo espiritual. Tener un empleo, un hogar, una casa, una familia, gozar de ciertos bienes que les garanticen a los creyentes de este dogma un bienestar deriva en un bienestar espiritual”, explica.

Según las interpretaciones de sus investigaciones sobre esta fe, para sus creyentes, el tener resueltas las necesidades materiales les da mayor libertad para dedicarse a las actividades propias de la Iglesia, están más conscientes de sus obligaciones espirituales.

“Una fiel de esta doctrina me dijo: ‘El que no tiene resuelto el trabajo no puede dedicarse a la Iglesia’. Ellos les dan un significado que entrelaza lo material con lo espiritual. ¿Cómo voy a generar ingresos si no tengo un trabajo, si no dejo satisfechas las necesidades materiales para cumplir plenamente con lo que les pide su Iglesia?, es una pregunta que se harían los mormones si le queremos dar un enfoque más social”, abunda el maestro.

En ocho capítulos que abarcan 239 páginas, el Dr. Várguez Pasos también ofrece algunas estadísticas sobre la membresía mundial de los mormones que en 2017 sumaban 16.118,179. Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de 2010 indican que en Yucatán había 10,547 integrantes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, de los cuales 5,530 son mujeres y el resto, 5,017, son varones, lo que representaba el 0.58% de la población de Yucatán.

Aunque aclara que no podría precisar una cifra, en los últimos años se podría considerar un incremento en su feligresía, pero refiere que actualmente, al igual que otras religiones, estaría en una etapa de estancamiento, y el más reciente crecimiento se remonta a la década de los años setenta.

En Mérida se levanta el templo mormón más grande del Sureste del país, en la calle 68 entre 65 y 67, el número 92 construido por la Iglesia en el mundo, y el 11 edificado en México, que se abrió a las actividades religiosas el 8 de julio de 2000. El edificio de Yucatán sirve a miles de fieles de la Iglesia que viajan de Campeche, Cancún y otras ciudades de Quintana Roo. En Yucatán los mormones tienen fuerte presencia en Valladolid, Tizimín, Calkiní y Ticul.

“Esta iglesia, al igual que otras, también presenta problemas de deserciones, debido principalmente a la rigurosa disciplina que algunos seguidores no pueden cumplir cabalmente, como la abstinencia al alcohol, preceptos como los diezmos, el ayuno de 24 horas y el guardar o no trabajar los domingos, lo que implica que por el ritmo de la vida actual muchas personas, que no reciben permiso del obispo, no lo respetan ante las necesidades laborales o económicas que implica el tener una familia”, apunta.— Carlos F. Cámara Gutiérrez

Estudio sobre una iglesia Datos

El nuevo libro del Dr. Luis Várguez Pasos es el segundo sobre la doctrina mormona.

Carácter social

A pesar de que en el libro el doctor Várguez Pasos incluye conceptos religiosos, el trabajo tiene una fuerte dosis de carácter social, antropológico que permite adentrarse a una de las iglesias que no son tan populares como la católica o presbiteriana.

En la Filey

La presentación de “Bienestar subjetivo en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El caso de Yucatán” será mañana domingo 24, a las 16:30 horas, en el Salón de usos múltiples 2 del Gran Museo del Mundo Maya. Acompañarán al autor, la Dra. Patricia Fortuny Loret de Mola, investigadora de la Unidad Regional del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social; la maestra María Cecilia Lara Cebada, catedrática de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Uady, y el obispo Mateo Ricalde Euán, de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Mérida. El ejemplar está a la venta en el módulo de la Uady en la Filey, a un precio de $240.

Fallece colaborador de este periódico, tras ser atropellado

Cartón de Tony: Poseído