in

Probable alza a la tortilla en 2021 en Yucatán

El precio del kilo de tortilla está arriba de 20 pesos en la mayoría de los expendios. En lo que resta del año se podría hacer un nuevo ajuste

Como consecuencia de continuos aumentos en los insumos, el precio de la tortilla podría subir en cualquier momento, advirtió Andrés Fernando Monsiváis Rodríguez, presidente de la delegación Yucatán de la Cámara Nacional de la Industria de Producción de Masa y Tortillas.

Ese incremento, apuntó, sería en lo que resta del año: “Puede ser hoy, puede ser mañana o cualquier otro día... Los insumos se siguen encareciendo”.

¿De cuánto sería el aumento a la tortilla?

A una pregunta sobre el monto o porcentaje de aumento, el dirigente indicó que no es algo definido ahora y puede ser de centavos o pesos. Eso dependerá del impacto en los costos de producción.

También hizo hincapié en que el alza en análisis no es una ocurrencia ni un capricho de los agremiados de la Cámara, sino una medida que se deriva de las variaciones frecuentes en los insumos, que encarecen la producción de la tortilla.

Durante una entrevista, añadió que cualquier aumento será siempre una decisión complicada, pues la opinión pública siempre se va contra los molineros sin conocer el verdadero motivo del problema.

La delegación que preside Monsiváis Rodríguez envió el miércoles pasado a Francisco Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, un oficio en el cual le piden su apoyo para dar seguimiento a los aumentos en el precio de gas LP, que afectan severamente la producción de la tortilla.

“Se ha detectado un alza en dicho insumo, en el precio por municipio, de hasta $3.96, dando como resultado un incremento de hasta 35% en tan solo dos meses y medio (agosto-octubre), lo que ocasiona un encarecimiento en el costo de producción y, por ende, un aumento al precio de la tortilla”, señala el texto.

Opinión adversa sobre el aumento

También se indica que cuando se realiza un ajuste de ese tipo “la opinión pública se lanza sobre los industriales”.

Otro aspecto que señalan los molineros al titular de la Profeco es que la sección “Quién es quién en los precios de la tortilla” no tiene información actualizada y, además, presenta precios debajo de los reales.

Asimismo, se quejan de que se comparan sus precios con los de grandes cadenas comerciales, lo cual consideran “un acto discriminatorio” debido a que dichas empresas cuentan con un capital mayor y, debido a su alto consumo, las harineras les brindan un precio hasta 40% menor que el otorgado a cualquier industrial de la masa y la tortilla.

En la entrevista, Andrés Fernando Monsiváis recalcó que el principal factor de encarecimiento de los costos es el alza de gas, que se presenta semana a semana y ya llega a 28% este año.

Otros incrementos en lo que va del año, apuntó, han impactado en el maíz, con un 30% de variación; en la harina de maíz, 35%, y refacciones, 18%, sin tomar en cuenta los de la energía eléctrica y la gasolina.

En su caso particular dijo que en julio pasado decidió hacer un ajuste que dejó en 24 pesos el kilo de la tortilla y esperará un poco antes de decidir un nuevo aumento, pero hay compañeros suyos que venden todavía a $18, $19, $20 y $21 el kilo y la situación es insostenible para ellos.

“Si uno se da cuenta de que tiene pérdidas se ve obligado a hacer ajustes. Eso se hará en algún momento de lo que queda del año”, reiteró.

Según indicó, muchos molineros no han querido subir precios para no resultar más afectados por la competencia desleal, pero no tendrán más opción al encarecerse sus costos.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Comercio Tres variantes

Andrés Fernando Monsiváis, líder de los molineros, habla de tres tipos de mercado.

Formal y legal

Se trata del formal, el informal y el ilegal, subraya el dirigente. El formal se ve obligado a hacer ajustes en sus precios apenas hay alzas en los insumos porque paga licencia, empleados, contabilidad y Seguro Social. Por tanto, sus costos de producción son elevados.

Cumple a medias

El comercio informal lo integran aquellas personas que, aunque están establecidas formalmente, no pagan impuestos, y si los pagan no cubren licencias de funcionamiento y otros trámites. Es decir, enfatiza el informante, no están al cien por ciento de lo que solicita la autoridad.

Los clandestinos

El comercio ilegal es el que representa una competencia desleal y no le importa reducir precios, aunque ofrezca un producto que pone en peligro la salud del consumidor.

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Inscriben a El Cuyo para ser Pueblo Mágico

Intervención federal