in ,

Propuestas para Mérida

Imagen del barrio de Mejorada

Consideran que se deben rescatar antiguos barrios

El rescate de la imagen urbana de Mérida ha sido a través de los años labor y sueño permanente de Luis Alvarado Alonzo, periodista, escritor y presidente de la Asociación del Ateneo del Mayab A.C.

Pero más que nada ha sido pasión que hoy demuestra con la entrega al Ayuntamiento de una propuesta para el rescate de los antiguos barrios de Mérida.

“Rescate de Zona Histórica Original, Calidad de Vida y Orgullo Ciudadano” es la propuesta de quien fuera secretario particular del alcalde Agustín Martínez Arredondo en los años 1965-67 del pasado siglo, administración en la que se iniciaron las serenatas de Santa Lucía, comenta con orgullo el entrevistado en su domicilio del Centro Histórico.

“Fue la época en que se empezaron a retirar los anuncios de bandera que atravesaban de un lado a otro la calle, se rescataron los colores tenues o bajos, de preferencia amarillo o pastel para las casas y se tomó el acuerdo de que un predio no podía estar dividido en tres colores, tenía que ser sólo uno”, explicó.

Alvarado Alonzo recordó que en la administración de Martínez Arredondo se iniciaron las serenatas (Santa Lucia), se inició el rescate de parques y se construyeron otros como el de la Ermita. Expresó que existía la voluntad de hacer las cosas.

Rodeado de pinturas al óleo, muchas de ellas del maestro Lizama, fotografías de familiares, de amigos, artesanías y muchos recuerdos, el entrevistado aseveró que el único interés que lo mueve al elaborar su proyecto de rescate es preservar parte de lo nuestro.

“Eso nos da orgullo y sentido de pertenencia; aquí nacimos, aquí crecimos y aquí nos vamos a quedar a descansar”, dijo Alvarado Alonzo al Diario.

También comentó que Mérida crece en estos días de manera desproporcionada y cuando la ciudad crece se disminuye la calidad de vida de la gente, lo que es una tendencia irreversible.

“Cada día las casas son más pequeñas, antes eran hasta productivas, pues si tenías necesidad de una naranja ibas al patio o se la pedías al vecino si no tenías, generabas tu propio alimento en tu patio”, recordó el escritor y periodista.

En los predios —continuó— había un espacio para el jardín, se podían criar animales y siempre había un perro en la casa.

El patio, dijo, era proveedor de la cocina, y el perro era compañía de la persona que se quedaba en la casa, ya fuera la mamá o las hermanas. Esa afición por lo que ahora se llaman mascotas no es nueva.

Sobre el fomento para que el Centro se reactive de nueva cuenta y se regrese a vivir o a invertir en él, para ocupar y recatar los predios abandonados, dijo que ya se contaminaron el primer y segundo cuadro de la ciudad y hoy el rescate se tiene que hacer en las zonas alejadas, para que los vecinos puedan tener la manera de vivir que había en el Centro, pero en esas zonas. “Llevar ahí lo que no hay, reeducar a las familias a cómo vivir mejor, más unidas, en un ambiente sano y con los valores que han tenido las familias en Mérida”, dijo.

Esta propuesta de rescate ya se la planteó al ayuntamiento y es producto del análisis de que si se quiere hacer de Mérida un polo de atracción turística, se haga sobre los valores que ya se tienen: reconocer, un reconocimiento a los personajes, a los artistas, hacer teatros pequeños adaptados para cada uno de los barrios tradicionales.

“Que nuestros coches calesas, que ahora se están desmembrando, no funcionen de día, sino solo de noche, para que los caballos no estén sufriendo en el sol. Hay zonas turísticas que pueden recorrerse de noche”, dijo.

Si la gente que viene de fuera está rescatando fachadas y predios, quiere decir que les gusta más como éramos antes a como pretendemos ser y es así como debemos seguir viviendo, protegiendo nuestra imagen, valores y cultura, añadió.

“El rescate de esa calidad de vida se hace imprescindible en los tiempos actuales en que un progreso mal entendido ha venido a complicar y desvirtuar el uso racional de los espacios, de ahí que deban hallarse soluciones viables con el fin de recuperar la imagen histórica y afirmar valores heredados”, dijo.

El trazo urbano inicial, con los cuatro barrios tradicionales: Mejorada, San Cristóbal, San Sebastián y Santiago ha sido atendido parcialmente en cuanto a su rescate —admitió—, pero debe abarcar todo lo que ahora es calificado como Centro Histórico, para recuperar la riqueza visual de sus edificios, sitios históricos, lugares pintorescos y ofrecer a lo visitantes un panorama completo.

“Es tiempo de recuperar la calidad de vida de los habitantes y de ampliar tres veces más la oferta turística para los visitantes”, opinó.

En el documento se pide el realce de placas de nomenclatura inicial aún existentes; declarar al barrio de San Sebastián subsede del carnaval de Mérida por el entusiasmo, liderazgo y creatividad en sus originales comparsas, y formular proyectos para el movimiento diurno y nocturno.— Luis Iván Alpuche Escalante

Proyectos

Luis Alvarado Alonzo también pugna por formular proyectos para el movimiento diurno y nocturno, impulsar un tianguis dominical, restaurar el hemiciclo a Carrillo Puerto y la tumba de Delio Moreno Cantón, y revisión de la ruta del Arco de San Juan a la Ermita de Santa Isabel.

Santiago

Para el barrio de Santiago se propone, por ser sede histórica de la industria cervecera y refresquera, rescatar por lo menos el frente de sus edificios originales, ubicados en las calles 63 con 70 y 63 con 72.

Más

Los barrios de la Mejorada y San Cristóbal son otros puntos contemplados en el programa de rescate propuesto por Alvarado Alonzo.

Sujeto le toca los glúteos a joven en calles del centro; policía lo arresta

El “boom” inmobiliario de Mérida, por los negocios, no por la seguridad