in ,

Propuestas para nuevas reglas de los asentamientos

El alcalde Renán Barrera Concha encabeza la sesión de la Comisión de Desarrollo Urbano y Obras Públicas

Cambio estructural

 

Además de atender lo que en estos momentos es urgente, el Ayuntamiento de Mérida trabaja para ocuparse de lo importante y de esta manera avanzar en paralelo hacia mejores condiciones estructurales y de planeación de la ciudad, aseguró el alcalde Renán Barrera Concha.

Según un comunicado, ayer el concejal presidió la sesión de la Comisión de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, en la que se instaló una mesa de trabajo con la participación de regidores, directores municipales y los ingenieros Jorge López González, Juan Vázquez Montalvo e Ismael Sánchez y Pinto, especialistas en hidrología e hidráulica.

“Como siempre, trabajamos de la mano de la sociedad y quiero agradecer la participación de los especialistas, que, con su larga trayectoria y experiencia, hoy se suman a esta labor municipal para beneficio de la sociedad”, abundó.

“Estamos conscientes de la urgencia que viven en estos momentos vecinos de varias zonas a causa de las inundaciones, pero también sabemos que esta experiencia nos tiene que servir para tomar medidas que eviten problemas similares en lo futuro”, dijo.

Igual destacó que para Mérida la creación del Instituto Municipal de Planeación ha sido un paso muy importante para evitar que los programas se truncaran cada trienio; en ese mismo tenor, ahora hay que seguir avanzando en el perfeccionamiento y la incorporación de nuevos protocolos para atender el crecimiento de la ciudad.

Barrera Concha explicó que el objetivo de esta reunión es abrir una mesa de análisis y de diagnóstico, para que con el apoyo de los expertos se pueda ir trazando un índice de acciones a emprender “porque hay una serie de temas que hay que modificar eventualmente”.

“Estamos ante una oportunidad de mejorar y perfeccionar y que, con la solidaridad que nos representa a todos los que estamos aquí, hay que entender que todo lo que se ha hecho va en función de cálculos preexistentes y que hoy el calentamiento global es un tema que nos tiene que preocupar”, continuó.

No solamente habría que hacer un cambio en el reglamento de construcciones, sino también del Programa de Desarrollo Urbano del Municipio, de la ley de asentimientos humanos y de la ley de desarrollos inmobiliarios, lo que tendrá que hacerse desde el gobierno del estado porque nuestra reglamentación va en congruencia con lo que aprueba el Congreso de Yucatán.

“Este es un trabajo conjunto en el que todos somos corresponsables”, expresó.

En su intervención, el especialista Vázquez Montalvo hizo un recordatorio acerca de las grandes precipitaciones que han caído en Mérida, como lo es “Hilda” en 1955 con 155.5 mililitros (ml) de agua por m2, el cual causó grandes inundaciones.

En 1988, “Gilberto” generó en Mérida 120 ml de agua por m2, que en cantidad de precipitaciones no pudo superar a “Gilda” por lo que con base en ello se hacían los diseños de desagüe de todo tipo en la capital yucateca.

En junio pasado, continuó, se sintieron los efectos de la tormenta tropical “Cristóbal”, que causó precipitaciones comparables con el huracán “Isidoro” en 2002, que en solo cinco días recibió 600 mm de precipitación a diferencia de los 250 mm en promedio que “Isidoro” dejó.

Poco más de 100 días a la llegada de “Cristóbal”, tuvimos la tormenta “Gamma” y el huracán “Delta” que dejaron un volumen tan grande de lluvias que desestabilizaron el manto acuífero. Ambos fenómenos dejaron una precipitación de 1,217.5 mm por m2, abundó.

En su turno, López González mencionó que debemos adaptarnos a estas circunstancias y promover un tipo de construcción que se adapte a nuestro subsuelo.

Como ejemplo citó que, en vez de hacer estacionamientos de dos niveles hacia abajo, deberían ser de un nivel hacia abajo y el siguiente al nivel del terreno.

Asimismo, subrayó que el crecimiento de la ciudad está siendo más al norte que al sur, por lo que las construcciones conforme más se acerquen a la costa, la profundidad del freático es menor.

“Si estamos hablando de que se nos están inundando fraccionamientos y estacionamientos subterráneos, conforme vayan construyendo todavía más hacia el norte habrá que pensarlo bien, porque ya sabemos que en ese lugar hay cinco metros de manera natural al nivel del manto freático y más adelante vamos a tener cuatro, luego tres, dos, uno, hasta llegar a un nivel freático visible”, refirió.

En la sesión participaron Alejandro Ruz Castro, secretario municipal; los directores David Loría Magdub, de Obras Públicas, y Federico Sauri Molina, de Desarrollo Urbano, así como los regidores Diana Canto Moreno, síndico municipal; Karla Salazar González, Richar Mut Tun, Sofía Castro Romero, Jesús Pérez Ballote y Fausto Sánchez López.

 

De un vistazo

Absorción irregular

Sánchez y Pinto explicó que el subsuelo de Mérida tiene capacidad de absorción, pero no es uniforme. “Necesitamos hacer pruebas de absorción para conocer la capacidad de infiltración del terreno. Pero incluso, en una misma zona puede que un pozo absorba mucho y otro absorba menos”.

Buscan soluciones

“Estamos en el momento de aprender y resolver, tenemos que revisar qué fue lo que en estas zonas ha motivado que estas inundaciones ocurran; más que buscar cuál es el culpable, hay que revisar, hacer un estudio y entender cuáles son los factores que debemos cuidar y cómo podemos actuar”.

 

Guevara dejaría la Conade

Los primeros gritos de gol