in

Protesta en Palacio de Gobierno por la muerte de pescador progreseño

Foto: Megamedia

Exigen investigar presuntos casos de tortura policial

Entre muestras de enojo, gritos y pancartas, familiares y amigos del pescador Gaspar Avelino Sulub Cimé, quien en circunstancias aún no aclaradas falleció en Progreso en el interior de una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el lunes 24 pasado, realizaron ayer una protesta frente al Palacio de Gobierno a fin de demandar justicia y cárcel para los responsables.

Martha Capetillo, integrante del Equipo Indignación, quien llegó a la manifestación para apoyar a la familia, indicó que es preocupante el silencio de las autoridades, pues la agrupación considera que cualquier muerte de personas que estaban bajo custodia policial debería solucionarse de manera transparente e investigarse, en primera instancia, la tortura, así haya sido el deceso por causas patológicas.

Se refirió a otros casos de los que sabe hubo tortura policiaca, como uno en Temax, donde la víctima pudo hablar con sus familiares y les dijo: “Con lo que me hicieron, no voy a sobrevivir”.

La representante de Indignación exigió al gobierno del Estado garantías de seguridad para la familia de Sulub Cimé, que ya denunció que es hostigada por agentes estatales.

“Hay una crueldad institucional y requiere, de parte del gobierno del Estado, una total transparencia”, dijo.

Los manifestantes hablaron también de la muerte del boxeador Bladimir Ravell, quien habría sido detenido por policías de la SSP, antes de encontrar su cuerpo en un basurero de Kanasín.

Los familiares de Gaspar Avelino querían hablar con el gobernador Mauricio Vila Dosal, pero estaba en un evento en conocido club del fraccionamiento Campestre, de modo que fueron atendidos por la subsecretaria de Gobierno y Desarrollo Político, Carmen González Martín.

Nulo respaldo

En días pasados los familiares del pescador convocaron a la sociedad porteña para que los apoyara en la protesta frente al Palacio de Gobierno, pero la convocatoria obtuvo escasa respuesta, pues ayer en la mañana llegaron en reducido número a bordo de un autobús urbano de Progreso.

En Progreso, la convocatoria la hicieron por medio de las redes sociales, desde días pasados, para que ayer concentraran en la casa del fallecido, en la calle 37 entre 88 y 90, a fin de realizar una manifestación pacífica.

Se convocó para las 9 de la mañana. En la casa familiar esperaron Dafne y Flora Sulub Ramírez, hijas de Gaspar Sulub, y las hermanas de este último.

Rentaron dos autobuses para que se trasladaran a Mérida a fin de protestar, dijeron, frente Palacio de Gobierno y pedir se haga justicia, les entreguen la carpeta de investigación en el que se incluya el resultado de la necropsia del médico legista que contrataron, la cual precisa que Gaspar Sulub fue torturado, se ahogó con su sangre y tuvo traumatismo cráneo encefálico.

Pero la respuesta al llamado a los progreseños fue nula. En un autobús urbano solo viajaron 12 personas: las hijas y otros familiares de Sulub Cimé.

A pesar de la falta de apoyo de la sociedad, la familia dijo que se mantiene firme en que se haga justicia.

Los familiares, y en especial las hijas de Gaspar Sulub, lamentaron que ninguna televisora ni estación de radio transmitiera lo ocurrido: la ilegal detención y muerte de Sulub Cimé a bordo de una patrulla de la SSP.

Comentaron que se comunicaron con representantes de las televisoras y de la radio de Mérida, pero aunque ofrecieron acudir a las manifestaciones y en la casa cuando presentaron el resultado de la autopsia, nunca llegaron. “¿Los callaron?”, se preguntaron.

Hasta ayer por la tarde la familia aún no recibía el cuerpo del pacotillero progreseño.— Gabriel Chan Uicab / GABINO TZEC VALLE.

Síguenos en Google Noticias

AMLO abre opción para los hombres

Cartón de Tony: Solo seguían el guión