in

Proyectos arrasan comunidades

Eliseo Ek y María Euán

Representantes de pueblos mayas levantan la voz

Organizaciones civiles y voceros de comunidades mayas denunciaron en rueda de prensa y en el marco de un foro la expansión de megaproyectos en la Península, “que arrasan con las tierras de comunidades y pueblos mayas”.

Integrantes del colectivo GeoComunes, el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible, A.C. (Ccmss) y Articulación Yucatán aseguraron que estos megaproyectos obedecen “al modelo de desarrollo basado en el despojo y la ruptura del tejido social comunitario, y afectan la calidad de vida de sus habitantes y la sostenibilidad de la región”.

En rueda de prensa en un hotel del Centro, previa a un foro para hablar del tema, se explicó que en la pasada década cinco sectores económicos: inmobiliario, turístico, agroindustrial, industrial y energético, tuvieron gran expansión en la Península a costa de recursos naturales del territorio maya.

Con esto, dijeron los quejosos, han afectado la calidad de vida de sus habitantes y la sostenibilidad de la región, e incrementando la vulnerabilidad de las comunidades y las personas a causa del daño a los sistemas ambientales.

Activistas y representantes de comunidades mayas presentaron en una herramienta de visualización cartográfica (geovisualizador) un catálogo de fenómenos denominado “Amenazas al territorio en la Península de Yucatán”. La herramienta evidencia interacciones entre megaproyectos y su avance en ecosistemas y territorios indígenas.

Participaron en la presentación integrantes de comunidades mayas de Muna, Valladolid y Tahdziú, quienes platicaron lo que pasa en sus regiones.

Alfonso Hoil, vecino de San José Tipceh, ejido de Muna, aseguró que los megaproyectos ponen en peligro la vida del pueblo maya, pues las instituciones gubernamentales dan autorizaciones sin considerar que se trata de territorios indígenas.

“Queremos que el gobierno respete la ley y que los funcionarios comprendan que se están violentando los derechos de los pueblos y las personas”, manifestó.

María Euán, integrante de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Muúch’ Xiinbal y también vecina de San José Tipceh, dijo: “Ahí se está dando un proceso para despojarnos de nuestra tierra e instalar un proyecto de energía solar, y como estamos defendiendo el territorio, somos discriminados porque no somos ejidatarios”.

“Pero ni así vamos a permitir que alguna empresa nos venga a desalojar, pues no nos dejan participar en las asambleas, nos dicen que no tenemos derecho… es claro el proyecto no está bien para el pueblo, va a tener muchas afectaciones, pues quieren quedarse con más de 700 hectáreas en las que los vecinos trabajamos”, dijo la mujer.

“No estamos contra el desarrollo, pero sí queremos tener control y decidir qué tipo de proyectos queremos tener, hay que preguntarle al pueblo qué quiere… nosotros decidiremos. Queremos hacer nuestros propios proyectos”, comentó Gregorio Hau, de Valladolid e integrante de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya.Los proyectos eólicos y fotovoltaicos están generando un incremento en la violencia, pobreza ruptura del tejido social cultural y familiar en las comunidades, también están generando especulación con las tierras despojos con amenazas y violencia eso es lo que está sucediendo en San José Tipceh, Muna y Ebtún.

Sobre el tren maya, se dijo que expresa un nuevo impulso a la expansión urbana turística agroindustrial e industrial y constituye un freno a la expansión del proyecto vial de la Península de Yucatán, y al mismo tiempo la continuación de la consolidación de los corredores troncales proyectados desde 2006: el corredor México- Puebla-Progreso y el Peninsular de Yucatán.

“Por un lado la ampliación de la oferta de transporte turístico y la creación de polos de desarrollo inmobiliario en cada estación fomentarán la expansión del tsunami turístico inmobiliario hacia nuevos territorios, por otro el tren de carga asociado al proyecto turístico del Tren Maya expandirá e intensificará el modelo actual de agroindustria exportadora”, dijo Adrián Flores.— LUIS IVÁN ALPUCHE ESCALANTE

Herramienta Resultados

Investigadores del Ccmss y GeoComunes hablan del geovisualizador:

Sin visión a largo plazo

Sara Cuervo y Adrián Flores dicen que esta herramienta muestra cómo las inversiones en la región han perseguido las ganancias monetarias sin una visión de sustentabilidad de largo plazo.

Leyes a modo

Cuando la inversión en un sector deja de ser rentable, el capital transita hacia otros sectores, como pasó cuando la crisis del sector agrícola (madera, chicle y henequén) redirigió inversiones hacia el turismo y a la agroindistria de la soya transgénica, el sorgo y la palma de aceite. También, añaden, ilustra cómo leyes, instituciones y políticas de Estado “han sido modificadas estructuralmente para favorecer las estrategias de este modelo depredador”. Otro de los temas que aborda esta herramienta, según se explicó en la rueda de prensa es el de los proyectos energéticos.

En este rubro, los argumentos oficiales para justificar la expansión de megaproyectos eólicos y fotovoltaicos en el marco de la transición energética son el poco peso de la Península en la generación eléctrica nacional, el contexto de cambio climático y los compromisos de reducción de emisiones establecidos por el gobierno mexicano.

Cartón de Tony: AL CUARTO CON LA CUARTA

Afloran quejas en el O’Horán