in

Psiquiatra absuelto quiere limpiar su nombre

El psiquiatra Enrique Lara González durante la rueda de prensa de ayer para hablar de su caso

Posible denuncia contra el Estado en el caso Triay 

Los defensores del psiquiatra Enrique Lara González informaron ayer que analizan las acciones legales que emprenderán contra el Estado para resarcir en parte el daño moral, familiar y profesional que ocasionó la Fiscalía General del Estado por la acusación y proceso infundado en que lo involucraron por el homicidio del también psiquiatra Felipe de Jesús Triay Peniche ocurrido en 2014.

El abogado José Luis Ibarra Flores precisó que esa acción legal no se hace con el ánimo de venganza, sino con el fin “de que prevalezca la justicia porque el involucramiento obcecado de la Fiscalía de culpar al doctor Lara González flageló sus derechos, manchó su nombre y causó serios perjuicios familiares y profesionales”.

“Calvario Social”

“No trató de investigar quién fue el responsable del artero crimen, sino de culpar a quien por alguna circunstancia muy desgraciada le pareció, y le tocó al doctor”, señaló el defensor. “Y lejos de que rectificara el camino que la propia ley establece para cuando las cosas se demuestran que no es por allí la investigación, continuó fabricando pruebas y sostuvo algo que era insostenible hasta llegar a sus últimas consecuencias. Le generó todo un calvario social, mediático y lo pintó como un criminal cuando nunca lo ha sido, como se demostró con la resolución del juzgado federal y la ratificación de la Suprema Corte de Justicia”.

“La declaración de inocencia del doctor Lara González nos lleva a la conclusión de que la Fiscalía realizó un pésimo trabajo y de quien en ese instante era la titular y la representante social”, dijo. “Los hechos hablan por sí solos. Hubo ineficiencia del trabajo de investigación y esta evidenciada a todas luces. Afortunadamente, los cambios se están dando y hay una procuración y administración de justicia diferente ahora. La defensa no tiene intención de reclamación alguna contra la que fue titular de la Fiscalía. Lo que ya quedó claro con esta verdad legal es que una persona fue declarada inocente y su nombre quedó limpio socialmente”.

Con mucha insistencia se recalcó la inocencia del doctor Lara González y que un hombre inocente fue víctima de las circunstancias, de la ineficiencia y de la ilegalidad, y que la gran lección de este juicio es que nunca más debe haber otro caso como el del doctor Enrique Lara.

También calificó de excelente el trabajo del equipo de defensores encabezados por la abogada Luisa Patricia Castro González, Alejandra Barajas Sosa y él.

En su turno en la rueda de prensa, el doctor Enrique Lara dijo que ahora puede expresarse en total libertad y gracias a la justicia federal tiene un buen final este proceso de cuatro años y medio en que se vio afectado en su persona, familia, en toda su vida porque ésta cambió en un instante cuando lo involucraron, detuvieron, encarcelaron y procesaron.

“Todo fue desgastante”

“Desde el principio manifesté que era inocente, que se me involucró indebidamente en este proceso y luchamos desde el 23 de agosto de 2014 cuando me detuvieron ilícitamente”, manifestó. “Todo fue desgastante, el proceso, los dos años que estuve privado injustamente de mi libertad, los tres meses del juicio oral, mi absolución por parte del tribunal federal y la ratificación de mi inocencia por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Lo que más quiero es que se limpie mi nombre. Soy una persona inocente, como siempre lo sostuve; que quede claro, no tuve nada que ver en esa situación de la que se me acusó indebidamente”, recalcó. “Ahora puedo retomar mi vida, mis actividades laborales, mis actividades cotidianas, soy especialista en psiquiatría, he llevado una vida recta de trabajo, fui víctima del sistema, que como les digo, fue una situación injusta. Aquí hubo más víctimas de lo esperado porque me alejé de mi familia, me quedé sin trabajo y otra serie de perjuicios ocasionados por esta acusación injusta.

“Me voy a reintegrar a mi vida normal. Lo que pido es que mi nombre quede fuera de toda duda y reafirmo mi inocencia”, reiteró. “No es la intención señalar a nadie. Finalmente pienso que fue un desafortunado error, desde un principio estuvo viciado de origen la investigación y me detuvieron ilegalmente. Hubo situaciones fuera de lo cotidiano, hubo una serie de errores, me tocó a mí, pero los hechos hablan por sí solos. Lo que quiero es que se aclare que soy inocente, que no tuve nada que ver con este caso. Fueron cuatro años de sufrimiento, de tortura por algo en el que no tuve nada que ver”.

No tuvo nada que ver

La abogada Castro González afirmó que la verdad legal es que el doctor Enrique Castro no tuvo nada que ver ni tuvo responsabilidad en el asesinato ni como copartícipe ni como autor intelectual, como lo quisieron responsabilizar. Para ella, la clave para demostrar la inocencia de su defendido fueron la anulación de las pruebas del cateo, el manipuleo de la camioneta asegurada, la siembra de la evidencia del reloj de la víctima en el vehículo y la comprobación de que el doctor Lara González no estuvo en el lugar, ni el día ni hora del homicidio ni estuvo en Mérida porque viajó a Cozumel para atender a unos clientes de ese lugar.

El abogado Ibarra Flores retomó la palabra para destacar que el juzgado de primera instancia pudo haber sobreseído la causa contra el doctor Lara González y no continuar con el absurdo juicio contra él, pero no ejerció esa facultad.— Joaquín Chan Caamal

 

Conjuntivitis, otra vez seria amenaza

Ayuntamiento de Oxkutzcab firma dudoso convenio