in

“Que todos se cuiden”

La afluencia a Villa Palmira

Tranquila jornada de vacunación en dos de las sedes

El segundo día de la aplicación de la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 para personas de 40 a 49 años de edad fue con aparente baja afluencia en los módulos de las unidades deportivas Villa Palmira y Kukulcán.

Durante las primeras horas de la jornada de vacunación no se vio largas filas ni llegada masiva de personas inscritas ni en Villa Palmira ni el macrocentro Kukulcán. Lo que se vio fue una llegada constante a cuenta gotas, pero esta dinámica lenta creó una percepción de que las personas de este rango de edad no están viniendo a su vacuna quizá por cuestiones de trabajo, porque podrían tener síntomas de coronavirus o por desinterés.

A las 11 de la mañana, el módulo de Villa Palmira había atendido a 370 personas que fueron desde la apertura, a las 8 de la mañana, y por la baja afluencia el proceso de vacunación fue muy rápido, de media hora en promedio.

“Fue bastante rápido, no esperé mucho. Está bastante tranquilo el módulo. Llegué a las 9:30 de la mañana, capturaron mis datos y pasé a la vacuna, como a las 10 ya estaba saliendo”, comentó Olga Canul Rosado, vecina del fraccionamiento Mulsay.

También dijo que no sintió la pinchada ni el suministro de la dosis de Astra Zeneca y menos tuvo reacciones.

“Ni lo sentí, mis respetos para la enfermera que me vacunó”, señaló. “Ahorita hay que esperar el tiempo para que desarrollen los anticuerpos para estar más protegida. Me falta una dosis, no hay que bajar la guardia aunque tengamos la segunda dosis o nos pongan la mejor vacuna del mundo, en lo personal siempre me mantendré con las medidas sanitarias que uso desde que apareció la pandemia”.

Se le preguntó su opinión sobre el rebrote que se ve en Yucatán y dijo: “se debe a que mucha gente se descuidó, vino las campañas y salió la gente. No podemos echarle la culpa a un grupo de población, somos todos, toda la ciudadanía está involucrada en esto de la pandemia y no podemos bajar la guardia ni con ponerse la vacuna”.

Olga Canul recomienda que todos se cuiden y si nos dicen que hay que quedarnos en casa lo debemos de hacer por la salud de uno y de la familia.

“Si no hay nada que hacer afuera, hay que quedarnos en casita, hay seguir cuidándonos, seguir trabajando en la casa, pero con lo del semáforo amarillo mucha gente se destrampó, salió a la calle y no hubo un control de las actividades”, reiteró.

Alejandro Carrillo Martín, de la colonia Emiliano Zapata Sur y quien padece una discapacidad que le causó hace un año un vecino, confirmó que la vacunación fue muy rápida en este módulo porque no había mucha gente.

“La gente es muy amable y atenta en este módulo, me atendieron muy bien y todo fue muy rápido”, dijo. “La espera no fue mucha y la pinchada ni dolió porque la enfermera tiene manos de ángel. No tengo síntomas y por ello me retiraron de volada”.

Ahora se siente medio protegido porque aún falta una dosis para que esté completamente inmunizado. Está contento porque la vacuna lo protege de una enfermedad muy mala, pero de todas maneras seguirá cuidándose para que no se contagie.

Respecto al aumento de contagios, hospitalizaciones y muertes por coronavirus en los últimos días, Alejandro Carrillo lo atribuyó a que la gente no se cuida. Incluso, lo atribuye a que la gente se sintió confiada con la campaña de vacunación, pero ahora se ve que hay un montón de infectados.—Joaquín Chan Caamal

Página 10

“Ya empezó de nuevo lo fuerte de la pandemia, no hubo conciencia, apenas empezaron las vacunas se empezaron a enfiestar, a tomar su cheva, y ahora ya es una cadena de contagios, se contagia uno y siguen los otros de la familia, no tuvieron cuidado, pero vamos a salir adelante, hay que confiar en Dios y volver a quedarnos en casa”, señaló.

Alejandro usa una muleta porque media pierna derecha le fue amputada. Contó que un vecino mala onda, de mayor corpulencia que él, le pegó y lo estropeó con una manopla de anillos de acero. Le fracturó la pierna y le lastimó un tendón de la pierna y ya no pudo mover el pie, por lo que le cortaron la parte dañada. Desde hace un año se convirtió en discapacitado por esa agresión y se está adaptando a la vida de este segmento de la población. Lo más difícil es conseguir trabajo para vivir. Se inscribió en el programa federal de apoyo para discapacitados y recibe un pago de $2,600 cada dos meses, pero no le alcanza para vivir ni para comprar sus medicamentos. Por ello tiene que trabajar en lo que sea, pero es difícil, no le dan chamba.

“Le caí mal y me estropeó”, relató. “Puse mi demanda, pero no procedió. Seguro hubo dinero de por medio. Lo peor que me pasa es que esa persona, quien es altote y corpulento, se sigue burlando de mi, me dejó así y me sigue molestando. No hay justicia, así es la vida de muchas personas humildes, somos los más perjudicados”.

Él viaja en camión urbano y para su fortuna, los choferes le dan parada, lo bajan donde pide y la gente lo respeta.

“Tengo un montón de gastos, cobro como discapacitado, pero es poco, no da para pagar los medicamentos y para comer”, indicó. “Los más difícil para un discapacitado es ganarse el pan diario”.

Tres policías municipales de Mérida también acudieron al módulo de Villa Palmira para que los vacunaran y el proceso fue rápido.

El agente Wílberth Mendicuti Pat también informó que la vacunación fue rápida, había poca gente y sus superiores les dieron permiso para que acudieran al módulo.

“Me fue bien, no dolió y no tuve ninguna reacción”, comentó. “Fue rápido, era poca gente. Estaba pendiente de la fecha y cuando me enteré por internet vine. Ya me siento protegido, pero voy a cuidarme como siempre”.

Sobre el aumento de contagios, el policía municipal destacó que con los cuidados uno se protege, él como policía está expuesto, pero ni él ni nadie de su familia se han contagiado.

“Hay que cuidarse mucho”, recomendó.

La vacunación para las personas de 40 a 49 años de edad en Mérida iniciaron el miércoles 9 de junio en 8 módulos y terminará el martes 15. Se vacuna conforme al mes de nacimiento, el miércoles fue para los de enero y febrero; ayer jueves 10 para los de marzo y abril; hoy viernes 11 para los de mayo y junio; el sábado 12 para los de julio y agosto; el domingo 13, para septiembre y octubre; el lunes 14 para noviembre y diciembre; y el martes 15, para todos los rezagados.

Los módulos donde aplican la vacuna son Tecnológico de Mérida, Siglo XXI, Kukulcán, Canaco, ESAY, Villa Palmira, 11º. Batallón de Infantería de la calle 42 sur, y la Base Aérea Mexicana No. 8.

A la venta 2,500 casas

El PRI, el gran perdedor