in

Queja por una obra

Jorge Toledo Fuentes

Piden suspender la construcción de 2 torres eléctricas

El presidente de la Asociación Yucateca de Constructores Eléctricos, Jorge Toledo Fuentes, solicitó a la Contraloría del Estado la suspensión de la construcción de las torres de alta tensión en las inmediaciones del lugar donde se prevé levantar un puente vehicular, en la carretera Mérida-Tetiz, por serias anomalías en la licitación de la obra.

Si ésta se construye, dice el empresario, resultarían afectados los recursos públicos destinados a esos trabajos y se pondría en evidencia el favoritismo del Instituto para el Desarrollo y Certificación de la Infraestructura Física Educativa y Eléctrica de Yucatán (Idefeey), que licitó la obra, hacia la empresa Infraestructura CER, que presentó la propuesta más alta.

Por ese motivo, Toledo Fuentes pidió a la Contraloría que “ante la evidente y flagrante violación de los actos en el procedimiento de contratación, se decrete la suspensión de la firma del contrato de la obra y en consecuencia la ejecución de los trabajos”.

Ante esta petición, la Contraloría solicitó al director del Idefeey, Luis Jorge Montalvo Duarte, un informe sobre el asunto. Éste respondió que la petición de Toledo no tiene sustento legal y recomendó declarar improcedente esa solicitud.

Reubicación

En su informe, el funcionario explicó que la obra en cuestión “requiere reubicar la línea eléctrica de la red nacional de transmisión de la CFE en media y alta tensión, que pasa por el lugar”, porque de no hacerlo pondría en peligro a los vehículos y a sus ocupantes que usen el puente.

Suspender la reubicación de estas torres “dejaría sin servicio momentáneo” a 777,615 habitantes de Mérida, Ciudad Caucel, la Universidad Politécnica, Hunucmá y su zona industrial, Tetiz, Kinchil, Umán, Ucú, Celestún y Sisal, añadió. Con estos argumentos, la Contraloría concedió la razón al Idefeey y rechazó la solicitud de Toledo Fuentes.

Éste, por su parte, respondió que la aseveración de Montalvo Duarte es falsa, porque el artículo 111 de la Ley de Obra Pública y Servicios Conexos del Estado de Yucatán le otorga a la autoridad que conozca del recurso de inconformidad planteados, la posibilidad de decretar la suspensión que solicita el inconforme e incluso de manera oficiosa cuando se advierta la existencia o presunción de actos contrarios a la ley, como ocurre en este caso.

Argumento

Respecto a los señalamientos de Montalvo Duarte de que no es posible la suspensión de la reubicación de las torres de alta tensión, por los daños que causaría a la población, Toledo Fuentes dice que tales afirmaciones son también falsas.

“En los trabajos objeto de la licitación no existe ningún componente de trabajo que implique la reubicación de las líneas como tal y mucho menos mover las torres que sostienen las líneas de transmisión eléctrica, toda vez que de conformidad con el plano del proyecto proporcionado precisamente por el Idefeey, éste no indica reubicación de líneas ni modificación de la trayectoria de las líneas”.

El objetivo de estas obras, añade Toledo, consiste en la construcción de una cimentación de estructura nueva sobre la misma trayectoria de las líneas y elevar el nivel de altura de las torres, en atención a la construcción del paso vehicular, “tal y como se muestra en el plano del proyecto de la obra, de donde se puede apreciar la inexistencia de la reubicación de líneas”.

Se trata de construir una cimentación nueva, de modo que cuando se vayan a elevar más esas líneas, se tendría que realizar una “libranza”; es decir, una suspensión de la energía eléctrica por parte de la CFE, por un período de seis horas, para maniobrar la línea y ponerla en su nuevo nivel y cuando eso ocurra es porque ya se encuentran construidas las nuevas bases que soportarán las torres.

Suministro

Además, dice, “es importante dejar en claro que las obras en las líneas de media y alta tensión no afectarán el suministro de energía en la zona, porque el oriente de Mérida y las poblaciones comprendidas entre esta parte de la ciudad hasta Sisal y Celestún son alimentadas por otras subestaciones”.

Esto demuestra, añade Toledo Fuentes, que el Idefeey y la Contraloría se basaron en supuestos no comprobados para no detener la adjudicación de una obra a todas luces irregular.

Ante esta acusación, el Idefeey, en un comunicado enviado al Diario, se limitó a decir que “la suspensión es improcedente toda vez que esa obra (...) es una actividad de la administración encaminada a la satisfacción de un interés colectivo, que incluye a casi 800 mil habitantes de Mérida”.— HERNÁN CASARES CÁMARA

Ajusta HR Ratings la previsión

Exitosa prueba de auto volador