in

Nuevo amparo de empresario

Reaprehensión de Víctor Erosa se frena por ahora

Detenido en marzo por defraudación fiscal que le atribuyó la Fiscalía General de la República, el empresario Víctor Erosa Lizarraga obtuvo el amparo de la Justicia Federal.

El acusado fue liberado a los pocos días de su aprehensión, según acuerdo del Juzgado 5o. de Distrito que desestimó las pruebas presentadas por la FGR.

Sin embargo, la parte acusadora insistió ante el Tribunal Unitario de Circuito con sede en esta ciudad y se ordenó la reaprehensión del empresario. Antes de ser detenido de nuevo, el defensor Gerardo Góngora Cervera promovió un amparo contra la decisión del Tribunal.

A Erosa Lizarraga se le había informado que debía depositar $15 millones de los $48 millones que reclamaba la Fiscalía General a partir de la denuncia del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Otra opción era la prisión, en caso de no depositar la cantidad que se le fijó, es decir, antes que la policía vaya a detenerlo podía entregarse ante las autoridades penitenciarias.

Sin embargo, el amparo indirecto que se promovió dejó en suspenso la reaprehensión y tocó al Tribunal Unitario de Circuito con sede en Campeche analizar el caso.

El abogado Góngora recibió información del tribunal campechano en el que se concede el amparo a Erosa Lizarraga por falta de pruebas. Aunque este amparo puede ser revisado, el empresario seguirá en libertad y sin ninguna obligación de presentarse ante las autoridades o depositar alguna cantidad como garantía. Tampoco puede ser detenido, por el momento.

Si la parte acusadora insiste en su acusación, entonces el amparo concedido será revisado por el Tribunal Colegiado de Circuito con sede en el vecino Estado. Esta autoridad, integrada por tres magistrados, revisa los juicios de amparo, en este caso el número 13/2021 del Tribunal Unitario.

El SAT denunció que Erosa Lizarraga incluyó en su cuenta bancaria los más de $48 millones sin que pague impuestos por ese dinero obtenido, que supuestamente provendría de alguna de sus empresas. Una de ellas fue la embotelladora Sidra Pino.

Los hechos ocurrieron hace varios años, pero en marzo se “reactivó” con la detención.— Megamedia

Prevén 1.5 millones en la informalidad

Cartón de Tony: Chayo Julio César