in

Rebasa fronteras la infraestructura vial de Yucatán

La de arriba es una de las imágenes con que el periódico canadiense ilustra su reportaje

El enemigo, en las calles

La confusa señalética vial y los “aterradores saltos de velocidad” en las calles de Yucatán fueron el tema de un artículo publicado en el medio informativo canadiense “The Globe and Mail”.

Haciendo una analogía con el béisbol, el reportero Chris Zelkovich explica que en la entidad los letreros de alto no siempre implican detenerse, además de cuestionar la presencia de vehículos que transitan con lentitud y de animales durmiendo en mitad de la vía.

“Si uno quiere sobrevivir conduciendo los caminos de Yucatán, debe aprender a manejar una serie de bolas curvas, bolas suaves y escupitajos que desconcertarían al más experimentado bateador de las grandes ligas”.

De acuerdo con su experiencia, el articulista señala que el principal enemigo a vencer son los topes.

“La versión canadiense (del tope) está designada para ralentizar el tránsito. Está usualmente bien marcada, casi siempre pintada de un color que contrasta con el camino y localizada en lugares donde los conductores tienden a esperarlos”.

En contraste, señala, “en Yucatán el tope no está hecho para ralentizar el tránsito, sino para detenerlo”.

“Puede manifestarse de distintas formas: desde un suave salto inclinado hasta una barrera en miniatura diseñada para enviar a los carros a un precipitado salto por los aires y que los pasajeros del asiento trasero lleguen al techo.

“En ocasiones, el tope no está pintado, fusionándose perfectamente con el asfalto y, con demasiada frecuencia, no aparece acompañado de ninguna señal”.

Con un tono bromista y dramático, el periodista relata su visita a Uxmal, haciendo hincapié en la cuantiosa cantidad de topes que había en el trayecto.

Curiosamente, dice, no había señales viales para turistas en Uxmal, siendo éste un espacio turístico, por lo cual llegó a la zona arqueológica tres horas después de su salida desde el puerto de San Crisanto.

Entre sus anécdotas indica lo delicioso del poc chuc y los panuchos que describe como “una de las más grandes contribuciones de México a la gastronomía”.— Megamedia

En busca del “Encanto ibérico”

Vendedora regresa al mercado luego que fue expulsada