in

Recelo hacia las instituciones

Patricia McCarthy Caballero

Ven deficiencias en convocatorias a cargos públicos

Siempre hay menos interés en algún cargo cuando no hay remuneración de por medio, contrario a cuando son puestos donde hay paga, para los que siempre salen muchos candidatos, sobre todo los “busca chambas”, señaló Patricia McCarthy Caballero, dirigente del Frente Cívico Familiar (FCF).

Lo anterior lo dijo por la falta de respuesta a la convocatoria del Congreso con la que buscaba propuestas para un cargo honorario en el Inaip Yucatán.

“En lo general hay una falta de confianza en que estos procesos sean de verdad transparentes, que no busquen gente a modo, por lo que se piensa que son procesos a modo, hay decepción de los organismos y de los mecanismos”, afirmó.

Patricia McCarthy recordó que la última vez propusieron a un académico con buen currículum: no solo no los tomaron en cuenta, ni siquiera se tomaron la molestia de decirles por qué no lo seleccionaron.

Lizbeth Estrada, de Cimtra, consideró que en esto se da un fenómeno complejo, se hacen las convocatorias en el Congreso para toda la sociedad, pero realmente hay poca difusión, creen que es suficiente con ponerlo en su página y ni siquiera informan de la importancia. Tampoco lo hace el mismo Instituto de Transparencia y la ciudadanía ni siquiera sabe para qué es.

“La otra parte es que cuando se inscriben en otros procesos, cuando se interesan y logran ser postulados, los procesos de designaciones públicas tienen serias debilidades, como la falta de transparencia y de criterios, objetivos que permitan al Congreso demostrar que la persona designada es la idónea”, señaló.

La dirigente añadió que no emiten un perfil, donde la sociedad civil interesada pueda participar, pueda apoyar y proponga de acuerdo con lo perfilado.

“También está la carencia de criterios que hace que las personas interesadas no se postulen porque vuelven a lo que siempre pasa, como en la Suprema Corte de Justicia: surgen las cuotas para los cuates, en un proceso no claro que dista mucho de acreditar una valoración objetiva, los que pueden aportar no quieren prestarse a un proceso que carece de credibilidad”, afirmó.

Lizbeth Estrada comentó que se habla de procesos “con dados cargados”. Hace poco para la renovación del consejo de CDH se presentó a ciudadanas comprometidas con los derechos humanos, que generaron incidencias importantes en la materia, y el Congreso designó a otra persona, que no se considera sea la adecuada.

La coordinadora indicó que las carencias y deficiencias de los procesos hacen que la ciudadanía no crea en ellos, ésta sabe que siempre es por negociaciones en vez de privilegiar el perfil de la persona, su experiencia y ver qué puede aportar a la organización para que las cosas funcionen, y se ven otras cosas.

“La sociedad no es ciega y se da cuenta de estos procesos que no garantizan la llegada de la mejor persona”.— David Domínguez Massa

El Puebla derrota a los Pumas con gol de Cavallini

Cartón de Tony: Su ego de tronos