in

Rechazan lucro con un recurso

Jóvenes de Tahmek durante la conmemoración del Día Mundial del Agua realizada en 2019. Expertos pidieron no se lucre con el recurso

Se pide aprobar una nueva Ley General de Aguas

En el marco del Día Mundial del Agua, que se conmemoró ayer lunes, académicos, ambientalistas y ciudadanos exigieron a las autoridades la aprobación de una nueva Ley General de Aguas porque, dijeron, la actual convierte al agua en mercancía.

En rueda de prensa Teresa Denegre Vaught Charruf, integrante del Consejo Ciudadano para el Agua de Yucatán, recordó que en 2012 se declaró el derecho humano al agua y a partir de entonces se insistió en una ley.

“Desde 2013 hay una deuda legislativa porque no se ha dictaminado la ley”, indicó la también integrante de la Asamblea Socioambiental Peninsular, del Movimiento Agua para Todos Agua para la Vida, y de la asociación Mundo y Conciencia.

La activista dijo que fuertes intereses hacen que la ley no se haga posible y, por eso, se aprovechó la conmemoración del Día Mundial del Agua para exigir a los legisladores que dictaminen la nueva ley porque es un compromiso con el pueblo de México.

Sergio Oceransky, representante de Fundación Yansa, señaló que la ley básicamente facilitó que una serie de intereses empresariales se haga con prácticamente todos los derechos de agua en el país. “Empresas lograron concesiones gratuitas por parte del Estado que a su vez pueden vender, especular con ellas”.

Oceransky dijo que con la nueva ley se cambiaría el enfoque como mercancía, que es la que tiene el agua en la ley actual, por uno de derechos en el que se pone en el centro el derecho humano al agua y el derecho de los pueblos a gestionar sus recursos hídricos.

“(El nuevo enfoque) evidentemente no es del agrado de quienes cuentan con todos estos derechos otorgados por el Estado porque, entre otras cosas, la ley sometería esas concesiones a evaluaciones y ver si se están haciendo los usos por los cuales se solicitaron o si están dañando, contaminando”, indicó el representante.

Oceransky dijo que esos intereses, que acaparan el 70% de los derechos del agua en el país, están organizados para evitar que no se promulgue una nueva ley. “Hacen presión a través de las cámaras empresariales y de la barra mexicana de abogados, diciendo que no hay necesidad de una nueva ley, y esto ha evitado que la Cámara de Diputados lleve la iniciativa ya dictaminada al pleno”.

En el caso de Yucatán mencionó que igualmente se han dado concesiones y no se ha llevado un control adecuado para verificar si se están cumpliendo las condiciones tanto de las concesiones como de los procesos de descarga.— IVÁN CANUL EK

“Esto ha llevado a una situación de crisis, contaminación creciente especialmente en relación a esta explosión de granjas porcícolas, la industria turística, y ahora la amenaza que suponen todos los planes de infraestructura y de crecimiento urbanístico relacionados con el Tren Maya en un acuífero que ya está en graves problemas”.

Cuauhtémoc Jacobo Femat, integrante de la asociación Arca de Noé y del Consejo Ciudadano por el Agua de Yucatán, dijo que “el futuro ya nos alcanzó” porque muchas investigaciones dicen que lo que se tiene en el acuífero es un “tuti fruti” de metales pesados y que, incluso, hay comunidades donde ya no se puede tomar agua de pozo.

“El problema es que a pesar de que cada año hay inversiones en el sector, si hablamos de agua potable y saneamiento no vemos un resultado que mejore la condición de las personas que viven en comunidades rurales.

Jacobo Femat dijo que existe una autorización de concesiones de agua, pero también de descarga por parte de empresas que no están cumpliendo con las normas y están descargando directamente al suelo, y “debido al suelo kárstico que tenemos hay una filtración prácticamente sin que se filtren estas aguas al manto freático y afectan a todas las actividades que se encuentran cerca”.

Caso Ivonne Gallegos se investiga como feminicidio: Fiscalía