in

Rechazan medidas; los restauranteros se niegan a acatar las restricciones

Aspecto de uno de los bares que tendrán que cerrar debido a las nuevas medidas antiCovid del gobierno

El sector restaurantero de Yucatán fijó ayer su postura sobre las restricciones a la movilidad y el aforo que dispuso la Secretaría de Salud estatal (SSY), las cuales entran en vigor hoy, y anunció que no las acatará porque significan la pérdida del 50% de sus ventas.

En voz del presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Yucatán, Roberto G. Cantón Barros, consejeros y socios de esta cámara empresarial dijeron que el sector restaurantero está siendo duramente castigado por la autoridad estatal.

Igual denunciaron que estas restricciones están dirigidas expresamente a esta industria económica.

Las medidas que dispuso la SSY, como informó el Diario, son: 1) restricción a la movilidad de 11:30 de la noche a cinco de la madrugada todos los días, 2) cancelación de permisos a bares y centros nocturnos que tengan servicio de restaurante, y 3) disminución de 75% a 50% el aforo en restaurantes y centros religiosos.

La Canirac dio su posicionamiento en una rueda de prensa virtual. Recordó que el restaurantero es el sector más regulado y el más golpeado por la pandemia del coronavirus y por ello reprueban la limitación del horario de movilidad y la reducción del aforo en cada establecimiento.

“Es inaudito que luego de las aglomeraciones causadas por las campañas políticas, los eventos masivos, las fiestas y convivios, y a pesar que sabían que la pandemia continuaba, la autoridad no hizo nada para sancionarlos”, señaló Cantón Barros.

“Hoy anuncian medidas restrictivas que ponen en riesgo de nuevo la operación y el patrimonio de los restauranteros yucatecos. Como sociedad estamos conscientes de que la salud es primero, de eso no hay duda; sin embargo, pareciera que a los políticos y al gobierno del Estado se les olvidó este tema durante los actos de campaña que, estamos seguros, contribuyeron en gran medida al avance en los contagios y hospitalizaciones por coronavirus”.

Cantón Barros advirtió que la Canirac no permitirá una arbitrariedad como estas disposiciones, porque es la principal generadora de empleo en la entidad, es la que ha aguantado una pandemia, la que tiene deudas, la que tiene demandas laborales, procedimientos administrativos ejecutorios y por ello “no podemos ser carne de cañón para las autoridades de hoy. ¡Ya basta!”

“Nuestros colaboradores y socios no vamos a permitir estas medidas, no dejaremos que nos vuelvan a cerrar, no disminuiremos nuestros aforos y mucho menos aceptaremos las reglas que hoy son impuestas arbitrariamente, que únicamente están afectando a un solo sector que apenas empezaba a respirar”, advirtió el líder de la Canirac local.

“Me dirijo al gobierno del Estado y le digo que la Canirac y sus restauranteros rechazamos contundentemente las nuevas disposiciones, no vamos a permitir el cierre de ni un restaurante más, la pérdida de empleos y del patrimonio de nuestros afiliados y sus familias”.

“No es una opción cerrar más temprano porque estaría cortando la mitad del servicio, la mitad de las ventas”, insistió.—Joaquín Chan Caamal

“No somos los mayores responsables de este aumento del coronavirus (en los contagios y hospitalizaciones), hubo campañas políticas muy intensas y ahora dicen ‘vamos a agarrar al sector más fácil y vulnerable’”.

A su decir, las medidas restrictivas han generado molestia no solo entre los restauranteros, sino en las redes sociales porque claramente se aprecian en las campañas políticas las aglomeraciones de personas.

“Es una injusticia que se comete ante nuestros ojos, se nos está señalando como si fuéramos los culpables y que ocasionamos estos aumentos de contagios”, recalcó.

“Teníamos una leve respiración con la reactivación económica y el levantamiento de la restricción de la movilidad, estábamos empezando a llamar a nuestros empleados que dejaron su trabajo por la pandemia, y ahora vuelve la restricción a la movilidad, es injusto que se castigue a los restauranteros cuando no ocasionamos este problema de salud”.

Asimismo, reconoció que sí se ha visto un relajamiento en el respeto a las medidas sanitarias, pero el cuidado es responsabilidad de cada persona. Admitió que los jóvenes asisten a los restaurantes, pero en estos negocios hay un estricto control de acceso, se aplican los protocolos sanitarios, por lo que son lugares seguros.

Sin embargo, basta con observar la vida rutinaria de los jóvenes: van a reuniones a las casas, a eventos masivos, al estadio, a bodas, graduaciones, se ponen a bailar, se abrazan, conviven por horas, y más recientemente se les vio participando en la política de diferentes formas sin estar vacunados, dijo.

Al explicar el por qué les afectarían las medidas restrictivas, Cantón Barros dijo que los restaurantes que trabajan en turnos matutinos y vespertinos son los mejor librados porque cierran, como los otros negocios de otros giros, a las siete de la noche.

Empero, apuntó, la mayoría de los restaurantes dependen del servicio de cenas y es aquí donde está el problema de la restricción a la vialidad porque para cumplir el horario establecido tendrían que cerrar a las 10 de la noche en promedio para el levantamiento del mobiliario y para que los trabajadores lleguen a sus hogares.

La costumbre de los yucatecos y los visitantes es que gustan cenar de noche y hacer sobre mesa tranquilamente, refirió. Ahora, se les tendría que acorretear si llegan a las 10 de la noche, tendrían que comer de volada y retirarse rápido para que no rebasen el horario de restricción nocturno.

“Vamos a continuar como estamos, serviremos cenas hasta las 12 de la noche, sin necesidad de acorretear a los clientes”, advirtió. “Sabemos que en Mérida todos los negocios ya están cerrados a las siete de la noche, a ellos no les afecta, por ello decimos que estas medidas están dirigidas al sector restaurantero”.

Cantón Barros recordó que durante la pandemia perdieron el 20% de empleos formales, que son alrededor de 2,700 plazas laborales, y estas medidas, sin límite de tiempo, ponen en riesgo a todos los negocios.

“Nos cayó como un balde de agua helada el anuncio de las restricciones y ahora tenemos una gran incertidumbre”, enfatizó el dirigente. “Nos gustaría platicar con la autoridad, no nos hizo partícipe para tomar esta decisión, puede haber algunas alternativas para que entre todos cuidemos la salud de todos, pero estas medidas están dirigidas contra los restauranteros”.

El líder de la Canirac reiteró que los socios están unidos contra estas disposiciones y podrían recurrir a recursos jurídicos para combatirlas.

De un vistazo

A favor de las medidas

Jorge Castillo, empresario cantinero del sur de Mérida, se pronunció a favor de las autoridades respecto de las nuevas medidas impuestas para contrarrestar el alto número de contagios de Covid-19 que se han dado en las últimas semanas.

Ser obedientes

“La decisión que tomó el secretario de Salud (Mauricio Sauri Vivas) no lo hace con la intención de lesionar la economía, sino por la pandemia. Yo, de manera muy personal, le doy la razón, hay que ser obedientes”, dijo.

Ofrece su apoyo

“Yo les doy mi apoyo y colaboro con ellos”, señala el empresario durante una entrevista que concedió en su bar “Los Ramoncitos”, en la colonia Delio Moreno.

Autocríticas de morenista

Progreseño gana beca de EE.UU.