in

Reciclaje político

Los periodistas Ángel Noh Estrada y Víctor Dzul Zum con los invitados Luis Ramírez Carrillo

 

Carencia de nuevos liderazgos y propuestas en los partidos yucatecos

El reciclaje de las mismas figuras domina el panorama político yucateco donde hasta ahora no hay claridad y algunos liderazgos visibles corresponden más a proyectos personales que a propuestas partidistas o ideológicas.

Además, en un futuro próximo, a dos años y medio, el horizonte político yucateco se transformaría de manera visible, ya que con las elecciones intermedias se perfilarían los líderes que tendrán peso relevante en la búsqueda de cargos claves como la gubernatura y la alcaldía de Mérida.

Sin embargo, de acuerdo con la reestructuración de los partidos que dominen el escenario local, en los municipios del estado se podría gestar una nueva configuración de fuerzas políticas que le darían mayor poder e influencia a uno u otro partido.

Te interesa: Alianzas dominarán el horizonte

En la última entrega del foro “Los nuevos protagonistas de la política en Yucatán”, que organizó Grupo Megamedia, la maestra Patricia McCarthy Caballero, integrante del Frente Cívico Familiar; los doctores Rocío Quintal López y Luis Ramírez Carrillo, y el maestro Efraín Poot Capetillo, investigadores del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, Unidad de Ciencias Sociales de la Uady, respectivamente, ofrecen sus argumentos en relación con dos preguntas: ¿Qué políticos podrían constituir liderazgos en los próximos años? y ¿Cómo vislumbran en los próximos tres años el panorama político en Mérida y en Yucatán?

Sobre la primera interrogante, para Patricia McCarthy, exconsejera del Instituto Federal Electoral (IFE) de Yucatán, no hay liderazgos nuevos que se aprecien en el paisaje local, y ante esa carencia los partidos suelen recurrir a los mismos personajes.

“Tristemente a todos los partidos les aqueja el mismo dolor, porque siempre recurren al reciclaje”, Lo que estamos viendo desde hace muchísimos años en el país, en Yucatán, es que los partidos son incapaces de atraer a buenas personas para incorporarlos a sus filas, entonces los reciclan y como algunos de estos políticos lo único que quieren es seguir viviendo de la política incluso ni siquiera son los mejores, considera la activista del Frente Cívico Familiar.

“No estamos reciclando a los mejores materiales y aguantan 10 reciclajes y van a seguir siendo funcionales. Tristemente se está reciclando, en muchos casos, a personajes que si realmente nos atenemos a lo que han hecho ya ni siquiera deberían estar participando en la política. Lo primero que como sociedad debemos cuestionar, si los partidos como institutos que se supone buscan el bien común, qué es lo que deben hacer para atraer a las mejores personas y que de verdad se hablen de nuevos liderazgos en la política”.

“Los que van a seguir teniendo presencia serán los mismos. En el caso del PRI, a Jorge Carlos Ramírez Marín, que seguirá luchando por la gubernatura; Dulce María Sauri Riancho, a quien no la veo tan vinculada a su partido, más bien es un personaje con presencia a nivel nacional y seguirá teniendo un papel importante allá, no sé qué tanto se meterá a la política local, y no veo mucho más. Felipe Cervera Hernández, me parece que tendrá un papel muy discreto, como lo tiene actualmente en el Congreso local.

“Ivonne Ortega Pacheco, que si llega a dirigir al PRI a nivel nacional, le dará mucha fuerza a políticos que trabajan con ella”, la seguirán los pocos que no se han desligado públicamente de la exgobernadora después de lo mal que se desempeñó, indica la maestra McCarthy.

“Del PAN, entre los liderazgos que veo está Renán Barrera Concha. El alcalde de Mérida seguirá trabajando para llegar a la gubernatura. También a Mauricio Vila Dosal, actual jefe del Ejecutivo estatal, que tendrá que ver cómo ampliar sus horizontes. Aunque diría que la primera responsabilidad de un gobernante para mantener fuerte a su partido es gobernar bien”. Si hay un gobernante que realmente logre revertir la situación de pobreza, de deterioro de la calidad de vida de la población, brinde salubridad, que sea cabeza de una administración honesta, transparente, que rinda cuentas, en esa medida estará contribuyendo no solo a su partidos, sino a una mejora de vida de la población, el ideal en el que todos deberían trabajar. Si ese es el enfoque, bienvenida la eficiencia, el trabajo de muchas horas, la revisión de los programas de políticas públicas y la evaluación de cara a la ciudadanía.

“La mejor forma de fortalecer estos liderazgos es viendo los resultados que dan, vamos a esperar, todos estamos atentos a qué resultados van a dar para considerar que hay nuevos liderazgos con posibilidades de crecer”.

“De las mujeres, agrega la especialista en Administración por Calidad Total, la diputada federal Cecilia Patrón Laviada, que además, no hay que olvidar que en situaciones difíciles perdió la candidatura a la alcaldía de Mérida, creo que es un personaje al que se tendría que seguir de cerca. Tiene simpatía latente, ahora hace una labor legislativa, adquiere experiencia y regresará de manera clara a la escena local para tener mayor presencia”, subraya la exconsejera.

En cuanto a los jóvenes, la maestra McCarthy Caballero desea que las nuevas generaciones de algún partido tuvieran más fortaleza en el ámbito político. Ojalá que algunos jóvenes políticos, como Asís Cano Cetina, presidente estatal del PAN, les dieran mayores espacios, ya que podrían ser una opción para hallar a nuevos liderazgos. Me gustaría que se encuentren en los partidos jóvenes frescos, que realmente contribuyan. El reto está planteado y los partidos políticos deberían estar trabajando para crear a los líderes del futuro, ya que el reciclaje ya no da para más, concluye.

El maestro Efraín Poot considera que “los liderazgos más visibles son, en el PRI, Jorge Carlos Ramírez, que trabaja para lo que siempre ha querido, la gubernatura; Dulce María Sauri. Su retorno a la escena no es fortuito, ella es un activo importante para su partido, y el líder de los legisladores estatales, Felipe Cervera. En torno a ellos se irá tejiendo una serie de alianzas internas para fortalecer sus posiciones en los escenarios públicos en los próximos meses”, indica.

“En Acción Nacional, indudablemente Renán Barrera, el actual alcalde de Mérida. Por supuesto, Cecilia Patrón. Ambos son los que aparecen en el escenario, aunque también hay servidores públicos que forman parte del equipo del Ayuntamiento y probablemente con Renán Barrera puedan impulsarse y por ahí se genere algún líder para su desarrollo. No hay que perder de vista que será clave la reorganización a nivel municipal de los dirigentes. Ese evento será importante para detectar e impulsar algunos liderazgos regionales. No se podrían anotar nombres en estos momentos, pero reitero que será clave la reestructuración del PAN a nivel estatal.

“En el caso de Morena es Joaquín Díaz la cabeza visible en Yucatán. Me parece que las fuerzas que se alineen no solo en el interior de ese partido, las diversas fuerzas políticas que negocien con él y los grupos empresariales que tengan interés en incidir en el accionar del delegado federal marcarán rumbo. “El reto de Morena es crear una verdadera estructura organizativa partidista más formal. Tiene una estructura partidista, pero no la ha amarrado, le ha costado la movilización de simpatizantes, opina el experto. A diferencia de otros partidos que lo hacen de manera tradicional, Morena apuesta por mantener contacto con sus simpatizantes por medio de las redes sociales y tienen éxito. En ese punto los otros partidos están rezagados. Morena, sin tener una estructura extensa y bien burocratizada logró permear en los ánimos de sus seguidores por medio de las redes sociales que utilizan. El desafío será detectar a aquellos liderazgos naturales que se dan en el interior del Estado, en los municipios para afianzarlos . Por ejemplo, aprovechar el liderazgo a de Alpha Tavera Escalante, exalcaldesa de Valladolid, suena sumamente interesante, y a los delegados regionales. Por ahí pueden proyectarse algunos otros liderazgos.

“En Movimiento Ciudadano, parece que la diputada Silvia López Escoffié está muy interesada en consolidar su liderazgo.

“Además, hay una serie de organizaciones que sufren cambios internos y otras que resultan fortalecidas, como la que se dio a conocer recientemente. El nuevo sindicato de maestros, el Gremio Nacional de Trabajadores de la Educación. Ahí pueden surgir nuevas formas, nuevos interlocutores privilegiados entre los agremiados y el gobierno donde podrían surgir nuevos liderazgos. Si los partidos y organizaciones no se reinventan para reconectarse con el pulso de la sociedad y atraer nuevos cuadros, seguirán los mismos liderazgos”, enfatiza el investigador.

El doctor Luis Ramírez afirma que “los líderes y los nombres que tenemos a la vista son los mismos, pero los tiempos que tienen para actuar son totalmente nuevos, se definirá en dos años.

“Ahora todo se va a redefinir en dos años o dos años y medio, las elecciones intermedias serán fundamentales para saber quiénes quedan como líderes en sus partidos, como hombres y mujeres políticos fuertes.

“Creo que el escenario se muestra en dos facetas. Primero, nadie tiene más de dos años o dos años y medio para mantener o perder sus posiciones, y segundo, ahora la primera lucha se dará al interior de cada partido. Lo que suceda en el interior irá marcando lo que sigue. Esa situación es nueva, antes se tenía una fuerza natural cuando, por ejemplo, Rolando Zapata Bello era gobernador. Durante seis años todo se movió en torno a él y en esa medida los partidos de oposición se redefinían en respuesta a las estrategias del partido mayoritario en el gobierno, las reglas de juego, no claras, las marcaba el partido en el gobierno.

“Ahora las normas no están claras, también por la irrupción de Morena en Yucatán. Morena tiene que construir su base partidista, como Pac-Man comiéndose a los liderazgos y a las simpatías, a los militantes de todos los otros partidos, sobre todo del PRI y PAN. La pregunta es ¿tendrá la capacidad Morena para convertirse en un partido político o seguirá dependiendo del manejo, de la acción de Andrés Manuel López Obrador (AMLO)? Si logra en dos años convertirse en un partido político fuerte, será una situación curiosa en donde habrá votantes a favor de Morena, genéricamente hablando, pero no creando una estructura partidista fuerte ni candidatos atractivos.

“¿De qué sirve si tienes un candidato a presidente municipal de Morena en Mérida y no hay bases y estructuras para profundizar? Si el candidato no funciona en la capital lo mismo será en los otros municipios.

“Si Morena no construye las simpatías, que eso hace AMLO, si Joaquín Díaz no trabaja en eso acá, será muy difícil. En cada municipio Morena tendría que ir a quitarles al PRI y al PAN personajes para tener sus propios candidatos, sus propios grupos. En esa medida, la lucha en los partidos será fundamental, ya que los candidatos molestos que no salgan elegidos en los partidos tradicionales comenzarán a irse a Morena, que está pescando a gente molesta, inconforme por quedar fuera de alguna candidatura en algún municipio. Y en eso Morena tiene éxito y ello contribuirá a que los liderazgos en Yucatán se debiliten mucho.

“En el PAN, un escenario posible: Mauricio Vila quiere eliminar a Renán Barrera como candidato a la gubernatura, y para lograrlo tendrá que impedir que se convierta en el aspirante natural para reelegirse en la alcaldía de Mérida. Para ello se puede mover a Cecilia Patrón como la elegida y eso podría dividir a ese partido por satisfacer los intereses de Vila. ¿Hasta qué punto están dispuestos en el PAN a negociar para presentar un frente único para la presidencia municipal meridana?

“Lo que suceda dentro de cada partido irá marcando. Lo natural es que en seis años, si todavía existe el PRI, van Jorge Carlos Ramírez por el PRI; por el PAN Renán Barrera, y Joaquín Díaz, de Morena, por la gubernatura. Sin embargo, en tres años todo puede cambiar”, reitera el sociólogo. Renán podría ser eliminado, Jorge Carlos pasarse a Morena y el PRI casi desaparecer a nivel nacional, y Morena podría ser el gran ganador. Hay un esquema de escenarios nuevos, pero con los mismos viejos líderes”.

En términos similares responde la doctora Rocío Quintal: “Seguimos viendo ‘líderes’ reciclados con una agenda más que social, en muchos casos personal. Utilizan a los partidos como trampolín con una lógica pragmática, donde el mejor partido es el que me dé mejor acceso a los cargos, al poder a los recursos y a seguir viviendo de la política”, explica la consejera del Instituto Nacional Electoral.

“Coincido respecto a los partidos tradicionales, como el PRI y el PAN, no se ven rostros nuevos solo son reciclajes de personajes, de liderazgos, unos más nuevos que otros, pero al final del día, reciclajes. No obstante, la reflexión a la pregunta sobre quiénes se podrían configurar como líderes en un futuro cercano, la llevaría a cuáles serían los temas que están en la agenda pública local y son importantes.

“Por ejemplo vislumbro:

“a) La fuerte especulación inmobiliaria que hay actualmente en Mérida con una falta de ética ambiental, con una afectación a los recursos del medio ambiente, del agua. Ahí está el caso de Homún.

“b) El tema de la corrupción y la impunidad de la que el Estado no se ha salvado y de que ya comenzaron a salir algunas interrogantes. Pero desafortunadamente las posiciones de los partidos, de los supuestos líderes es tapar, defender y no aglutinar para tomar una posición diferente a lo esperado.

“c) El rezago, la marginación y la falta de infraestructura en la que se mantiene a las comunidades de interior del estado con fuerte vocación maya.

“d) La violencia de género expresada en los feminicidios, que día tras día se sigue viendo en las notas rojas de los periódicos.

“e) Los problemas de salud mental en la entidad que se expresan en los altos índices de suicidios, en la prevalencia de los primeros lugares de casos de VIH, cáncer cervicuterino… En fin, hay toda una agenda de problemas públicos que aquejan a Yucatán y es ahí donde no veo a los líderes, no veo ninguna cabeza de algún partido político, ni del PRI, ni del PAN, ni de Morena ni ya decir de los penosos PRD y PT que abanderen alguna de estas causas de manera comprometida, que se alineen a la agenda social, que públicamente adopten una posición haciendo una declaración, dando a conocer un desplegado a favor… Ahí hay una falta de liderazgo total; verbigracia, el caso de Homún, donde hay una sociedad civil organizada con un motivo justo, con un problema que afecta a Yucatán, a nivel nacional, la contaminación del manto freático. ¿Y cuál fue la posición de los líderes en el Congreso, los nuevos diputados locales? El silencio complaciente, cuando no, una respuesta tibia. Todas las fuerzas del Congreso local, PRI, PAN, Morena, Movimiento Ciudadano, PRD y PT, ninguno de sus representantes se comprometió con la agenda social.

“Y no dudaría que esa es la lógica de muchos de los personajes que ya dijeron sus nombres. Ya el ideario político se perdió y no sospecharía que efectivamente un personaje como es el actual gobernador esté trabajando para consolidar un liderazgo, pero un liderazgo más en lo personal que para afianzar a su partido. No vacilaría que de no verse respaldado por su partido en seis años, que ya esté bailando por un sueño, aspirando a la Presidencia, y no dudaría que dejara al PAN si no lo avala. Por allá está la relación armónica y complaciente que también está tejiendo con el actual Presidente de la República. Le está haciendo ojitos, le está diciendo acá estoy.

“Y otro ejemplo es un personaje como Joaquín Díaz, con los recursos federales a los que tendrá acceso lo ponen en una posición ahora un tanto desdibujada, callada, porque se está reconfigurando, y sí creo que puede tomar la fuerza para aspirar y mantener ese ‘liderazgo’”, concluye la doctora.— Carlos F. Cámara Gutiérrez

¿A quién representa Joaquín Díaz, a qué ideología? La del ismo ha saltado de un partido a otro y eso no garantiza ser fiel a una agenda pública.

“Esa fuerza emergente que es Morena rompió el bipartidismo, pero sus diputados en el Congreso local están en deuda con la ciudadanía, cuando tendrían que ser líderes de oposición, de cambio. No alzan la mano, no dicen esta boca es mía, aprobaron el presupuesto sin ningún cuestionamiento. Estos nuevos políticos de Morena en el Congreso no se constituyen como líderes, considero que son personas a las que les llegó el cargo sin realmente esperarlo, por tómbola fueron electas y no tienen una trayectoria política. Son rostros nuevos sin trayectoria, pero sobre todo sin un compromiso por la comunidad”, concluye la doctora.

 

Cartón de Tony: Material de apoyo

El panorama laboral cambiará radicalmente en una década