in

Recuerdan con cariño a don Isaías, fallecido en Perú por Covid-19

Foto: Megamedia

Recuerdan a don Isaías Rodríguez con gran afecto

Amigos y otras personas que conocieron al señor Isaías Rodríguez y Rivero, fallecido en Perú a causa del Covid-19, lo recuerdan como alguien muy sociable que tenía un “corazón enorme”.

El profesor normalista jubilado y licenciado en Lenguas y Literatura Castellana, quien falleció ayer en la madrugada por complicaciones de la enfermedad, se encontraba con su esposa, Ethel del Carmen Trujillo Trujillo, en el país sudamericano como parte de una excursión de yucatecos por destinos religiosos de la zona.

Fernando Quijano Pereira, sensei de Shotokan del Sureste, adonde el señor Rodríguez y Rivero asistía a clases de dos a tres veces por semana, lo recuerda como “una persona con mucho entusiasmo, muy servicial”, que “constantemente organizaba desayunos para celebrar nuevos logros o cumpleaños de quienes entrenábamos karate con él”.

“Era un excelente karateca”, comenta. “Entrenaba muy bien, con mucho entusiasmo. Le decía: ‘Entrenas como un chamacón’”.

Don Isaías, septuagenario, practicaba ese arte marcial desde hacía 40 años y tenía el grado de cinta negra primer dan. “Isa-Geri” para sus compañeros karatecas, se preparaba para presentar el examen de segundo dan.

“No había limitantes para él. Le encantaba entrenar. Era muy alegre, un ejemplo, una excelente persona”.

Por su parte, el sensei Francisco Palma Pavón, del mismo dojo, recuerda que Isaías Rodríguez fue un activo colaborador en la construcción de la sede del Divino Redentor, en Pensiones, y su remozamiento. A beneficio de la parroquia efectuaba las excursiones como en la que participaba al morir.

“Los que lo conocimos y éramos apegados a él lo recordamos como una persona cabal, afable, muy dispuesta al servicio al prójimo”, subraya Palma Pavón.

“Espero que ya Dios nuestro Señor lo tenga en su santa gloria. Yo estoy seguro que sí”, enfatiza.

La práctica del karate fue la razón por la cual su testimonio apareció en 2013 en un artículo del Diario firmado por Gaspar Silveira Malaver, sobre exponentes adultos del arte marcial.

En ese entonces de 69 años, el señor Rodríguez declaró que “no hay límites... bueno, si uno quiere sí” para aprender la disciplina.

“Para muchos, cuando llega la edad de jubilarse es como comenzar a morirse. De hecho, muchos mueren al poco de jubilarse porque creen que la vida acaba. Es lo contrario porque uno tiene que empezar a vivir otras cosas, dedicarse a otras actividades”, afirmó.

“Es por el bien de uno mismo, hay que moverse, no te puedes quedar estático. Hay deportes, hay escuelas... Si te quedas sin hacer nada te enfermarás”.

Antiguo suscriptor, fiel lector del Diario, el señor Rodríguez dejó su huella en Grupo Megamedia; en específico, una planta. Fue un obsequio para María Luisa Álvarez Matos, asesora de ventas, con quien él y su esposa cultivaron una amistad durante 15 años.

“Fue una persona muy distinguida y querida”, señala María Luisa, quien ayer mismo transmitió sus condolencias a familiares del señor Rodríguez, que se manifestaron muy felices de saber el aprecio que numerosas personas le tenían.

Don Isaías acostumbraba acudir a la oficina de Grupo Megamedia en Serviplaza para contratar anuncios de las excursiones a beneficio del Divino Redentor.

María Luisa Álvarez recuerda que en alguna ocasión el señor Rodríguez le dijo de sus viajes que “el día que me llegue a morir hice lo que me gustó, lo disfruté mucho”, al igual que “una de las mejores inversiones que puedes hacer en la vida es viajar”, porque “esos momentos nunca los vas a olvidar”.— Claudia Sierra

Fallecimiento en Perú

La Secretaría de Relaciones Exteriores y la Embajada de México en Perú confirmaron el fallecimiento en Cusco.

Cuarentena

El señor Isaías Rodríguez fue puesto en cuarentena el viernes 20 por las autoridades sanitarias de Perú y posteriormente referido a un hospital local, informó la cancillería en un comunicado.

Complicaciones

El yucateco había dado positivo a Covid-19 y estaba en observación. Anteanoche tuvo complicaciones y se le trasladó al Hospital de Contingencia Antonio Lorena, donde falleció. Según se informó, la diabetes contribuyó a empeorar su estado de salud.

Restos mortales

Sus restos se enviaron a la morgue a la espera de su cremación, como estipulan los protocolos.

Pésame

Relaciones Exteriores lamentó “profundamente la pérdida” y expresó su “sincero pésame” a la familia. Su esposa se reporta en buenas condiciones de salud.

Viaje

Los demás participantes en la excursión ya están en México.

Síguenos en Google Noticias

La higiene y la tecnología, claves para restaurantes

Hacienda libera 25 mil millones de pesos a estados por contingencia