in

''El Corchito'': Remanso de la naturaleza

La afluencia de visitantes a la reserva ecológica “El Corchito”

Poco a poco se reactivan labores en la reserva

La reserva ecológica “El Corchito”, que está a la orilla de la carretera a Progreso en el libramiento que lleva a la comisaría de Chicxulub Puerto, empieza a cobrar importancia con la reactivación económica por el semáforo amarillo de la pandemia y pronto iniciará un nuevo servicio turístico: los paseos en catamarán.

La apertura de este atractivo turístico es gradual porque mantiene un aforo de 30% de visitantes, aun cuando está al aire libre, está en una zona "pura", ecológicamente hablando, y el aforo permitido en otros lugares es del 50% al 75%.

Sin embargo, poco a poco reactiva sus servicios y se vuelve una atractiva opción de paseo familiar y de contacto con la naturaleza para quienes visitan Progreso.

Además, muy pronto reactivará un servicio que consiste en paseos en catamarán, cuya ruta permitiría tener avistamientos de flamencos rosa que ya tienen su hábitat en esta parte del puerto progreseño.

Certificado sanitario

“El Corchito” lo administra el Patronato Cultur, cuenta con el Certificado de Buenas Prácticas Sanitarias expedido por la Secretaría de Turismo estatal porque cumple con todos los protocolos sanitarios.

Éstos son: aplicación de gel al 70% de alcohol, medición de la temperatura corporal a la entrada, vigilancia del cumplimiento de la sana distancia y la obligación para todos del uso correcto del cubrebocas.

"El Corchito" solo puede recibir a un 30 por ciento de su aforo, debido a las restricciones por la pandemia (Cortesía)
Poco a poco se reactivan los servicios en la reserva ecológica "El Corchito" (Cortesía)
"El Corchito" solo puede recibir a un 30 por ciento de su aforo, debido a las restricciones por la pandemia (Cortesía)
Poco a poco se reactivan los servicios en la reserva ecológica "El Corchito" (Cortesía)
Poco a poco se reactivan los servicios en la reserva ecológica "El Corchito" (Cortesía)

La entrada cuesta $45 para los mexicanos, $35 para niños de 5a 10 años de edad y $90 para visitantes de otros países. Las personas con discapacidad no pagan.

Quien ya ingresó a este parador turístico de Progreso relata que en esta zona de cenotes, manglares y animales silvestres se siente un entorno ambiental muy diferente al de la playa del malecón.

Desde que el visitante ingresa a “El Chorchito” siente la brisa fresca de los manglares y le dice adiós al fuerte calor durante su estancia en el sitio, pero además el paisaje también es distinto al de la playa, porque el contacto con la naturaleza permite apreciar en toda su extensión la belleza del lugar y pueden conocer en vivo a los famosos mapaches y coatíes.

Restricción

No se permite el ingreso de comida y bronceadores porque “El Corchito” es un área natural protegida.

Para ingresar a la reserva se realiza una breve travesía de 200 metros en lancha. El visitante pasará por un canal de manglares donde se escucha conciertos de trinos y cantares de aves como de patos cormorán y buzo, garza de patas doradas, garza blanca, cuquitas, chiricote o rascón de cuello gris, aves plenamente identificadas que habitan la reserva ecológica.

Incluyente

Adentrado en la reserva, que por cierto está preparada para que las personas con discapacidad motriz puedan desplazarse en los senderos, uno se olvida el ajetreo mundanal, el ruido, el calor y la contaminación.

En el recorrido de senderos aparecerán tres cenotes en la superficie del agua cristalina.

Dos de ellos son medianos y uno es grande. El primero, que está a pocos metros de la entrada se denomina “Helechos”, enfrente está “Corchito” y al final está “Pájaros”, que es una megapiscina natural, donde se puede nadar entre peces de todos tamaños y colores.

Atractivos

En la reserva ecológica de “El Corchito” no solo hay cenotes, sino también ojos de agua.

Ictioterapia

Uno de ellos está junto al cenote “Helechos”, donde la persona puede recibir una ictioterapia; es decir, puede sumergir los pies al agua para que sean exfoliados por centenas de pececitos.

Corcho

Hay otro ojo de agua denominado “Venados” donde hay una gran cantidad de “árboles de corcho”, pero es el único lugar donde no se puede bañar porque es el punto donde fluye el agua hacia los otros cenotes y debe mantenerse totalmente virgen.

Lagartos

En este sitio, por lo general, hay algunos pequeños lagartos, pero que no representan peligro alguno para la gente porque están detrás de una cerca que rodea el ojo de agua.

Aventura

El recorrido entre senderos es de casi 300 metros, de la entrada de la reserva hasta el cenote “Pájaros”, pero el trayecto es de aventura y emoción: sorprende la aparición de animales silvestres y especies marinas, pues el canal del agua conecta con los cenotes y ojos de agua.

Horarios

El horario de visita es de 9 de la mañana a 4 de la tarde, de lunes a domingo. Hasta hoy solo pueden ingresar como máximo 400 personas por día.

Ubicación

La reserva se ubica a la orilla de la carretera a Progreso en el libramiento que lleva a la comisaría de Chicxulub Puerto.

Escrito por Joaquín Chan Caamal

Joaquín Orlando Chan Caamal, reportero de la Agencia Informativa Megamedia (AIM); es periodista desde 1987 y en 1993 ingresó a Diario de Yucatán, buque insignia de Grupo Megamedia.   Escribe sobre el ámbito local y peninsular. Ha desarrollado  contenidos sobre educación, economía, medio ambiente, sectores empresariales y seguridad y policía.  

Colapso en la Línea 12 del metro deja un convoy suspendido y 13 muertos (vídeo)

Henry Martín no es investigado por su hermano; será citado a declarar