in ,

Se afinan los detalles

Foto: Megamedia

Quejas de vecinos por reubicación de los paraderos

Autoridades afinaban ayer los últimos detalles para que los nuevos paraderos se encuentren listos y puedan ser utilizados por los usuarios, al entrar hoy domingo en marcha el nuevo Plan de Movilidad Urbana.

Calles donde se pintaron las líneas que delimitan la zona de los nuevos paraderos de autobuses. La imagen es de la 66 con 69 (Foto de Ramón Celis)
Calles donde se pintaron las líneas que delimitan la zona de los nuevos paraderos de autobuses. La imagen es de la 66 con 69 (Foto de Ramón Celis)
Desde este sábado se colocaron conos en las calles donde se reubicaron los paraderos . La foto es de la 57 con 48 (Ramón Celis)
Desde este sábado se colocaron conos en las calles donde se reubicaron los paraderos . La foto es de la 57 con 48 (Ramón Celis)
Calles donde se pintaron las líneas que delimitan la zona de los nuevos paraderos de autobuses. La imagen es de la 66 con 69 (Foto de Ramón Celis)
Calles donde se pintaron las líneas que delimitan la zona de los nuevos paraderos de autobuses. La imagen es de la 52 con 53 (Foto de Ramón Celis)
Calles donde se pintaron las líneas que delimitan la zona de los nuevos paraderos de autobuses. La imagen es de la 52 (Foto de Ramón Celis)
Desde este sábado se colocaron conos en las calles donde se reubicaron los paraderos . La foto es de la 57 con 48 (Ramón Celis)
Desde este sábado se colocaron conos en las calles donde se reubicaron los paraderos . La foto es de la 57 con 50 (Ramón Celis)

A unas horas de su apertura, los nuevos sitios de ascenso se encontraban casi dispuestos, pues en la mayoría de los casos ya se observaban las aceras marcadas con la “sana distancia” y contaban con señalamientos que indican qué ruta tomarán ahí los usuarios.

En algunos casos los señalamientos se encontraban apilados y resguardados con cadena y candado, pues aún nos los instalaban en sus sitios correspondientes.

Las rutas del Oriente y Sur ya son identificables, a diferencia de las de la zona norte, donde no se veían aún señalamientos de las rutas o al menos las calles pintadas. Solo se observaban vías con algunos conos naranjas.

Algunas calles del primer cuadro ya tienen las franjas amarillas que indican el espacio en que podrán transitar libremente los peatones debajo de la acera y donde, de acuerdo con el plan, se instalarían maceteros.

De igual forma estas franjas delimitan el único carril sobre el que los automóviles deberán transitar.

Agentes de la Secretaría se Seguridad Pública y el personal del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial que reparte mapas con los nuevos paraderos dijeron que desconocen el horario en que comenzarían a instalar, tanto los maceteros como los señalamientos.

Por otra parte, vecinos del Centro, en cuyas puertas estarán a partir de hoy paraderos, manifestaron su molestia con la medida.

“En esta calle nadie quiere los paraderos. Aquí muchos somos de la tercera edad. Yo tengo 83 años, allí (apuntando a la esquina) hay una señora en silla de ruedas, en esa otra casa una señora que está mal de un ojo…”, expresó el señor Lorenzo León Castro.

“Don Lorenzo”, quien vive en la calle 59 entre 48 y 46 informó que su hijo, que es abogado, ya reunió firmas para presentar a las autoridades. Y es que, dijo, la medida solo causará perjuicios entre los vecinos, empezando con que ya no podrán estacionar sus vehículos en las puertas de sus casas.

Y es que ese tramo será la zona de ascenso de las rutas Brisas II-IMSS T1-Prepa 1-Ávila Camacho-Fraccionamiento CTM-Jiménez; Pacabtún-Fidel Velázquez-Pacabtún y Ruta 2 Lázaro-Reyes.

Estacionamiento

“El problema del estacionamiento es uno de los principales perjuicios porque los camiones se van a querer parar donde sea”, subraya el señor León Castro, cuya cochera prácticamente quedará obstruida por los camiones y la fila de pasajeros. “Va a tener unos problemas con los camioneros o con la gente indebidamente. Las autoridades deben de estar acá para que puedan corregir cualquier anormalidad”.

Tras señalar que la gente va a estar formada en la mera puerta de su casa, lamentó que ninguna autoridad se haya acercado para conocer la opinión de los vecinos.

A María Josefa Pech Pool, vecina de la misma calle, le preocupa dónde se va a estacionar el señor que le surte gas, el que le lleva el agua, el de la basura. “La gente va a estar haciendo fila aquí. Esto va a ser un problema. Además, nos dicen que uno no debe contagiarse (de Covid-19), pero nos vamos a pegar a la gente”,

María Josefa opinó que hubiera sido mejor que los paraderos estén sobre la calle 48 de la 61 a la 57 porque allí no hay viviendas “pero aquí donde están, sí nos va a perjudicar”.

Leydi Méndez Peniche, aunque vive en otra colonia, también se dijo afectada porque en la puerta de casa de su mamá hay también un paradero. “Mi mamá es una persona de la tercera edad y le acaban de poner un marcapaso, por esa razón y otras anteriores yo tengo que estacionarme aquí para recogerla y llevarla a sus consultas. Al haber esto (los paraderos) yo ya no voy a poder hacer nada”.

De hecho, relató que unos minutos antes, un policía pasó y al ver su vehículo estacionado en la puerta pidió en altavoz que se retire. “Yo no me moví y si vuelve a pasar le voy a le voy a decir que todavía no hay camiones”.

Encierro

La señora dijo que con la fila que se va a formar en la puerta, su mamá perderá su intimidad. “Mi mamá va a tener que vivir encerrada, vamos a tener que poner una cortina para que no se le acerque nadie”.

Pero lo que más le preocupa es dónde se va a estacionar cuando tenga que llevar a su mamá a sus consultas. “Va a ser un relajo porque no sé cómo voy a parar para llevar a mi mamá. Es terrible”.

Además, señaló, el ancho de la banqueta no se presta para que en su puerta haya un paradero. “Ve el ancho de la banqueta. Cuando mi mamá abra la puerta lo primero que va a ver va ser a la persona parada acá. La estamos cuidando del coronavirus, de que no salga para que no tenga contacto con nadie y aquí va a estar la gente en su puerta”.

José Sánchez, vecino de la calle 63 entre 44 y 46, se dijo afectado con la medida sobre todo porque a su mamá, quien ya es de la tercera edad, constante la tienen que llevar al médico. “Nos va a perjudicar sobre todo por mi mamá, porque no nos van a permitir estacionar para llevarla al doctor”.—Ilse Noh Canché / Iván Canul Ek

En su puerta están las rutas 65 Periférico Gálvez-Amalia-Coca-Encinos II, Kanasín Rastro, Vergel III, Vergel I-Chapur-63 Sarmiento-Plaza Oriente-Vergel, y Fidel Velázquez-Plaza Oriente-Cruz Roja.

Osvaldo Soberanis Aguilar, quien trabaja de manera provisional en un predio de la calle 63, admitió que no le afectará del todo la medida, es más, aseguró que es buena porque en el Centro ya hay mucho amontonamiento. “En ciertos momentos perjudica, pero no podemos quejarnos de todo lo que hagan las autoridades, porque sí hay cosas favorables. Como todo, todo beneficio trae en cierto modo un prejuicio, pero también nos podemos acostumbrar a ello”.

Por su parte, Reina Can Tun, vecina de Kanasín, indicó que los paraderos quedaron demasiados lejos. Yo le digo a mi esposo, está bien que no haya mucha gente en el Centro, pero acá es dónde va a haber aglomeraciones; además, no hay sombra para esperar el camión”.

La mujer señaló que antes su camión paraba por el mercado y ahora será en la 65 con 46 y de allí tendrá que caminar hasta la 60 con 55 para abordar el camión que la llevará a su trabajo. “Tengo que despertar más temprano para llegar temprano. Y mi esposo está peor, porque él se baja por acá (65 con 46) y tiene que caminar hasta San Juan para agarrar el camión de Umán, cuánto tiene que caminar (…) La verdad está terrible, pero no se puede hacer nada”.

Juanpa Zurita confunde la Covid-19 con la influenza

Homilía de Monseñor Rodríguez Vega: 13 de septiembre