in

No necesitaba terrenos

La exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco el 10 de enero pasado en la Casa del Pueblo

Se alertaba de la difícil situación del Isstey desde 2012

La historia de los terrenos que el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado (Isstey) compró al gobierno estatal, poco antes de la salida de Ivonne Ortega Pacheco, se inició el 25 de septiembre de 2012.

En esa fecha, la entonces directora del instituto, Zacil Moguel Manzur (luego diputada federal suplente de Ivonne Ortega de 2015 a 2018), siguiendo indicaciones de la gobernadora —presidenta a su vez del Consejo Directivo del Instituto— adquirió del gobierno del Estado 330 hectáreas en el kilómetro 24.5 de la carretera Mérida-Progreso, donde se construiría la Plataforma Logística de Yucatán.

El Instituto no necesitaba de esos terrenos, pero pagó $332 millones de contado por los siguientes tablajes: 8676, 8689, 8699, 8700, 8694, 8695, 8696, 8697, 8698, 8690 y 6292.

La compra de esos terrenos se dio pese a la delicada situación financiera del Instituto, a quien el mismo gobierno de Ivonne Ortega debía $1,748.2 millones de cuotas atrasadas. De hecho Fitch, la calificadora de inversiones, alertaba desde entonces sobre la difícil situación del Isstey y de su dificultad para pagar las pensiones en los próximos años.

Aunque Ivonne Ortega nunca informó de esta venta, el Diario publicó algunos detalles de la operación en abril de 2014. El entonces director del Isstey, Ulises Carrillo Cabrera, alto funcionario del gobierno de Ivonne Ortega, defendió la compra y dijo, en un escrito enviado a nuestra Redacción, que el valor de esas 330 hectáreas equivalía a $412.8 millones, por lo que “con esa compra el Isstey obtuvo rendimientos del 24% en dos años (…), algo mucho mejor que cualquier otra inversión de mercado financiero o bursátil”.

“En este sentido, no hay daño patrimonial al Isstey“, afirmó alegremente el funcionario en esa ocasión. “Por el contrario, hay utilidad real para el instituto con un incremento en el valor de su inversión de 80 millones de pesos aproximadamente”.

“En pos del desarrollo”

Carrillo Cabrera también habló de la constitución del Fideicomiso de la Plataforma Logística Isstey-Sefoe, el 11 de octubre de 2013, “donde las 330 hectáreas continúan siendo propiedad del Isstey y están blindadas para un uso exclusivo en pos del desarrollo de Yucatán: la materialización de la Plataforma Logística”.

Estas 330 hectáreas solo podrán usarse, advirtió, “siguiendo un Plan Maestro de Desarrollo (lo cual da orden y certeza de largo plazo para el desarrollo industrial), y tanto el Isstey como el gobierno del Estado podrán obtener beneficios y utilidades reales con el proyecto”.

“Los terrenos se venderán y asignarán conforme se requiera, siempre con un valor de mercado creciente, y se podrá, adicionalmente, inyectar fondos federales para construcción de infraestructura en el inmueble”.

Poco después, Carrillo Cabrera diseñaría algo similar para permitir al gobierno de Rolando Zapata Bello pagar las cuotas atrasadas al Isstey heredadas de Ivonne Ortega, que ascendían entonces a $2,135 millones.

Para eso se formó un fideicomiso, al cual el gobierno le donó casi 2,700 hectáreas de la reserva territorial del Estado, ubicadas en Ucú y que el Congreso aprobó en una sesión “fast track”, el 30 de diciembre de 2014. Este fideicomiso impulsaría el desarrollo de un proyecto inmobiliario, en el cual el Isstey —aquí también— “sería socio y recibiría parte de las ganancias”.

Cinco años después todo sigue igual. Los de Ucú son terrenos en breña cuya venta no será fácil, según declaró al Diario la actual directora del Isstey, María Isabel Rodríguez Heredia. (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA

Fideicomiso

Sobre el caso del Fideicomiso de la Plataforma Logística Isstey-Sefoe, todo quedó en dichos de Carrillo Cabrera.

Nunca prosperó

El proyecto de la Plataforma nunca prosperó y el gobierno de Rolando Zapata disolvió el fideicomiso para así “comprar” al Isstey, en diciembre de 2016, esos terrenos de la Plataforma y crear allí la Zona Económica Especial (ZEE), otro proyecto que fracasó.

Permuta, no dinero

Zapata Bello no le dio al Isstey $412 millones, el valor de esos terrenos de acuerdo con Ulises Carrillo, sino hizo una operación de permuta: su gobierno se apropió de la superficie de la Plataforma Logística a cambio de darle al Isstey otros terrenos del gobierno, pero ni un solo peso en efectivo, como fue la operación en 2012.

Terrenos en breña

En la lista de predios permutados figuran muchos terrenos en breña y hasta el predio donde se asienta el hotel “Costa Azul”, en Yucalpetén, que ha estado en posesión del Isstey desde hace muchos años.

Síguenos en Google Noticias

En suspenso un cobro de la CFE

Cierra Congreso su período ordinario con discusiones y más iniciativas aprobadas