in

Se debe trabajar más en proteger a la mujer en Yucatán, afirman

Operación policíaca en San Pedro Cholul
Diligencias policiales en un predio de Gran San Pedro Cholul, donde fue asesinada Teresa Aurora Vega Cuéllar (Megamedia)

La petición de protección no concedida a Teresa Vega Cuéllar, asesinada por tres mexiquenses en su domicilio del fraccionamiento San Pedro Cholul el viernes pasado, llevó al Observatorio Nacional Ciudadano del Feminicidio en Yucatán a solicitar por el mecanismo de transparencia gubernamental información sobre las órdenes autorizadas por los jueces y fiscales locales.

La coordinadora de esta representación ciudadana, Adelaida Salas Salazar, informó que desconoce el número de órdenes de protección de mujeres violentadas que están activas al día de hoy o han vencido dejando en desamparo a las que recurren a esta figura jurídica.

Lo que sí tiene claro la activista es que las órdenes de protección no son muy efectivas porque los agresores no las respetan y no reciben el castigo que señala la ley cuando las trasgreden (en el caso de Teresa Vega Cuéllar, hay versiones de que había sido amenazada por su expareja, David Ordóñez Guerrero).

“Tienen muchas aristas estas órdenes de protección policíaca para la mujer”, aseguró. “Nosotros sabemos que a muchas mujeres las golpean, las pasan a matar, se interpone la denuncia y lo único que otorgan las autoridades son rondines de la Policía por su casa. Sí acude la Policía a proteger a la mujer agredida que tiene orden de protección, pero cuando llega, el agresor huye y no lo persiguen ni detienen”.

Cuando los policías llegaron, el agresor huyó

La maestra recordó un caso ocurrido en el parque Las Américas con una mujer que tenía la protección. Su agresor la volvió a golpear cuando la vio en ese parque, ella llamó al número que le tiene dado la Policía, llegaron los agentes, pero el sujeto se subió a su camioneta y se fue. No lo persiguieron, detuvieron o sancionaron.

Adelaida Salas consideró que son pocas las órdenes de protección que han girado las autoridades, pero para tener un número oficial solicitaron a transparencia gubernamental que informe cuántas ha dado.

A su decir, hay casos graves de violencia contra la mujer donde definitivamente se requiere una protección de 24 horas, pero la protección solo consiste en guardias, rondines o vigilancia por una semana o máximo tres meses.

La activista es una de las mujeres que tiene protección policíaca permanente por las constantes amenazas que recibe por su trabajo contra la violencia femenil, pero ya le habían retirado la custodia porque venció el plazo, por lo que recurrió a una demanda de amparo para recuperar la protección a su persona. Incluso, tiene un botón de pánico que ha utilizado y sorprendentemente la respuesta policíaca es inmediata.

“A las defensoras de las mujeres nos dan un botón de pánico, lo llevo todo el tiempo y tengo guardia permanente”, dijo. “Si me veo en situación de peligro lo activo y en menos de cinco minutos llega una ambulancia, policía motorizada y otros policías. Ya lo usé y el dispositivo de ayuda llegó en forma impresionante y muy rápido. Creo que en esto hay que avanzar, que las mujeres que corren peligro tengan un botón de pánico”.

Las órdenes de protección las otorgan los jueces y fiscales y deben darla cuando conozcan la gravedad de la denuncia o la víctima puede solicitarla. Se otorga por 24 y 48 horas, pero con la lucha de las defensoras de mujeres se logró que el gobierno de Yucatán las otorgue por un mes, tres meses o que sea permanente, pero esta última es difícil de lograr.

Ocho casos

Adelaida Salas informó que en lo que va de este año han ocurrido ocho asesinatos de mujeres que por sus características se configuran como feminicidios: el 7 de febrero se halló el cuerpo de Marilyn de Fátima M.I., en un departamento y aunque lo dieron como presunto suicidio, hay sospechas de que fue feminicidio; el 19 de febrero se reportó la muerte de María del Pilar P.C., de 20 años, por lesiones que le causó su pareja con un cuchillo en su domicilio de la colonia Chuburná.

El 20 de marzo reportaron el aparente suicidio de Lucía V. en la colonia Adolfo López Mateos, pero también hay muchas dudas y se investiga; el 12 de abril reportaron la muerte por asfixia mecánica por estrangulamiento de Enna Isabel C.C. en el fraccionamiento Bicentenario de Umán; y el 21 de abril apareció dentro de una bolsa el cuerpo sin vida de María Guadalupe M.Ch., de 20 años, en el parque La Joya del fraccionamiento Paseos de Opichén.

El 16 de mayo la Fiscalía declaró la muerte por ahorcamiento de Arlett Ariadne H., de 21 años, pero la familia no cree en este dictamen por las inconsistencias y pidió una investigación ministerial más amplia; el 24 de mayo ocurrió en Akil un violento y mortal ataque contra María Dolores D.Ch., de 39 años, agresión que presenciaron los hijos de la víctima; y el 23 de julio ocurrió el asesinato de Teresa V.C., en su domicilio del fraccionamiento San Pedro Cholul.

En el registro de este caso, el Observatorio escribió que el feminicidio lo ordenó su exesposo David O., con quien sostenía una batalla legal por la custodia de los tres hijos de la pareja y que Teresa había denunciado amenazas de muerte y de sustracción de menores “ante las autoridades estatales yucatecas, quienes hicieron caso omiso”.

Además de este feminicidio, los sicarios contratados por el exesposo mataron a un joven oficial de la Policía.

Las penas de cárcel, "modificables" por acuerdos

La activista Salas Salazar también opinó sobre la reforma al código penal que se debate en el Congreso del Estado donde aumentará los años de prisión para los responsables de feminicidio de 45 a 65 años como sentencia máxima.

Consideró que es una medida apropiada, pero no aplicará si hay acuerdos de juicio abreviado para que el responsable reciba la condena mínima. Además, así la sentencia sea de 100 años no serviría si no hay una educación preventiva para las mujeres desde la edad escolar porque son en las casas donde ocurren las agresiones.

En su opinión, la autoridad debe realizar campañas para la prevención y erradicación de la violencia enseñando a las niñas y niños que sus cuerpos no se tocan, que eso no son juegos ni entre familiares.

También organizar talleres para evitar la violencia desde el noviazgo porque las jóvenes viven relaciones tóxicas confundidas por un amor romántico, pero que cuando son un matrimonio o pareja deriva en violencia dañina.

Hoy, a las 11 horas, las organizaciones que forman el Frente por los Derechos de las Mujeres en Yucatán, darán una conferencia virtual donde hablarán de la problemática de la violencia de género en el estado.

Utilidad

“Ya se vio que funcionan bien, sí se puede prevenir algún feminicidio, solo es que el gobierno tenga voluntad, le dé importancia a este tema de violencia contra las mujeres y destine presupuesto al género. La violencia está en casa, allí están agrediendo a las mujeres porque los agresores entran en la vivienda y hay que establecer un mecanismo que salvaguarde la vida de las mujeres violentadas”.

Escrito por Joaquín Chan Caamal

Joaquín Orlando Chan Caamal, reportero de la Agencia Informativa Megamedia (AIM); es periodista desde 1987 y en 1993 ingresó a Diario de Yucatán, buque insignia de Grupo Megamedia.   Escribe sobre el ámbito local y peninsular. Ha desarrollado  contenidos sobre educación, economía, medio ambiente, sectores empresariales y seguridad y policía.  

Carlos Loret de Mola: Andrés Manuel López Obrador contra Netflix

Luis Briceño Alonzo

Orgulloso tekiteño forma su árbol genealógico y lo plasma en un libro