in ,

Se queja de despido; el PAN lo niega y ofrece respeto a la diversidad

En un mensaje en redes sociales el usuario José Pablo Quiñones Guzmán afirmó que el comité del PAN en Yucatán dio por terminada su relación laboral con él “debido a su activismo en derechos humanos” y acusó a la diputada Paulina Viana de ser “la voz de los jóvenes, pero de los heterosexuales”.

Por el mismo medio, el PAN Yucatán aclaró que fue Quiñones Guzmán quien renunció de manera voluntaria al instituto político y reiteró su respeto a la pluralidad de ideas y a los derechos humanos.

La queja de Quiñones Guzmán

En su cuenta de Facebook, Quiñones Guzmán escribió: “PAN Yucatán y su Presidencia encabezada por Asis Cano han dado por terminada su relación laboral conmigo”.

“Todo vinculado a mi activismo en Derechos Humanos por lo cual próximamente daré un posicionamiento público al respecto”.

“Lo que me quedó claro ayer que mi colega militante de PAN Yucatán Diputada Paulina Viana que presume ser ‘la voz de los jovenes’, resultó ser ‘la voz’ pero de los jovenes heterosexuales únicamente por su voto secreto contra los derechos LGBT”.

“Creo que desconoce la diversidad sexual que existe en Acción Juvenil Yucatán y grupos homogéneos o no se lo han informado. Y que siempre ha sumado nunca restado”.

“Creo que todo joven panista o cualquiera que sea debería considerar seriamente NO apoyarle en futuros proyectos sabiendo que para ella hay jovenes de primera y de segunda”.

Respuesta del PAN Yucatán

El PAN Yucatán, también en su cuenta oficial de Facebook, respondió: “En relación a una publicación en las redes personales del ciudadano José Pablo Quiñones Guzmán, en la que refiere que el PAN Yucatán dio por terminada su relación laboral “todo vinculado” a su activismo en Derechos Humanos, este instituto político aclara que el C. Quiñones Guzmán presentó su renuncia voluntaria el pasado 1 de Julio”.

“En Acción Nacional reiteramos nuestro respeto a la pluralidad de ideas para enriquecer a la sociedad en el marco de la ley y el respeto a los derechos de los ciudadanos”.

Chargers, despreocupados por el césped del Azteca