in ,

“Se vendieron miles”

Foto: Megamedia

Advierten que cualquiera puede caer en un fraude

El presidente de la Canadevi, Eduardo Ancona Cámara, advierte que la venta de los llamados “lotes de inversión” en Yucatán comenzó hace 10 años, “pero se puso de moda y en boga, hace tres o cuatro”; en este lapso se enajenaron cientos, miles de estos lotes, muchos de los cuales, dice, no podrán venderse porque carecen de valor de reventa.

“A la gente no le darán ni lo que pagó por esos terrenos y tendrá que asumir la pérdida”, señala.

En la segunda parte de la entrevista que sobre este tema concedió al Diario, el dirigente afirma que “si no hay infraestructura en esos lotes, éstos nunca tendrán plusvalía, será una pérdida para sus compradores. Insisto: no tendrán valor de reventa”.

Además, dice, creo que será muy difícil para los propietarios deshacerse de ellos porque, paradójicamente, estos predios se siguen vendiendo muchísimo, de modo que quien compró ahora tendrá dificultades para vender después, por la sobreoferta que se registrará.

Según Ancona Cámara, los promotores de estos lotes en muchos casos “manipulan la información de su publicidad” para atraer clientes.

Llaman la atención de personas, sobre todo de fuera, de Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Ciudad de México, etcétera, que cuando “oyen que son lotes a 10 minutos de la playa o de Mérida, piensan que están en una zona conurbada y habitable, pero cuando los ven descubren que son puro monte y piedras”.

Además, añade que los vendedores de estos lotes los llamaban antes “lotes semiurbanizados” —lo cual era falso—, luego los denominaron “lotes campestres” y ahora los llaman lotes de inversión entre comillas”.

Escogieron este nombre “porque de este modo no prometen nada respecto al lote. La publicidad engañosa deja en claro que es un negocio a futuro; es decir, te venden una expectativa, según la cual algún día podrías construir allí tu casa”.

Fuerte imán

El dirigente señala que “cualquiera es susceptible de caer en el engaño de esta publicidad, sobre todo si están buscando cómo invertir sus ahorros. En este sentido, estos lotes les resultan atractivos a muchísima gente, porque se venden a plazos, con pagos pequeñitos y a un precio menor”.

¿Cree que con la crisis originada por la pandemia bajará la demanda de este tipo de predios?, se le pregunta.

“No, porque estos lotes están ligados a la oferta inmobiliaria llamada Yucatán y los ‘lotes de inversión’ se comportarán como lo haga la marca Yucatán”.

Si bien “prevemos una pequeña baja en la colocación de vivienda en el estado, ésta no será tan drástica como en el resto del país, donde la demanda de casas cayó 30% por el Covid-19. Aquí, la disminución ha sido de 15%, la mitad de la media nacional”, agrega.

¿A qué atribuye esa demanda?

“Al apetito por Yucatán y creo que esto seguirá, entre otras cosas, por el ambiente de paz y seguridad. Éste es un factor importantísimo de atracción”.

Sin embargo, el entrevistado afirma que es preocupante el aumento de la venta de “lotes de inversión” porque propicia “un desorden total en los programas de desarrollo municipal. Todos los esfuerzos del alcalde, del gobernador para contener el crecimiento de Mérida y aumentar la densidad de la ciudad, son rebasados por estos lotes”.

Estos predios, además, ¿son una competencia des-leal para la industria formal de vivienda?

“Sin duda alguna, porque nosotros para desarrollar un fraccionamiento necesitamos, por ejemplo, de uno a dos años para gestionar innumerables trámites, mientras que los promotores de estos lotes no tienen que hacerlo”.

El principal trámite de los promotores de estos lotes es obtener la división del predio en el catastro municipal, cumpliendo en teoría con las leyes de Fraccionamientos y de Desarrollos Inmobiliarios, explica Ancona Cámara.

Para hacer esa división la ley no pide al promotor del proyecto la instalación de los servicios básicos, pero sí exige tramitar las factibilidades del uso de suelo y las factibilidades para dotar al predio de agua, luz, etcétera.

En este sentido, quien adquiera un “lote de inversión” deberá pedir si éste tiene uso de suelo habitacional, porque si es forestal, lo cual es muy común, “cambiarlo es un procedimiento larguísimo”, señala el dirigente de Canadevi.

Recomendaciones

En el caso de los “lotes de inversión”, añade, el público debería tener más información y seguir por lo menos las siguientes recomendaciones: verificar que se trate de un terreno ubicado en Mérida, cerca de Mérida o en una población con futuro urbano.

Asimismo, checar el uso de suelo para vivienda y las factibilidades de dotación de servicios, así como el certificado de liberación del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), “porque no vaya a ser que alguien compre un terrenito en medio de un juego de pelota maya”.

Finalmente, Ancona Cámara recomienda no olvidar que si estos “lotes de inversión” carecen de los servicios básicos y no están municipalizados, “difícilmente tendrán la plusvalía que ofrecen sus promotores en los anuncios”.— HERNÁN CASARES CÁMARA

 

Volcó su camioneta en la Mérida 2000

Ayuntamiento de Peto, con grandes retos por la contingencia sanitaria