in

Señal de tráfico de poder

Una empresa con un pariente de un exfuncionario

La empresa A Moot Point, inscrita en el Registro Público de Comercio el 24 de diciembre de 2014, es una de las empresas más beneficiadas con contratos del gobierno del Estado hasta este año, pero más allá de esa situación asoma un caso de favoritismo y presunto tráfico de influencias.

En rueda de prensa que ofrecieron a principios de junio, tres representantes de Movimiento Ciudadano dieron a conocer los vínculos de un “alto funcionario” del Ejecutivo estatal con esa empresa. No dieron nombres, pero sí lo hizo después, en otra conferencia de prensa, el exgobernador Patricio Patrón Laviada: en fallos de licitaciones del gobierno del Estado aparece como representante de ese negocio Carlos Amaro Quiroz, a quien se identificó como cuñado de Sergio Vadillo Lora, exjefe del Despacho del Gobernador y excoordinador de la campaña priista por la alcaldía de Mérida.

En efecto, documentos obtenidos por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, prueban que Amaro Quiroz estuvo en licitaciones como representante de A Moot Point, que en su traducción del inglés al español es “punto polémico” o “cuestión discutible”.

El 13 de octubre de 2016, en carta firmada por Carlos Sobrino Argáez, entonces director de la Japay y hoy presidente estatal del PRI, se invitó a Moot Point con atención “a Ing. Carlos Amaro Quiroz” a presentar una propuesta para servicios de consultoría.

Finalmente, según acta del 29 de noviembre de ese año, se adjudicó el contrato —de más de $7 millones— a Moot Point. Firmó Amaro Quiroz como representante en la lectura del fallo.

Más recientemente, en una sesión del 19 de junio de 2017, para la apertura de propuestas técnicas y económicas sobre una adquisición de bienes para Servicios de Salud, firmó de nuevo Amaro Quiroz como representante, según se puede ver en la copia del acta.

En otro documento, del 8 de mayo de 2017, sobre la adquisición de bienes y equipo para el Hospital Materno-Infantil, una vez más aparecen el nombre y la firma de Amaro Quiroz como representante de A Moot Point. Este acto representó la adjudicación a esta empresa de un contrato de alrededor de $30 millones para un “lote de equipos de sistemas y tecnologías de la información, voz y datos”.

A Moot Point nació con Mercedes Aguilar Cinco y Reyes Alfredo Can Pool como sus accionistas. Ambos son del municipio de Motul, según manifestaron en el acta constitutiva de la sociedad.

En junio de este año se inscribió en el Registro del Comercio la renuncia de Mercedes Aguilar como administradora única y su relevo por José Luis Tamayo Chalé, quien en junio de 2016 había sido nombrado apoderado legal.

Como director general de la compañía figura Christian Alejandro Morales Pino, quien trabajó en la Dirección General de Tecnologías de la Información del gobierno del Estado.

Entre los documentos a los que tuvo acceso Central 9 está uno de entrega-recepción de una “laptop” en la oficina de Ricardo Nevarez Cervera, operador financiero del gobierno anterior, en la calle 10 entre 13 y 15 de la colonia México el 19 de diciembre de 2016.

Firmó por la recepción del equipo, “por ausencia”, Fernando Salomo Buenfil. El nombre de éste apareció después, en una hoja curricular, como jefe de Tecnologías de la Información de la Auditoría Superior del Estado de Yucatán desde agosto de 2017.— ÁNGEL NOH ESTRADA

 

De un vistazo

Enorme bolsa

Los contratos otorgados por el gobierno anterior a la empresa A Moot Point, S.A. de C.V., representan una cifra cercana a los cien millones de pesos desde 2015. La empresa se constituyó a fines de 2014.

Algunos ejemplos

Entre las cantidades más elevadas figuran poco más de $30 millones para dotar de equipos de sistemas y tecnologías de la información al Hospital de Tekax y una suma similar por idénticos trabajos en el nuevo Hospital Materno Infantil. En algunos casos A Moot Point subcontrató a otros negocios para ciertas tareas.

Volantazo acaba un paseo

Homilía dominical: Cuarto domingo de Adviento