in

Señalan pocos avances contra los feminicidios

Adelaida Salas Salazar

“Es letra muerta”

De cumplir con los protocolos legales, el asesinato de Alejandra Uc Tun en Maxcanú sería el primer feminicidio del año en Yucatán.

Como informamos, el miércoles 17 José Leonardo Canché Ek, de 46 años, dio muerte a su pareja sentimental, de 42, al parecer en un arranque de celos.

De acuerdo con la Policía Ministerial, los familiares de la ahora occisa informaron que la pareja vivía desde hace 14 años en una casa de la calle 32 entre 13 y 15 de la colonia San Periquito, en ese municipio del poniente.

Familiares de la ultimada y vecinos señalaron que la pareja discutía y peleaba de manera constante.

La noche del miércoles pasado, de acuerdo con los testimonios, Canché Ek llegó ebrio a la vivienda alrededor de las seis de la tarde y de nuevo comenzó una disputa con Alejandra, lo que derivó en un desenlace fatal.

José Leonardo le disparó en varias ocasiones, según las versiones policíacas, con una pistola y una escopeta.

Aunque Alejandra fue socorrida aún con vida por paramédicos y policías de Maxcanú, falleció cuando llegó al Centro de Salud. Canché Ek fue detenido y será sometido a proceso, que en caso de ser tipificado, como todo apunta, como feminicidio podría ser condenado a 50 años en prisión.

Lo que sería el primer feminicidio de 2019 ocurre 107 días después de comenzar el nuevo año. En los tres primeros meses la Fiscalía General del Estado no registró ningún feminicidio, aunque sí dos intentos.

El primero ocurrió el 20 de enero en Peto. Santos Reinaldo Ek Chi intentó asesinar con un arma blanca a su pareja, Geny Leticia Cruz Montejo, para después suicidarse.

Un mes más tarde, el 7 de febrero Víctor del Carmen Aguilar May apuñaló a su expareja Daniela Magaña Quiñones cuando la mujer caminaba con un bebé en brazos por calles de la colonia Nueva San José Tecoh III.

Detenido, Aguilar May fue acusado de feminicidio agravado en grado de tentativa y vinculado a proceso.

“Solo por imagen”

Los feminicidios siguen y continuarán en Yucatán, porque la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia es “letra muerta”, afirmó ayer Adelaida Salas Salazar, representante en Yucatán del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

El gobierno tiene estancados todos los avances logrados en la administración anterior, señaló, “quieren curar con curitas a un desangrado que no acaba de morirse, solo por imagen”.

“Desde que se fue la administración pasada, que nos incluyó en el comité de feminicidios, éste no ha vuelto a sesionar, es un órgano que pertenece a la Fiscalía General del Estado y ni siquiera se ha instalado con las nuevas autoridades”.

Además, apuntó, “desde el año pasado hay por lo menos cuatro muertes violentas y no saben oficialmente, no ha funcionado”, puntualizó.

“Todo está parado, pareciera no quieren trabajar con lo logrado en la administración pasada, acudes a las autoridades y es poco lo que hacen”, insistió.

Sobre el reciente asesinato de una mujer en Maxcanú, en ese municipio el pasado viernes 8 de marzo el gobernador Mauricio Vila Dosal inauguró un Centro Municipal de Atención a la Violencia contra las Mujeres.

Entrevistada sobre este crimen, Adelaida Salas manifestó que en realidad el gobierno poco o nada efectivo hace por evitar que sigan estos homicidios de mujeres, sobre todo en el interior del estado, no se quiere aprovechar todo lo que se avanzó en la pasada administración.

“Hay una falta de respuesta a la continuidad de las acciones, de las bases de la administración anterior, hay una Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pero es solo una más, es letra muerta como muchas”.

“Cinco años de lucha en el gobierno de Rolando Zapata y plantones… pareciera no fueron suficientes, que no avanzamos, hoy vemos ocho feminicidios, un operativo inoperante, siguen las violaciones a menores, y todos parecen estar dormidos”, indicó.

La representante recordó que cuando entró el nuevo gobierno “pedimos no borrón y cuenta nueva, y continuar con lo ya logrado, pero no se hizo nada, no se hace una incidencia en las políticas públicas”.

Trabas al denunciar

“Se hizo la Secretaría de la Mujer, es cierto, pero no fue lo que pedimos, nosotros solicitamos una instancia de igualdad entre hombres y mujeres, con esa secretaría se deja de atender como se debiera a las mujeres, sé de al menos seis casos que le han llegado y les dicen ‘no pueden hacer nada’, las mandan a la defensoría legal y ahí está peor”, comentó.

La entrevistada dijo que por experiencia sabe que en la defensoría legal hay que presentarse desde la siete de la mañana para que te puedan atender el mismo día, luego te sientan para hacer una ficha de tu caso, y te piden que regreses otro día con una serie de información y requisitos por cubrir, o sea que no te resuelven nada.

Tan solo por citar un ejemplo, Adelaida Salas citó que llevaron a las autoridades el caso de una muchacha de Kanasín, donde el hombre con el que vivía la golpeaba y la sacó de su casa con su hijo, así que se fueron a vivir con la abuela.

Ellos presentaron la queja y pidieron protección; aun con todo eso, un día se presentó ese hombre con un arete en la oreja y fumando mariguana, se robó al niño y hasta hoy no se hace nada, la mujer sigue viviendo con la angustia por su hijo.

“Si esto pasa aquí en la ciudad, en la capital del Estado, solo imagínense que no estará sucediendo en el interior del estado, cuántas mujeres viven en violencia y están a punto de ser víctimas del feminicidio, a nosotros nos llegan casos terribles que no podemos sacar a la prensa”, puntualizó.

En la administración pasada se cambiaron las leyes, se destinó presupuesto, se sentaron las bases, en menos de un año se hizo algo de lo que se debió hacer en los cinco años anteriores con Martha Góngora Sánchez como secretaria general de Gobierno, hubo avances, pero todo se quedó estancado.

“De verdad se implementaron cosas, no era fantasía, se dijo darle seguimiento y hasta se creó una comisión, pero con la llegada del nuevo gobierno vemos que ya nada de esto funciona, todo quedó estancado, solo algunas cositas se ven”, dijo.— DAVID DOMÍNGUEZ MASSA / Carlos Cámara Gutiérrez

La representante recordó que en una reunión en la Secretaría de la Mujer se pidió un informe a quien representaba a la Secretaría de Salud sobre lo que hacían en ese rubro.

Al escuchar lo que se decía Nancy Walker, dirigente de otra organización a favor de los derechos, les hizo notar que era un informe de lo que se hizo la administración anterior, y le confirmaron que era verdad, o sea “no se hace nada, no hay seguimiento, menos continuidad”.

“En esa reunión donde habían alrededor de 30 personas, la mayoría funcionarias, me atreví a preguntar si alguien sabe lo que es la Alerta de Género, y solo Nancy Walker, unas tres personas más y yo dijeron que tenían conocimiento de eso”, comentó.

“Para acabar pronto, ni siquiera las autoridades cumplen con la ley; por ejemplo, la (norma) de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia señala la existencia de un comité de feminicidio que debe operar en la Fiscalía General, y ni siquiera se sabe cuándo se instalará, si es porque el gobernador nunca está aquí, que lo instale la secretaria general de Gobierno, pero ya que funcione”.

En ese comité, además del gobernador y el fiscal, lo integran como secretaria técnica la secretaria de la Mujer, junto con otros titulares de diversas dependencias y representantes de la sociedad civil.

Adelaida Salas añadió que esa misma ley también establece que se deben establecer tres comités más, que tampoco se han instalado, sin decir por qué no sucede, y son los de prevención, atención y sanción.

La luchadora social manifestó que también falta legislar en materia de violencia de la mujer y delitos sexuales, como que vuelva a considerarse delito grave el ataque sexual, y se aumenten las condenas.

Gobierno Feminicidios

En la Secretaría de Educación (Segey) no ven la magnitud de la violencia contra la mujer y los niños, señala una activista.

Casos de abuso

En la Segey no quieren verlo porque ya lo sabe y no hace nada, “aterrada por las cifras de bebés, de menores de cero a 12 años de edad que son ultrajados”, indicó Adelaida Salas Salazar.

Secretaría

“Hay una grave problemática con las niñas, me reuní con Loreto (Villanueva, titular de la Segey), y hasta ahorita nada”.

Dependencias

En la comisión de Atención a Víctimas, continuó la entrevistada, poco se puede hacer, solo cuenta con siete abogados y unos psicólogos, y todos los días se presentan numerosos casos para atender, pero no hay recursos, es otro de los principales problemas.

Los Venados, a mentalizarse en ganar en la vuelta

La Codhey llama a brindar mejor atención médica