in

Esquema “corrompido”

En el gobierno estatal anterior se desviaron fondos de programas de apoyo al campo y al sector ganadero

Señalan “trampa” en el manejo de apoyos ganaderos

El gobierno federal anterior, mediante la Sagarpa, suspendió sus aportaciones económicas al Programa de Repoblamiento y Mejoramiento Genético en Yucatán en 2016 debido a múltiples indicios de corrupción y mal manejo de los recursos de ese programa, afirma Giovanni Ávila Romero, exfuncionario del ramo durante más de 30 años.

La operación de ese programa por parte del anterior gobierno del Estado, dice, “estaba muy corrompida y no se reflejaba en el incremento del hato”, por lo que a partir de ese año el financiamiento para el repoblamiento y mejoramiento genético quedó solo en manos de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder).

Te puede interesar: El hato, “estancado”

En la primera parte de este informe, publicado el lunes 24 de diciembre, Ávila Romero dijo que, de acuerdo con cifras oficiales, el inventario ganadero en Yucatán creció en forma insignificante en los últimos 10 años, por abajo de la media nacional, debido a la corrupción en el manejo de varios de los programas de apoyo, entre ellos el de repoblamiento.

Según el exfuncionario, empleados de la Seder en el gobierno anterior, coludidos con un pequeño grupo de criadores de sementales, habrían simulado la venta de estos animales, con subsidio oficial, a pequeños ganaderos y desviado cuantiosos recursos públicos en su beneficio.

Esta práctica se habría terminado con la llegada del nuevo gobierno de Mauricio Vila Dosal “y por eso vemos ahora una drástica caída en la venta de sementales”, explica Ávila Romero.

Éste se ha desempeñado como subsecretario de Fomento Agropecuario y Pesquero, gerente regional del Fideicomiso de Riesgo Compartido de la Sagarpa, y responsable de importantes proyectos de infraestructura hidroagrícola.

El entrevistado afirma que cuando este programa operaba a plenitud, en 2016, la feria de Xmatkuil vendió más de 300 sementales. En 2017, ya sin el apoyo de la Sagarpa, las ventas descendieron a 230 animales y este 2018, con nuevas autoridades en la Seder, las ventas de sementales en la feria fueron de solo 160, una baja de casi el 50%, en dos años.

Te puede interesar: Denuncian fraudes en programas

“¿A qué se debió?, ¿por qué los ganaderos dejaron de aprovechar tantos subsidios?”, pregunta el exfuncionario y responde: “a que el nuevo gobierno prohibió las operaciones simuladas entre productores, falsos compradores y autoridades”.

Los malos manejos en ese programa no se limitaban a la compraventa, añade Ávila Romero. “Todo se iniciaba desde las pruebas de fertilidad de los sementales, sin las cuales, de acuerdo con la normatividad, no podían ser incluidos en el plan de subsidios”.

“Sin embargo, a muchos de esos animales ni siquiera les extraían el semen para verificar su fertilidad. Por el contrario, ciertos veterinarios emitían esos certificados por $200, $300 o $500, dependiendo del semental y de la ubicación del rancho”.

Otra irregularidad, añade el entrevistado, era la edad de los sementales ofertados. “Los de raza cebú, de mayor demanda en la zona, salían a la venta, en numerosas ocasiones, con una edad de 14 a 30 meses, cuando deberían hacerlo de 18 a 30 meses”.

Según el exfuncionario, ahora “sería muy conveniente que las nuevas autoridades locales revisen ese programa, sobre todo en los dos últimos años, para saber el número de toros vendidos con subsidio, el nombre del productor y el destino del animal, a fin de descubrir las irregularidades”.

El gobierno anterior presumía la inversión de cientos de millones de pesos en el fomento a la ganadería, “pero ese dinero no se ve, como lo demuestra la falta de crecimiento real del hato en los últimos 10 años”.

“Esos apoyos no llegaron al verdadero ganadero, y no hablamos de los pequeños, sino hasta de los grandes”. (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA 6

Seder

Más de lo dicho en entrevista a Giovanni Ávila Romero sobre el manejo de esquemas rurales.

Ya lo saben

“El desastre en el manejo de los programas de apoyo al campo lo conocen muy bien los nuevos gobiernos federal y estatal”.

Sin intermediarios

Durante la campaña para la Presidencia, recuerda, el hoy titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (que sustituyó a la Sagarpa), Víctor Villalobos Arámbula, en un foro en Tizimín escuchó las quejas de los productores sobre el Programa de Repoblamiento y de otros programas de apoyo al campo, quienes demandaron la entrega de los subsidios en forma directa, no con organizaciones o dependencias del gobierno.

“Trampas”

“La deficiente gestión de los programas de apoyo es definitivamente una de las causas del desplome de la ganadería yucateca”, indica el exfuncionario. “No se requiere ser un gran especialista para decirlo, la explicación es muy sencilla: las ‘trampuchetas’ en los programas”.

Aumento tarifario en los servicios