in

Sentenciados por fraude

Foto: Megamedia

Se menciona nexo con red delictiva en Quintana Roo

Dos personas detenidas en flagrancia cuando en febrero intentaban vender un terreno que no era suyo a un comprador de buena fe, identificándose con credenciales de elector falsas, fueron acusadas de fraude y sentenciadas por un juez a tres años y seis meses de prisión y al pago de una multa de 10,800 pesos.

Los acusados podrán cumplir su sentencia en “semilibertad”, con un brazalete de control, por considerar que su delito no es suficientemente grave.

Esto pasa no obstante que casos parecidos ocurren continuamente en Yucatán. Apenas el 12 de octubre, la Policía Estatal de Investigación detuvo a cinco sujetos cuando intentaban hacer lo mismo.

El Diario, por su parte, ha publicado numerosos casos de personas que falsifican su identidad con el propósito de apoderarse de terrenos.

Según fuentes oficiales, este problema se estaría saliendo de control porque recientemente escribanos públicos del oriente del estado fueron señalados como presuntos responsables de dar fe de documentos falsos, incluyendo la identificación apócrifa de supuestos compradores y vendedores de predios y hasta del acta misma de la operación de compraventa.

Al parecer trabajarían a beneficio de bandas que operan en Quintana Roo, situación que la autoridad ya estaría investigando.

Falsificación de identidad

Los sentenciados por falsificación de documentos, de acuerdo con datos oficiales obtenidos por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, son Amelia Euán Interián y Arthur Antunes Ortiz Carrillo.

Como publicamos el 19 de abril, Euán Interián usaba una credencial de elector apócrifa para hacerse pasar como María Elena Gastélum Treviño, la legítima propietaria de un terreno de una hectárea en Cholul.

Esa persona, en contubernio con Ortiz Carrillo —que usaba el nombre de Ricardo Martínez—, ofreció el predio a un corredor que a su vez a su vez se lo propuso al empresario Gabriel Guzmán Millet.

Éste mostró interés en comprarlo y citó a los supuestos vendedores en sus oficinas el 14 de febrero para concretar la operación.

Pero el empresario, que conocía a la verdadera dueña del terreno, la alertó y ella solicitó auxilio policíaco.

Agentes de la Policía Estatal de Investigación detuvieron a Euán Interián y a su acompañante cuando trataban de vender el terreno con credenciales de elector falsas y los consignaron a la Fiscalía General.

La dependencia los turnó al titular del Juzgado Segundo de Control, Ileana Georgina Domínguez Zapata, acusados de uso de documento falso y fraude.

Peritos de la Fiscalía comprobaron que la credencial de elector a nombre de María Elena Gastélum, que exhibía Euán Interián, era notoriamente falsa:

No tenía los elementos de seguridad, su impresión no era nítida, el nombre no aparecía a la luz ultravioleta, la tinta OVI, la microlínea y las tramas visibles no aparecían, la foto tampoco pasó las pruebas mínimas.

La Fiscalía también comprobó que el acta de matrimonio que mostró Euán Interián, haciéndose pasar por la señora Gastélum, también era falsa porque ponía como esposo a Fernando José Torres Cantú cuando la verdadera María Gastélum está casada con Fernando José Loret de Mola Gutiérrez.

En el momento de su detención, la Policía le decomisó a Euán Interián, entre otros documentos, una constancia de Clave Única de Población a colores, con clave GATES670731MNESRLOO, a nombre de Gastélum Treviño.

Además, una cédula catastral con un sello original que dice “Ventanilla Única del Catastro, 11 de enero de 2018, referente a tablaje catastral 28879 de Cholul, con número de cédula 0005213560, de fecha primero de enero de 2018”, el cual tiene anexo un croquis ilustrativo del predio.

Asimismo, folio electrónico del predio 929833 con sello original del Registro Público de la Propiedad y del Comercio, de fecha 10 de enero de 2018.

El 19 de septiembre, la jueza Domínguez Zapata responsabilizó de fraude a Euán Interián y a Ortiz Carrillo y los sentenció a tres años y seis meses y al pago de una multa de 10,800 pesos.

Los sentenciados, que optaron por seguir un proceso abreviado, se acogieron a los beneficios de ley que les permite cumplir su sentencia en “semilibertad”, aunque no podrán salir del estado sin autorización judicial; deberán llevar un brazalete localizador y firmar asistencia periódicamente en el Centro Estatal de Supervisión de las Medidas Cautelares.

Apenas el 13 de octubre, la Policía Estatal de Investigación detuvo a cuatro hombres y a una mujer en el local de una notaría en Mérida cuando trataban de escriturar una propiedad ubicada también en Cholul, suplantando la identidad del propietario y del supuesto comprador, así como de los supuestos apoderados de ambos.

Personal de la notaría alertó a la Policía que, igualmente, detuvo a los involucrados en flagrancia.— HERNÁN CASARES CÁMARA

 

Crear empleos, el reto para Yucatán

Viganò atribuye crisis eclesial a la homosexualidad