in

Severo impacto en la economía local

Aspectos del Foro “Las empresas fantasma y sus implicaciones fiscales y en la vida de los gobiernos”. Con los Panelistas invitados Dr. Othón Baños Ramírez, La Mtra. Lizbeth Estrada Osorio y Mtro. Santiago Pérez Arjona.

Los desvíos mediante los negocios fantasma afectan los servicios del gobierno

De acuerdo con tres especialistas en el tema, los desvíos de dinero público mediante las empresas fantasma tienen repercusión no únicamente en las finanzas del gobierno sino en los servicios y obras que debe recibir la ciudadanía, que se ven afectados de manera directa.

Las consecuencias de esta práctica ilícita van más allá, en opinión de Santiago Pérez Arjona, síndico del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) capítulo Yucatán ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

“Es un tema completamente estructural del país”, señala el maestro Pérez. “Hoy cualquier persona te vende una factura en la calle, ¡cualquiera!, y eso está creando una cultura del mínimo esfuerzo en las nuevas generaciones. Si al final soy amigo de la empresa grande o amigo del que me puede acercar al gobierno y le vendo una factura, me gano una comisión que ningún sueldo promedio del Estado me va a dar”.

Como indicamos en nota aparte, el directivo del IMEF participó en un foro de Grupo Megamedia sobre las empresas fantasma junto con Lízbeth Estrada Osorio, coordinadora en Yucatán del colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes (Cimtra), y Othón Baños Ramírez, investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

La primera pregunta que se les planteó es: ¿Cómo afectan las llamadas empresas fantasma a la economía yucateca?

Ofrecemos a continuación un resumen de las respuestas, que podrá leer más completas en yucatan.com.mx:

Othón Baños.— El tema de las empresas fantasma es bastante esquivo, muy escurridizo, y no tenemos mucha información dura o creíble que podamos manejar con un poco de más exactitud y certeza. Me parece que afecta a la economía de Yucatán directa e indirectamente. Los negocios fantasma son una vieja figura, y no sólo nacional sino que es usada en otros lados, pero aquí en México se abusa.

Acuden a esta figura los tres niveles de gobierno, como ya vimos, y el monto de estos desvíos es difícil de determinar. Se habla de facturas y cantidades, pero creo que tenemos la certeza de que no son todas.

De por sí lo ya detectado nos indica que directamente hay una afectación a la economía. Por principio de cuentas, me fui al Producto Interno Bruto (PIB) de 2017 y al gasto público de 2017. Para tener una idea, en 2017 el PIB de Yucatán alcanzó la cantidad de 300 mil 411 millones de pesos y el gasto público del mismo año se elevó a 54 mil 843.8 millones de pesos. Todo eso de información del gobierno disponible en internet.

El gasto público representó el 18.2% del total del PIB. Esto es importante. El gasto público representa un mecanismo bastante poderoso, que activa la economía de Yucatán. Entonces, cualquier afectación tiene un efecto multiplicador. Es decir, si en vez de hacer obras o inversiones el gasto va a parar a otro lado, entonces disminuye la capacidad de multiplicar y crear empleos.

De manera indirecta también afecta la economía del Estado porque con ese dinero se están dejando de hacer algunas actividades que son importantes. El propio gobierno está dejando de cumplir su función de estimular la economía.

Lízbeth Estrada.— Para analizar adecuadamente cómo afectan las empresas fantasma a la economía es necesario ubicarlas en el contexto en el que operan, que es el de la conformación de redes de corrupción, pues se constituyen con un solo fin: la simulación de operaciones con el objeto de obtener beneficios para particulares a costa de los recursos públicos.

Es así que este tipo de empresas sirven no sólo para evadir impuestos, sino también para facilitar el desvío de recursos públicos y otras formas de lavado de dinero.

Dicho lo anterior, la operación de estas redes de corrupción tienen un impacto negativo en la economía no sólo del Estado sino del país. Estudios realizados por organizaciones internacionales coinciden en que prácticas como ésta afectan negativamente el crecimiento económico, inhiben la inversión extranjera y disminuyen la competitividad y la productividad, limitando el desarrollo tanto de un estado como del país.

Santiago Pérez.— Una de nuestras obligaciones como mexicanos está en la Constitución, que es contribuir al gasto público de manera equitativa. Entendemos que como mexicanos tenemos la obligación de contribuir al gasto público. ¿A cambio de qué? A cambio de que el propio Estado nos dé seguridad, salud, prácticamente todos los elementos básicos para una calidad digna de vida. ¿Qué termina pasando? Que vemos casos de corrupción en el país que hacen que todos esos recursos que contribuimos como ciudadanos no lleguen a ese gasto público. Por lo tanto, en la actividad privada aquéllos tienen que irse a ciertas prácticas, como la adquisición de comprobantes con operaciones inexistentes. ¿Por qué? Para eficientar los números.

En mi práctica y en mi experiencia he tenido la oportunidad de asesorar a empresas que trabajan para gobierno y son los propios gobiernos que les establecen los proveedores que tienen que utilizar. Esas empresas hoy se encuentran en problemas para demostrar la existencia de estos actos, de esos proveedores que sirvieron para pasar ciertas cantidades de recursos.

Si nos vamos al efecto en la economía, entonces vemos que queda en dos temas. Uno, que no hay la recaudación necesaria, Dos, que con la poca recaudación que hay el dinero no llega al gasto público y queda en manos de otras personas. Se vuelve todo un círculo vicioso. ¿Por qué? Porque yo estaría de acuerdo en que el contribuyente tribute correctamente si el Estado me va a dar a cambio lo que me corresponde y no tengo que gastar en seguridad, no tengo que gastar en hospitales privados. Si no es así termino haciendo un doble gasto: le contribuyo al Estado y además erogo de mi bolsa.— ÁNGEL NOH ESTRADA

 

Rinde honores al soldado anónimo

Homilía del VII domingo del tiempo ordinario