in

Si no es urgente, mejor no vayas

Exhortan a no saturar el servicio de los hospitales

Para evitar la propagación del coronavirus y la saturación de los hospitales en este tiempo de contingencia sanitaria, lo ideal es que las personas con molestias de salud leves no acudan a clínicas ni consultorios, sino que lo hagan cuando de verdad se sientan muy mal y requieran atención urgente, recomienda la doctora María Elena González Álvarez, presidenta del Colegio de Médicos de Yucatán, A.C.

Hace énfasis en que no se está negando la asistencia a los pacientes, sino que se trata de una medida para evitar la transmisión del virus, de muy fácil contagio.

“Imagínense estar en una sala y tener a un lado a un paciente que es portador del virus sin saberlo, que se voltee y le hable. El riesgo de contagio es alto por aire y por contaminación de objetos”.

Subraya que éste no es momento para someterse a una cirugía electiva, como las estéticas.

La doctora González Álvarez recomienda seguir esta línea de acción cuando los problemas de salud sean leves, no graves.

Sugiere también cambiar la fecha de las consultas de rutina programadas para personas con enfermedades crónicas, que deben mantenerse en contacto con sus médicos. “Los adultos mayores son las personas que menos deben ir”, apunta.

“Las embarazadas tampoco deben ir”, agrega.

La directiva recuerda la conveniencia de contar con suficiente medicamento para tratar las afecciones y en caso de que se les haya dado fecha para recibirlos en una institución de salud lo mejor es enviar a recogerlo a un familiar que no se encuentre en el grupo vulnerable.— Claudia Sierra M.

De un vistazo

Evaluación

“El paciente tiene que valorar lo que es urgente y lo que no” para no acudir innecesariamente al hospital, subraya la doctora María Elena González Álvarez.

De rutina

Esta medida también es aconsejable para quienes tenían previsto realizarse análisis de laboratorio: hacérselos en otro momento si se trata de revisiones de rutina.

Síguenos en Google Noticias

Consulta desaprueba una planta cervecera

Cartón de Tony: Santidad de marketing