in ,

Sigue estas leyes y conviértete en el líder que tu empresa necesita

Todo líder, sin importar su edad, sus funciones o cuánta experiencia tenga, puede ser un mejor líder. Pero ese camino de superación sólo es posible recorrerlo con disciplina, trabajo y compromiso.

De acuerdo con la licenciada Rubí Martínez Medina, CEO de una compañía exportadora yucateca, lo primero que necesitas entender al comenzar a ejercitar tus habilidades de liderazgo es que los grandes líderes no nacen.

Pese a que algunas cualidades que se requieren para conducir un grupo pueden ser innatas se forman a lo largo del tiempo y la experiencia. O sea, se puede aprender a ser un buen líder.

Principios que nunca cambian

Una verdad incuestionable que nos enseña el “megagurú” de los negocios John C. Maxwell, es que los fundamentos del liderazgo nunca cambian.

“Liderazgo es liderazgo, no importa adonde vayas ni lo que hagas. Los tiempos cambian. La tecnología avanza. Las culturas varían de un lugar a otro. Pero los verdaderos principios del liderazgo son constantes”.

“No hay nadie mejor que Maxwell, una de las mayores autoridades en liderazgo de todo el mundo, para pulir nuestras cualidades, talentos, habilidades y aptitudes personales a fin de convertirnos en el dirigente que todos deseamos ser”, dice Rubí, al continuar la presentación de “Las 21 leyes irrefutables del liderazgo”, un libro, que, afirma, es de lectura obligada.

Te puede interesar: Guía para convertirse en un buen líder

“Aunque Maxwell lo escribió hace unos 20 años, las enseñanzas, instrucciones y ejemplos que contiene siguen plenamente vigentes”, reitera.

En la primera parte de este escrito hablamos de las 10 primeras leyes de Maxwell -del Tope, de la Influencia, del Proceso, de la Navegación, de E.F. Hutton, del Terreno Firme, del Respeto, de la Intuición, del Magnetismo y de la Conexión-, las cuales hablan de los límites del liderazgo, de la credibilidad y la constancia, del ejemplo y la confianza como valores fundamentales de un buen líder.

Recomendaciones

Antes de dar paso a las 11 leyes restantes, recordamos unas recomendaciones que Maxwell hace a sus lectores en el prólogo del libro y que vale la pena tener siempre en cuenta:

1. Las leyes pueden ser aprendidas. Algunas son más fácil de entender y aplicar que otras, pero cada una de ellas puede ser adquirida.

2.Las leyes son independientes. Cada ley complementa todas las demás, pero no necesitas una para poder aprender otra.

3.Las leyes traen consigo consecuencias. Aplica las leyes y los demás te seguirán. Pásalas por alto y no podrás dirigir a otros.

4.Estas leyes son el fundamento del liderazgo. Una vez que aprendas los principios, debes ponerlos en práctica y aplicarlos a tu vida.

Otras leyes

De la 11 a la 21, las siguientes leyes irrefutables del liderazgo son:

11. Ley del Círculo Interno. El potencial de un líder lo determinan quienes están más cerca de él

Esta ley hace recordar el viejo refrán: “Dime con quién andas y te diré quién eres”, idea que, en otras palabras, podría significar: “Dime con quién andas y te diré hasta donde puedes llegar.”

Los líderes trabajan mejor cuando se rodean por un círculo muy cercano y no necesariamente numeroso de colaboradores, señala Maxwell.

Estos trabajadores coinciden plenamente con el criterio del líder y saben cómo responder a sus estímulos.

“El potencial del líder —y el potencial de toda la organización— es determinado por quienes están más cerca de él”, escribe el autor.

Visión compartida

En pocas palabras, para hacer más efectiva tu empresa necesitas tener líderes fuertes en tu círculo interno.

No tiene sentido convencer o inspirar a personas negativas. Invierte tu energía en las personas que comparten tu visión, que eleven la moral del grupo y te ayuden con la carga de la organización.

Y otra recomendación: “Nunca dejes de mejorar tu círculo íntimo”.

12. Ley del Otorgamiento de Poderes. Sólo los líderes seguros otorgan poder a otros

Cualquiera que haya desempeñado cargos de alta responsabilidad sabe lo difícil que puede llegar a ser encargar a otros algunas de sus tareas.

El mejor líder es aquel que tiene suficiente sentido común para escoger buenos hombres y mujeres para que hagan lo deseado, y suficiente dominio de sí mismo para no entrometerse mientras lo hacen.

“La clave para otorgar poder a otras personas es una gran confianza en la gente”, señala el autor.

La delegación o entrega de responsabilidades lleva implícita la autonomía de las personas elegidas, por lo que el líder no debe tratar de controlar permanentemente su trabajo.

Formación de líderes

13. Ley de la reproducción. Se necesita un líder para levantar otro líder

La gran mayoría de los líderes tienen como mentor a otro líder. Los mejores mentores son líderes con experiencia. Tú sólo puedes dar a otros lo que posees.

Una de las conductas negativas más comunes entre los líderes es el recelo ante la posibilidad de que surja un liderazgo más potente en su entorno de trabajo y que implique, finalmente, su sustitución.

El buen líder no solo no puede temer esta eventualidad sino que debe favorecer el talento de sus subordinados, sirviendo como un espejo para que los demás reproduzcan sus actitudes y estrategias.

“Construir nuevos líderes es esencial para el desarrollo de la organización. Mientras más líderes hay en la compañía, más potencial tiene”.

¿Por qué se sigue al líder?

14. Ley del Apoyo. Primero se apoya al líder, luego la visión que tiene

¿Por qué las personas siguen al líder… porque acierta o porque están convencidos de que va a acertar? Lo segundo es, sin duda, mucho más deseable, puesto que implica que los trabajadores confían en el criterio y en la visión del líder.

Sin embargo, para llegar a esto es necesario haber desarrollado plenamente una imagen de seguridad y efectividad que “convenza” al resto del equipo. A partir de ahí, será la visión del líder y no sus aciertos la que movilice a los empleados.

“Cada mensaje que la gente recibe es filtrado a través del mensajero que lo lleva. Si el mensajero es digno de confianza, el mensaje tiene valor".

"Esa es una de las razones de que los actores y los atletas sean contratados para promover productos. La gente compra los zapatos deportivos Nike porque confía en Michael Jordán, no necesariamente por la calidad del producto”.

Lograr los objetivos

15. Ley de la Victoria. Los líderes encuentran la forma de que el equipo gane

La búsqueda del triunfo es consustancial al liderazgo. Todas las estrategias del líder van encaminadas a alcanzar los objetivos previstos y, si cabe, a mejorarlos. Cuando eso no sucede se impone una reflexión en profundidad para que no vuelva a suceder.

“Los líderes exitosos tienen en común la incapacidad de aceptar la derrota. Cualquier cosa que no sea ganar les parece del todo inaceptable, de modo que determinan qué deben hacer para lograr la victoria, y luego la buscan con todo lo que está a su disposición”.

Paralelamente, los líderes se preocupan por la mejora de sus equipos, lo que contribuye a una mayor realización de las personas a su cargo. Al fin y al cabo, “todos creen que pueden ganar cuando el líder es convincente y motivador”.

El impulso

16. Ley del Gran Impulso. El impulso es el mejor amigo de un líder

Todos los líderes se enfrentan al reto de hacer cambios en una organización… la clave es el impulso.

Para llegar a cualquier parte, necesitas estar en movimiento. Lograr que un equipo pase de un estado de reposo a movimiento es un trabajo difícil, pero al comenzar a moverse es difícil detenerlo.

Esto es el principio de inercia, el mejor amigo de un líder. A veces es la única diferencia entre ganar y perder.

Hay que inspirar, motivar y crear entusiasmo, pero para transmitir algo hay que sentirlo verdaderamente.

Cuando no existe el impulso, incluso las tareas más fáciles pueden parecer problemas insuperables, pero cuando se tiene el impulso de tu lado, el futuro luce brillante, los obstáculos parecen pequeños y los problemas se ven como algo pasajero. Con suficiente impulso, se puede lograr casi cualquier cambio.

Y cuando el proyecto está en marcha, conviene evitar que aminore el ritmo de trabajo o que se pierda la ambición y la motivación de los empleados. Es prioritario conservar la inercia.

Energía bien enfocada

17. Ley de las Prioridades. Los líderes entienden que actividad no es necesariamente realización

Las personas pueden estar ocupadas todo el día y dedicar toda su energía, talento y tiempo a actividades que no llevarán a la empresa donde debe ir.

Un líder es capaz de definir cuáles son las actividades que realmente te acercan a la meta y se aseguran de hacerlas primero que las demás.

No todas las actividades que se realizan en una empresa son igualmente prioritarias en un momento dado. Para identificar correctamente las prioridades algunos líderes recurren a la técnica 80/20, consistente en dedicar el 80% del tiempo, recursos y dinero al 20% de las tareas más estratégicas, aquellas que los llevarán a donde quieren llegar.

Constante sacrificio

18. Ley del Sacrificio. Un líder debe ceder para subir

Recuperando la idea de que la construcción del liderazgo es un proceso a largo plazo, los líderes deben asumir que, en algún momento, tendrán que hacer sacrificios para progresar en su carrera.

“Cuando te conviertes en un líder, pierdes el derecho de pensar en ti mismo” y “cuanto más alto llegues, más deberás ceder”, escribe Maxwell.

Quizá debas encajar una pérdida de responsabilidades, reducciones de salario o más trabajo sin compensación. El sacrificio es constante en el liderazgo. Es un proceso continuo, no un pago único.

Si el objetivo último los compensa, los sacrificios deben aceptarse bajo la premisa de que un paso atrás puede ir seguido por dos hacia adelante.

En el momento correcto

19. Ley de la Oportunidad. Cuando ser líder es tan importante como qué hacer y adónde ir

Muchas veces estar en el lugar correcto en el momento correcto es la clave para ganar una batalla.

Los grandes líderes entienden que no existen las casualidades, que deben actuar en el momento correcto.

Reconocen que cuándo se debe dirigir es tan importante como qué hacer y adónde ir. Cada vez que un líder da un paso sólo puede haber uno de los cuatro siguientes resultados:

  • a) Una acción equivocada en el momento incorrecto es igual al desastre.
  • b) Una acción correcta en el momento incorrecto es igual a la resistencia.
  • c) Una acción equivocada en el momento correcto es un error.
  • d) Una acción correcta en el momento correcto es igual al éxito.

“Matemáticas del líder”

20. Ley del Crecimiento Explosivo. Para añadir crecimiento, dirige seguidores; para multiplicarte, dirige líderes

Para Maxwell, la única manera de hacer crecer la organización de manera exponencial es por medio de las “matemáticas del líder”, la cual funciona de la siguiente manera:

Los líderes que forman seguidores ayudan a su organización a crecer a un ritmo de una persona a la vez. Pero los líderes que forman líderes multiplican su crecimiento, pues con cada líder se forman también todos los seguidores de ese líder.

“Añada 10 seguidores a su organización y tendrá el poder de 10 personas. Añada 10 líderes a su organización y tendrá el poder de 10 líderes multiplicado por todos los seguidores y líderes en que ellos influyen".

"Esa es la diferencia entre adición y multiplicación. Es como hacer crecer su organización por equipos y no por individuos”.

Importancia del legado

21. Ley del Legado. El valor perdurable de un líder se mide por su sucesión

Por último, resulta imposible no pensar en cuál será el legado que dejará el líder tras su paso por la empresa.

Es posible que esta figura haya recibido elogiosos comentarios durante su etapa en la compañía, pero la valoración definitiva de su trabajo llegará cuando ya no forme parte de la misma.

Será entonces cuando se compruebe si su legado es una empresa mejor, igual o peor que la que recibió. Los grandes líderes dejan siempre una herencia positiva.

“Tú no serás juzgado por lo que lograste personalmente o por lo que hiciste cuando estabas al mando. Serás juzgado por lo bien que se desempeñe la organización y su personal una vez que te hayas ido. Serás medido por la Ley del Legado”.

Recomendación

Escribe Maxwell: Todo crece o cae por el liderazgo. Siempre recuerda esto:

  • El personal determina el potencial de la organización.
  • Las relaciones determinan la moral de la organización.
  • La visión determina la dirección de la organización.
  • El liderazgo determina el éxito de la organización.

“Te deseo éxito. Sigue tus sueños. Desea la excelencia. Conviértete en la persona que fue creada para que seas. Y logra todo aquello para lo cual fuiste puesto en esta tierra".

"El liderazgo te ayudará a hacer eso. Aprende a ser líder: no sólo para ti mismo, sino para las personas que te seguirán. Y a medida que creces, no olvides llevar contigo a los demás para convertirlos en los líderes del mañana”. John Maxwell.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto de EFE)

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador

Imagen de archivo de Rosario Robles, ex secretaria de Desarrollo Social (El Universal)

La FGR pide 21 años de cárcel para Rosario Robles