in

Laboran normal

Los expendios de cerveza en Mérida siguen con horario habitual y muchos reportan ventas normales

Siguen expendios de cerveza con su horario habitual

“Quisiera estar en mi casa y no exponiéndome a personas que vienen y no sabemos si están infectadas o no”, señala Sara Santamaría, encargada de un expendio de cerveza en el fraccionamiento Vergel III de Mérida.

La mayoría de estos expendios mantiene sus horarios habituales pese a la contingencia sanitaria por el coronavirus, aunque al igual que otros comercios, han visto bajar sus ganancias.

“La venta bajó hasta en un 50%. La gente no está saliendo, pero eso fue la semana pasada, porque a partir del viernes se disparó otra vez”, asegura Sara. Y es que de lunes a jueves vendía entre 1,500 y 1,700 pesos, pero el viernes se incrementó y el sábado subió más.

“No es que no me alegre ganar dinero, pero preferiría que la gente se quede en su casa”, dice Sara, quien cuenta con un rociador, sanitizantes y gel antibacterial como medidas de protección.

“La cervecería no nos apoya con gel ni alcohol ni nada, mucho menos nos quiere recortar el horario. Nosotros no queremos dejar de trabajar porque eso lesionaría nuestros ingresos, pero sí que recorten un poquito el horario”, comenta.

Si pudiera elegir se quedaría en su casa, pues de nada le serviría la comisión que ganaría si le da la enfermedad y se muere. “Sinceramente, no veo que la cervecería nos apoye”.

La encargada de otro expendio similar, aledaño a la Universidad Pedagógica, asegura que sus ventas comenzaron a disminuir desde la semana pasada. “Ha bajado en un 70%. Ya no es igual que antes”.

Lo único que les ha dicho la empresa es que tomen medidas de prevención, como por ejemplo que los clientes entren de dos en dos.

“Pero la verdad es complicado evitar que la gente entre, aparte hay quienes no lo entienden y se enojan”, dice la joven, quien optó por obstaculizar el paso con una bicicleta y una soga que amarró en la entrada con la leyenda “Quédate en casa” y otras recomendaciones.

Acerca de una posible ley seca, señala que no le han comentado nada y que por lo pronto siguen abriendo de 10 de la mañana a 10 de la noche de lunes a viernes, y de 11 de la mañana a 5 de la tarde los domingos.

“Si se da la ley seca, nos quedamos en casa. Es la recomendación que se debería tomar”, explica. “Definitivamente afectaría nuestra economía, pero es nuestra salud. Muchos comerciantes no quisiéramos cerrar por completo, pero una buena medida sería reducir el horario para no exponernos tanto tiempo, sobre todo porque las ventas están bajas”.

La joven también lamenta que mucha gente no hace caso a las recomendaciones y sigue yendo a comprar en grupo. “Nos estamos exponiendo y por eso tenemos gel, alcohol o cubrebocas, lo que corre por nuestra cuenta y se nos hace complicado conseguirlo”.

Quien aún no ve afectaciones es Jonathan Bala, encargado de un Modelorama. “Hasta ahorita todo normal, el horario también sigue igual. Lo que nos ayuda es que las cantinas, restaurantes y bares cerraron, y mi venta, al contrario, subió”.

Jonathan comenta que también le benefició que algunos Modeloramas cerraran ante la contingencia, sobre todo los que eran atendidos por adultos mayores. “Un Modelorama tiene prohibido cerrar, pero a raíz de la contingencia, Modelorama puso el criterio que si desea continuar o cerrar no hay problema”, indica el joven, quien también cuenta con gel antibacterial, cloro y alcohol en su negocio.

De cerrar el negocio temporalmente sí se vería afectado porque es su única fuente de ingreso “y no creo que mis jefes me quieran pagar por no laborar. Allá sí que me afectaría”.— Iván Canul Ek

Se benefició con cierres

Jonathan Balam, encargado de un expendio de cerveza, dice: “Hasta ahorita todo normal, el horario también sigue igual. Lo que nos ayuda es que las cantinas, restaurantes y bares cerraron, y mi venta, al contrario, subió”.

“Medida excesiva”

Sobre una posible ley seca, considera que sería excesivo. “Sabemos que está el coronavirus, pero sabemos también que tomando las medidas de precaución lo podemos superar. Una opción sería que reduzcan el horario, así no nos afectaría tanto”.

Síguenos en Google Noticias

Compras por temor